SC

Dia 7
Mujeres de fuego nutren el teatro
Domingo,  19  de Enero, 2020
Actrices. Alana Delgadillo, Claudia Delgado, Paola Guzmán, Mariana Sueldo, Emi Chávez y María Delicia Landívar trabajan en las artes escé en el departamento.

Alana Delgadillo, Claudia Delgado, Paola Guzmán, Mariana Sueldo, Emi Chávez y María Delicia Landívar tienen algo en común, las seis hacen algo absolutamente inevitable en sus vidas: teatro. Son sensibles y generalmente paran tejiendo sus sueños o sino están ejecutando sus proyectos, que casi siempre están destinados para el bienestar de otras personas. Para llegar hasta donde ahora están, a las tablas, tuvieron que ser fuertes y decididas. "Para empezar en mi familia no lo consideraban una profesión", recuerda Chávez con una sonrisa picara que emerge súbitamente.  "Algunas personas de otros rubros me decían si podía vivir de la actuación y tenía que explicar que no solo es estar en un escenario", explica la actriz que se dedica a la docencia en actuación.  

Buscan formas para abrir más el camino de las artes escénicas. Chávez lamenta que los estudiantes tienen dificultades para tomar cursos, pagarlos y seguir con esta carrera como modo de vida."Seguimos haciendo las mismas conversaciones a pesar de que se sigue ampliado el horizonte del arte en nuestro país", agrega. Los inicios de Paola Guzmán en el teatro no son muy distinto al de Emi. "Tenía ingreso libre a la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, así que toda mi familia quería que estudie Derecho o alguna carrera que en ese tiempo fuera rentable", cuenta la actriz. Su forma de enseñar y su desempeño en el escenario es una muestra clara de que ella es de esas personas que hacen las cosas con mucho esmero y amor. "Al principio todo mundo decía que desperdiciaba inteligencia por dedicarme a una carrera que no tenía un futuro económico rentable, pero hasta ahora me mantengo con eso y sigo en el camino. La decisión no fue fácil al inicio, porque se espera muchas cosas de las mujeres en relación a la familia, y como prácticamente mi trabajo no me permite mucho tiempo, también es complicado concebir una situación estable para pensar en eso", manifiesta Pao, como le gusta que le digan sus estudiantes de su taller de teatro infantil.  Para ella, que por presión de escoger una carrera de éxito estudió Petrolera, haciendo de manera paralela Comercial, la inteligencia radica en hacer las buenas elecciones en función de los intereses y pasiones, por encima de las decisiones que dicta la sociedad. "Cuando tenemos el coraje de hacerlas, estamos en paz con nosotras mismas, y de esa manera en paz con los demás. Y también es una forma de demostrarle al mundo que el arte, como cualquier otra profesión necesita pasión y dedicación. Todo trabajo que se haga con esos elementos te dará para vivir y a la vez sentirte pleno", asevera. 

El teatro las llevo a escenarios internacionales. Para Alana fueron suficiente cinco minutos para decidir que se dedicaría al teatro. "En el colegio que estudié no hicimos mucho teatro, tuvimos una o dos clases, y lo poco que hacíamos no debía durar más de cinco minutos. En ese tiempo descubrí que me gustaba. Salí del colegio confundida como todos a mi edad, creo tenía 16 años. Entre a la facultad de Ciencias Administrativas, pero sentía que algo me faltaba. Tiempo después  una de mis grandes amigas me dice que encontró en el periódico una nota sobre una Escuela de Teatro en Santa Cruz, le pedí que me pasara la nota, demoró más de un año en entregármela. Así fue como llegue a la increíble escuela de la que pocos sabemos", resalta la actriz de 27 Años, que es también administradora de empresas y actual encargada de sala alternativa de teatro, La Ratonera. Alana reconoce que la situación en Bolivia no es la ideal. "No hay un futuro seguro, todo es incierto, sigo y seguimos  en la búsqueda del porqué es difícil llegar a la gente", puntualiza pero también comenta con emoción que a pesar de ello el teatro le ha regalado grandes oportunidades: como conocer a sus hermanos de tablas y presentaciones con actores internacionales en escenarios de otros países. 

Un lugar para el desarrollo. Mariana en escena encanta. Sus ojos claros y fuerza actoral deja claro que el arte escénico es lo suyo. "Comencé a hacer teatro desde el colegio, con Porfirio Azogue de la compañía Ditirambo y desde ahí supe que quería dedicar mi vida a la actuación y entré a estudiar a la Escuela Nacional de Teatro, una excelente escuela ubicada en el Plan 3000 que te ofrece una licenciatura en artes dramáticas", cuenta la actriz que después de egresar junto a un grupo de compañeros formó Vértigo Teatro. "Por cuatro años trabajamos con algunas de estas obras en un proyecto de la compañía que se llamaba "Teatro del Almohadón" el cual consistía en viajar con un teatro móvil por todos los barrios y colegios de la ciudad de Santa Cruz, llevando el teatro a cada rincón de la ciudad", señala la actriz. Para Claudia  el teatro es un lugar que ayuda mucho al crecimiento personal en el que no ha comprobado que exista distinción en cuanto a la paga. "Actualmente vemos directoras de espacios culturales que han sabido llevar a cabo muy bien sus funciones y destacar el ámbito artístico", cuenta Delgado que empezó a hacer teatro con un papel  en el que cantaba. "Mi familia siempre me apoyo, mi mamá, mis hermanas, siempre estuvo el apoyo incondicional en cuanto al arte", agrega. Como bien lo dice Claudia, el apoyo de la familia siempre va estar, eso también lo sabe María Delicia. "Nunca dejaron de apoyarme, pero siempre está la preocupación del futuro, económico sobre todo. Cuando uno empieza esta carrera, lo primero que debes ser consciente es que mucho dinero jamás vas a tener, te perderás muchas cosas por ensayar y presentarte, y casi siempre trabajaras donde otros se divierten, pero "estoy completamente convencida que el teatro sana, cura, te ayuda a crecer. Me hace bien y sé que al público igual también, no se va vacío. entonces, ¿Por qué no hacerlo?", enfatiza la actriz, directora, animadora, cuentacuentos, productora y profesora teatral.

"Estoy completamente convencida que el teatro sana, cura, te ayuda a crecer. Me hace bien y al público también"

Roxana Jiménez Léon rjimenez@eldia.com.bo