SC

Dia 7
Haití: a 10 años del terremoto
Domingo,  12  de Enero, 2020
Análisis. La nación más pobre de Latinoamérica ha sido afectada por varios factores a lo largo de su historia republicana, que han marcado su lamentable situación.

Era el 12 de enero de 2010 y la tarde comenzaba a caer con su ajetreo sobre Haití.El mercado Hippolyte, en el centro de Puerto Príncipe, era un hervidero de gente, cajas y carretillas.

Unos fieles entraban y otros salían con sus rezos de la catedral del Sacre Coeur y en la Plaza de Marte, unos soldados aburridos hacían guardia frente a las paredes blancas del Palacio Presidencial.
Faltaba poco para que todo eso se volviera escombro y memoria trágica.

La tragedia.  A las 16:53 hora local un terremoto de magnitud 7 sacudió la capital y gran parte de la empobrecida ciudad se vino abajo.

Más de 316.000 personas murieron, 350.000 resultaron heridas y más de 1,5 millones se quedaron sin hogar, según cifras del gobierno haitiano.

Las consecuencias todavía se sienten una década después: poco se ha levantado de lo que quedó en ruinas, la miseria, la inseguridad y la insalubridad son rampantes y Haití sigue haciendo trágico honor a su fama de nación más pobre del Hemisferio.

"Podemos decir que 10 años después Haití no se ha recuperado del terremoto", asegura a BBC Mundo Robert Fatton, profesor de la Universidad de Virginia, en EE.UU., y autor de Haiti's Predatory Republic: The Unending Transition to Democracy (2002) ("La República depredadora de Haití: la interminable transición a la democracia")

"Su economía ha seguido muy débil, la mayoría de los productos que se comen o se venden son importados. El país ha tenido un liderazgo muy pobre y, a la vez, ha sido golpeado por numerosos desastres naturales en los últimos años que solo han aumentado la crisis", agrega.

Sin embargo, Fatton y otros analistas consultados por BBC Mundo coinciden en que el sismo del 12 de enero de hace 10 años fue probablemente el más trágico -y geológico- de los temblores de todo tipo que han estremecido a la nación caribeña a lo largo de su historia. Pero no el único.

"La situación que Haití vive hoy no es solo resultado del terremoto de 2010. Ha sido un proceso histórico y social más complejo. El sismo solo hizo agudizar y poner a la vista pública lo que ya se venía sufriendo desde años antes", le dice a BBC Mundo Brian Concannon, director ejecutivo del Instituto de Justicia y Democracia en Haití.

Una nación paria. Cuando se liberó de Francia en 1804, Haití no solo se convirtió en el primer país independiente de Latinoamérica y el segundo del continente (después de EE.UU.), sino la primera y única nación del mundo forjada por esclavos.

"Pero ahí comenzaron sus problemas: era un país independiente gobernado por exesclavos negros en un mundo regido por el poder colonial blanco y esclavistas. Eso hizo que a Haití nunca se le permitiera salir adelante", señala Concannon.

De acuerdo con Fatton, a través de los años se fue construyendo una corriente basada en un argumento racial que consideraba a Haití como un Estado débil, gobernado por autoridades despóticas que de cierta forma lo convirtió en una "nación paria".

Deuda con Francia. Según los expertos consultados por BBC Mundo, más allá del conflicto con Francia que llevó a la independencia y a la estocada de la deuda, la relación internacional que más ha marcado la historia -y el presente- de Haití sea probablemente la que tiene con EE.UU.

"Fueron las dos primeras naciones independientes del continente, pero Estados Unidos no reconoció la independencia de Haití hasta más de 60 años después", recuerda Concannon.

El reconocimiento coincidió con una etapa en la que Washington buscaba consolidar su posición como poder principal de la región.

La historiadora Carolyn Fick explica que por esos años se da un proceso de penetración de capital y adquisición de empresas haitianas que tendría uno de sus puntos culminantes en el control del Banco Nacional de Haití por los intereses de EE.UU.

La experta considera que fue a partir de entonces cuando "todo comenzó a desmoronarse" para la nación caribeña.

Haití entró al siglo XX con un creciente proceso de inestabilidad política: varios de golpes de Estado consecutivos y asesinatos políticos se sucedieron en muy pocos años.

Fue entonces cuando EE.UU. decidió intervenir el país para "para salvaguardar los intereses de sus corporaciones", según dijo el entonces presidente Woodrow Wilson.

La ocupación se extendió por casi dos décadas, desde 1915 hasta 1934.

Dictadura de los Duvalier. La llegada de 1957 marcó uno de los momentos más terribles para el futuro de Haití: una campaña populista y un acuerdo entre los sectores castrenses llevó al poder a Duvalier, quien impuso uno de los regímenes más corruptos y represivos de la historia moderna.

Estuvo en el poder durante 14 años y, según coinciden los historiadores, su paso por la historia de Haití -que fue seguido por el de su hijo Jean Claude, quien continuó su legado por otros 15- fueron una de las bases de la incapacidad para el desarrollo que todavía sufre la nación caribeña.

En 1986, Estados Unidos le retiró su apoyo a Jean Claude Duvalier y, casi automáticamente, fue derrocado por un golpe de Estado.

Ayuda internacional. Incluso antes del sismo de 2010, Haití era conocido como la "República de las ONGs", por ser uno de los países del mundo con mayor presencia de organizaciones internacionales.

Un informe a pocos meses del terremoto del Instituto para La Paz de Estados Unidos revelaba la preocupación por la presencia de estas organizaciones y el cuestionado impacto que estaban teniendo en la recuperación tras el terremoto.

"El dinero para la reconstrucción de Haití no fue a parar al gobierno sino a organizaciones internacionales. La idea era que el gobierno era demasiado corrupto para manejar la ayuda, lo cual también era cierto, pero al final esta política tuvo un impacto negativo", opina Fatton.

"Con Haití se han practicado políticas comerciales que han impedido el desarrollo local, la más obvia es la incapacidad para producir comida", señala.

Uno de los casos más emblemáticos, recuerda el experto, fue la política de subsidios al arroz estadounidense bajo el gobierno de Bill Clinton que llevó a que la producción de ese grano en Haití prácticamente despareciera y que la población campesina emigrara a las ciudades, especialmente a la capital.

7,0 grados
Esa fue la magnitud del terremoto que devastó Haití  hace exactamente 10 años.

BBC Mundo eldia@eldia.com.bo