SC

Dia 7
Desmontan 'culto al líder'
Domingo,  19  de Enero, 2020
Cambios. Historiador boliviano recuerda que en Bolivia se dio situaciones contrarias a las de hoy. Activista defensor del 21F cuestiona despilfarro para 'endiosar' a Evo Morales.

Hace poco más de dos meses que Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia y salió del país rumbo a México en calidad de refugiado. Dejando atrás su Gobierno que se convirtió en blanco de críticas para los opositores y otros sectores sociales.

La gestión de Evo Morales, que significó la subida al poder de la clase baja, los sectores marginados y de los pueblos indígenas en el país, pasó a tornarse en un régimen impositivo e inclusive calificado como un régimen dictatorial que llevó adelante copando otros niveles de Estado e instituciones públicas.

Idolatría del masista

Evo Morales, líder del partido político Movimiento Al Socialismo - Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), cambió su típica chompa de lana a rayas y su imagen de indígena, para convertirse en un líder político más que llegó al Gobierno.

Su transporte oficial dentro del país se hizo vía área con aviones y helicópteros, construyó un enorme edificio en el corazón de la capital paceña 'Casa del Pueblo', un moderno Museo en su tierra natal Orinoca en el departamento de Oruro y muchos centros deportivos fueron construidos con su nombre.

A ésta lista se suma que el hecho que se instaló un busto con la imagen de Evo Morales en el frontis de un  polideportivo en el municipio de Quillacollo en el departamento de Cochabamba.

Sin embargo, en las últimas semanas, se han hecho más frecuente las voces que proponen el cambio de todo ello. 

Caída del culto a Evo Morales. Esta semana, inició con un acción poco inusual en Bolivia. Un grupo de activistas del departamento de Cochabamba, derribó el busto del expresidente Evo Morales del polideportivo de Quillacollo.

Los activistas del grupo  denominado "Resistencia Juvenil Cochala", fueron quienes convocaron a la población para tal actividad y quienes llevaron adelante la acción, en presencia del Ministro de Deporte, Milton Navarro. El monumento estuvo cubierto con una bolsa negra de plástico. La plaqueta que estaba en el ingreso del centro deportivo y que también llevaba el nombre del expresidente también fue retirada. Sobre éste punto, el ministro Navarro dio a conocer la aprobación de una resolución ministerial para cambiar el nombre de dicho espacio deportivo a 'Polideportivo Olímpico de Quillacollo'.

A ésto se suma la determinación de cambiar todo espacio deportivo del país que tenga el nombre de la exautoridad Evo Morales. "Ningún escenario deportivo tendrá el nombre del expresidente, porque no se impulsará ningún culto a la personalidad", manifestó el ministro.

Por si fuera poco, autoridades del Gobierno transitorio anunciaron que se analiza retirar los objetos que tiene el 'Museo de la Revolución Democrática y Cultural, más conocido como el 'Museo de Evo Morales'. El encargado de administración del museo, Armando Montaño, fue quien anunció que se realizarán 'cambios en la museografía', es decir, se retirarán los objetos de Morales, pero que se mantendrá la premisa indígena.
Además el edificio considerado 'Casa del pueblo' que Evo construyó para gobernar desde allí, ahora no es utilizado por la presidenta transitoria Jeanine Añez. 

Eliminar el culto con despilfarro

Uno de los activistas que lideró decenas de movilizaciones dentro y fuera del país en defensa de la democracia y del voto del referéndum del 21 de febrero en contra de la reelección de Evo Morales, se refirió a tal situación, reprochando el hecho de que el expresidente Morales despilfarró el dinero de los bolivianos en sus intereses particulares. "Como ningún otro presidente en la historia de Bolivia, Evo Morales despilfarró el dinero de los bolivianos en endiosarse a niveles que resultan difíciles de creer. Esto fue alimentado por un séquito palaciego que mientras lo alababa también se aprovechaba de los bienes del Estado. Duele y mucho que parte de nuestras riquezas las hayan malgastado de esta manera, duele que la bonanza producto de nuestros recursos naturales se hayan desperdiciado de esta manera", expresó.

Para Gutiérrez, el desmontar el culto al líder masista, es una acción de la población boliviana de rechazo a las acciones asumidas por Morales. "Hoy el pueblo está desarraigando esta imagen que se quiso montar sin éxito. Al final, termina como cualquier otro hombre que no supo pisar tierra, podemos decir que la sacó barata si es que miramos el final de otros dictadores que no supieron manejar el poder ni entender que la política es para servir al pueblo y a sus propios deseos", destacó.

Marcado en la historia del país

Por su parte, el historiador boliviano Fernando Cajías, dijo que no se tiene en la memoria de los boliviano algo similar que haya ocurrido con anteriores autoridades o líderes políticos. "La caída del busto de Evo Morales es un poco el resultado de la efervescencia política que hay en el país. Creo que el significado mayor forma parte de una medida de tratar de borrar la memoria del que ya no está, pasa en otros lugares del mundo", remarcó el experto.

Recordó que en contra posición a lo sucedido recientemente con el expresidente Evo Morales, en la localidad de San Ramón, municipio del departamento cruceño, se tiene un monumento con tres figuras que presentan a los tres presidentes cruceños del país: Germán Busch Becerra, Hugo Bánzer Suárez y José Miguel de Velasco Franco.

Así también recordó que algo similar pasó en Vallegrande, localidad donde pasó sus últimos días el guerrillero Ernesto Che Guevara. Hoy en lugar donde existió la tumba del Che Guevara hay un mausoleo en homenaje a los guerrilleros y su Comandante. "No tenemos en la memoria algo similar o alguna imagen que se haya caído. Creo que lo que sucede ahora en cuanto al repudio y las determinaciones que han tomado en los últimos días, se debe a que ese sentimiento de molestia y rechazo está como muy fresco", manifestó.

Cajías también se refirió a la determinación de quitar los nombres de Evo Morales a los centros deportivos del país. Señaló  que es una práctica para reflejar en la memoria de las personas a la autoridad o personaje importante que ya no está. Eso normalmente pasa cuando ya la persona ha fallecido y no en vida. "Es natural en poner los nombres de algún personaje a espacios deportivos, centros de salud, escuelas, calles, avenidas y otros, pero debe ser una determinación general y de acuerdo. No se puede imponer por un gusto particular", subrayó el historiador.

En cuanto al Museo de Orinoca, considera que no es prudente retirar los objetos de Evo Morales del lugar, porque a decir de él, podría ser considerado una provocación. "Creo que no se debería tocar el Museo, más que ser un lugar exclusivo del expresidente, representa el lugar del nacimiento del señor Evo Morales, para ésta población ha sido y tal vez sea su único presidente de esa región. Incluso en otros museos hay sector donde recuerdan al señor Hugo Bánzer, otros presidentes y personajes históricos. Creo que se debería respetar lo del museo, para que no sea considerado como una provocación", exclamó.

Priorizar las normas en consenso

El analista político, Odín Rodríguez, coincidió con el historiador Fernando Cajías, al señalar que existen normas que deben ser aplicadas al momento de poner nombres a determinadas locaciones. "Hay una reglamentación y se debe aplicar así como se establecen, además creo que la prioridad es la consulta a la población o al grupo que involucre la decisión. Poner figuras o nombres de alguien, es como una acción de reconocimiento a algún personaje o su trabajo que ha realizado, pero tampoco podemos desconocer que ésto se aprovecha por el Gobierno para resaltar la figura de su líder. Yo creo que corresponde actuar en base a las normas y la racionalidad, son la ciudadanía y las autoridades quienes deben evaluar eso", manifestó. El politólogo asegura que lo que ocurre en la actualidad, es la expresión de la población hacia la gestión que concluye, pero que tampoco sería prudente la acción de forzar para quitar la imagen o figura de alguien. "Es una situación difícil, creo que es más una situación de rechazo de la población y de acción vengativa tal vez, pero creo que se deben analizar las situaciones, al final son cosas que quedan como parte de la historia", finalizó.

Caídas de líderes

Lósif Stalin - Líder Soviético
Tenía decenas de estatuas como paisaje urbano en varias ciudades en la década de 1930. Con su muerte fueron destruidos los cientos de monumentos.

Sadam Huseín - Presidente Irak
Lideró la gestión 1979 y 2003. Instauró la dictadura en dicha República. Tras su muerte las estatuas de su imagen fueron derivadas con ayuda de Estados Unidos.

Muamar Gadafi - Pdte. Libia
En agosto de 2011, el monumento de un puño cerrado que destroza a un avión estadounidense, es destrozado reflejando la caída de su régimen dictatorial.

Vladímir Lenín - Líder Soviético
Para ser recordado existían decenas de estatuas a su imagen. En el 2017 fue destruida la última, en medio de protestas dentro de la ley de "descomunización".

Hugo Chávez - Pdte. Venezuela
Varios monumentos del exmandatario fueron destruidos por la misma población que cuestionó y hasta ahora lo sigue haciendo contra el régimen que impuso.

Estefany Claros Aldana eclaros@eldia.com.bo