SC

Dia 7/Revistas
De 28 empresas 16 generan déficit
Domingo,  19  de Enero, 2020
Acciones. Durante el gobierno de Evo Morales, las firmas públicas, cada vez que generaron pérdidas fueron salvados con recursos del BCB.

M ientras el gobierno de Jeannine Añez, a través del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, se toma tiempo para el inicio de la anunciada auditoría a las empresas públicas, la gran mayoría creadas durante el gobierno de Evo Morales, según el economista Jimmy Osorio, son al menos 16 empresas las deficitaria de un contexto de 28 entidades públicas o estatales.

"Son 16 empresas que muestran déficit operacional. Eso quiere decir que gastan más en sus operaciones, en lo que a ellos les compete,  con relación a lo que ellos reciben", describe  Osorio. Por esa situación, el experto enfatiza que dichas empresas no pueden seguir siendo mantenidas como tales por parte del Estado, porque le está generando pérdidas. 

"Eso implica un daño económico sin precedentes al Estado y para el país. Cada vez que ese déficit que se tiene por cubrir, es soportado con recursos del Tesoro General del Estado (TGN) a través de préstamos  del Banco Central de Bolivia (BCB). Y esos recursos que desembolsa el BCB son recursos que afectan las Reservas Internacionales Netas (RIN)", explica en contacto con El Día.

Wilfredo Rojo, Ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, reitera que una vez hecha la auditoría a todas las empresas públicas,  que necesariamente, una vez hecho un diagnóstico general a cada una de ellas, se deben hacer ajustes y reencaminarlas hacia un destino mucho más víable tanto financieramente como administrativamente. "Estamos licitando las auditorías, para todas las empresas públicas a cargo de este ministerio, las mismas son unidades productivas, empresas y unidades desconcentradas", infomó.

La autoridad anticipó que,  una vez concluida la auditoría, las futuras accciones dependerá básicamente del próximo gobierno que vaya a salir elegido como resultado del proceso electoral y democrático.  "Las auditorías durarán entre uno y dos meses. Los resultados de las mismas nos permitirán dejar un resultado de auditoria, acompañadas de un plan de trabajo, buscando la eficiencia o las nuevas acciones a tomar para cada una de las empresas", precisó.

Un contexto necesario. De las 28 empresas estatales, 16 consideradas entidades públicas con déficit operacionales, que generan pérdidas al Estado, según estudio y análisis del economista Osorio, se encuentran: Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE) Residual, Bolivia Tv, Corporación de las Fuerzas Armadas para el Desarrollo Nacional, Empresa Naviera Boliviana (aunque presta servicios pero está en ese rango), EMAPA, ESM (Empresa Sirerúrgica del Mutún), Cartonbol, Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH), Empresa Azucarera San Buenaventura (EASBA), Empresa Estratégica Boliviana de Construcción y Conservación de Infraestructura Civil (EEBCCIC), Empresa Pública 'Quipus', BOLTUR (Empresa Boliviana de Turismo), Empresa Pública YACANA, Gestora Pública de Seguridad Social a Largo Plazo, TAM (Transporte Aéreo Militar), YLB (Yacimientos Litios Bolivia), Editorial del Estado Plurinacional, EBA (Empresa Boliviana de Alimentos y Derivados).

El total de los recursos generados, según el análisis de Osorio a noviembre de 2019, a través de las operaciones empresariales fue de Bs 30.154 millones y el gasto operacional fue de Bs 28.249, quedando un superávit operacional, a nivel general, de Bs 1.905 millones, que en términos relativos representa un 6,3% de superávit. 

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, hay 16 empresas que tiene déficit operacional y otras tantas que tiene superávits muy bajos, como el caso de Boliviana de Aviación que tiene un superávit de 1,7%; en esa línea se puede ver también que la empresa más grande nivel nacional muestra un superávit de 5,7%; que en términos absolutos representa Bs1.220 millones pero que con relación al saldo que le queda por recaudar, éste apenas representa el 3,7%.

Todas ellas, según el gobierno de Añez, responden a un modelo de gobierno que impuso un tipo de  'Capitalismo de Estado' programado. "A lo largo de esos casi 14 años, el gobierno de Evo Morales, iba creando empresas públicas, las mismas no tenían y no tienen razón de ser, pero se las hacía bajo el concepto de una economía de mercado", argumenta Rojo. 

Uno de los pilares fundamentales del modelo de la anterior administración estatal fue 'el sector público empresarial'. En dicha gestión se crearon una gran cantidad de empresas públicas, denominadas estratégicas, que tenían por objeto la generación de excedentes para el fortalecimiento del ahorro público (reservas internacionales netas) y su distribución a la sociedad civil más vulnerable a través de programas sociales y bonos.

Según el economista German Molina, la ejecución de medidas de política económica sustituyo la libertad individual de las decisiones por lo colectivo, porque creen que los bolivianos piensan igual, tienen intereses iguales, tienen los mismos incentivos, tienen las mismas preferencias de elección, los mismos gustos. "Es decir que son personas que no tienen criterio propio y su formación de expectativas son iguales, que no es evidente en la realidad, que ocasionaron distorsiones en la economía y a eso respondió la creación de empresas públicas", señala.

Muchas veces, apunta Osorio la eficiencia de algunas empresas nacionales ha sido duramente cuestionada, debido a la capacidad de generación de recursos que mostraban en sus finanzas, prácticamente había, y hay, empresas en los que sus estados financieros son rojos, y, en algunos casos, como ENATEX o ECOBOL, tuvieron que cerrar sus actividades por la insostenibilidad de sus operaciones.

La justificación del desempeño negativo de las operaciones de algunas empresas, siempre fue ligada a que todavía eran proyectos o que eran empresas sociales sin fines de lucro, aunque la teoría económica demuestre de manera contundente que no existen empresas que puedan subsistir sin que generen utilidades para su reinversión y expansión.

"En el Estado Boliviano, hay empresas privadas que se constituyen en modelos empresariales exitosos, pues estas empresas, aparte de ser aquellas que aportan grandes cantidades de dinero al erario nacional a través del pago de sus impuestos, también generan utilidades y excedentes que les permiten crecer y tener programas de responsabilidad social, aparte de que la calidad laboral que ofrecen a sus empleados, está por encima de muchas otras ya sean públicas o privadas", enfatiza.

También está por demás comprobado, menciona el análisis de Osorio, que el modelo económico de la anterior administración estatal no ha cambiado con respecto a modelos pasados, pues ha dejado el desempeño económico nacional, en manos del sector extractivo, tanto hidrocarburífero como minero, y la norma recaudadora de recursos proviene de gobiernos “neoliberales”. En esa línea, también se puede ver que el presupuesto que manejan YPFB y COMIBOL, representa el 76% de las 28 empresas nacionales en vigencia.

11 Empresas
Según el CEDLA, a agosto de 2019 habían generado pérdidas al Estado de al menos Bs 2.000 millones. El gobierno de Evo Morales, por entonces, minimizó dicho estudio. 

47 Millones de Bs. Ese es el monto fue el gasto de operación de la la Empresa Azucarera San Buenaventura pero como ingresos de operaciones a octubre solo había logrado Bs 4 millones. 

25 millones de Bs. 
Fue el gasto opertivo de la Empresa Cartonbol, pero solo logró generar ingresos por ese concepto de Bs 18 millones, generando un déficit del 39%.

66 Millones de Bs.
Fue el gasto de operación de la empresa BOLTUR, mientras los ingresos generados solo alcanzaron a Bs. 44 millones, con una brecha negativa.

Apuntes

Déficit operacional. Cualquier tipo de empresa, independientemente del sector al que pertenece, vive de sus utilidades, que son aquellos recursos, provenientes de sus operaciones, que quedan luego de haber efectuado los gastos operativos en un determinado periodo. Las utilidades no podrían darse en casos en los que los ingresos de las operaciones de una empresa sean menores a sus gastos.
Asimismo, los ingresos de operación de una empresa están ligados a su capacidad productiva y comercial, en el caso de las empresas públicas nacionales y de acuerdo al reporte del SIGEP a octubre de 2019, el siguiente cuadro muestra el superávit o déficit operacional
 
Presupuesto. En el Presupuesto General del Estado de 2019, a las 28 empresas públicas entre ellas, YPFB; ENTE y COMIBOL con la mayor participación presupuestaria en el orden del 85,2%, se proyectó generar ingresos al país de al menos Bs 88.249 millones. Sin embargo, al 31 de octubre de 2018, las empresas nacionales lograron recaudar como ingresos solo Bs 43.086 millones, alcanzando un nivel de ejecución de apenas del 48,8%; quedando un saldo por ejecutar o recaudar de Bs 45.163. Esa cifra debió generado entre los meses de noviembre y diciembre del año anterior. 
 
Las grandes. También el informe de Osorio, da cuenta que las empresas más grandes (YPFB, ENDE y COMIBOL), a días de cerrar la gestión fiscal, su nivel de recaudación programada estaba por debajo del 50%, quedándoles la tarea titánica de cerrar una gestión con indicadores financieros que no estén en rojo. Las cifras de cómo se cerró la ejecución presupuestaria tanto de las instacias del organo central y las entidades subnacionales aún no se ha hecho público.
 
Inflexión. Por los conflictos sociales y políticos de los 21 días de octubre y noviembre de 2019, el Estado se encontró en una parálisis total de sus actividades productivas y por consiguiente la recaudación de las empresas estatales tuvieron un movimiento menor al programado. Por ese motivo, tanto el gobierno y los propios analistas económicos, señalan que el tiempo restante que las empresas tenían para cumplir con su programación de generación de recursos, se acortó drásticamente, comprometiendo así las finanzas nacionales, tanto en crecimiento como en cumplimiento de sus obligaciones.
 
Gasto. De lo presupuestado para gasto de  las empresas públicas, casi todas gastaron la totalidad de sus recaudaciones correspondientes al 31 de octubre de 2019, en algunos casos se gastaron más de lo que pudieron recaudar. Según los expertos, aunque esto parezca una operación imposible, normalmente sucede porque se realizan estos gastos con cargo a cuentas por pagar (deuda). Asimismo, describe el economista Jimmy Osorio en su análisis, se puede ver que algunas empresas no se gastaron todo lo recaudado y tiene saldos positivos, si es que podría llamárselos así, sin embargo, estos saldos son ínfimos en relación al monto que queda por recaudar. "En esta línea, se puede ver que la diferencia de gastos menos ingresos es de Bs 2.201 millones, pero, lo que queda por recaudar es Bs45.163 millones, es decir que los Bs2.201 representa tan sólo el 5% de lo que las empresas públicas nacionales necesitan para cumplir con sus metas", anota.
Ismael Luna Acevedo iluna@eldia.com.bo