Siguenos en:
Martes
 29 de Septiembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Tecnología
Editorial
El boicot contra Bolivia
Domingo,  15  de Enero, 2017

Por enésima vez (más o menos como los trabajadores de salud de Bolivia), los funcionarios aduaneros de los puertos chilenos han llevado adelante un paro de labores y los principales perjudicados hemos sido los bolivianos, con enormes filas de camiones esperando para cruzar la frontera, otro tanto para descargar y, obviamente, millones de dólares en pérdidas, pagos de multas por retrasos, negocios que se postergan y miles de trabajadores del volante varados, almorzándose la cena.

Los  bolivianos no deberíamos quejarnos, pues el planeta conoce muy bien nuestros antecedentes como campeones del bloqueo, la protesta y el paro, pero a lo mejor somos mejores a la hora de lloriquear y decir que aquello es un complot de los chilenos contra el desarrollo del país, llanto que se repite cada vez que hablamos del mar, pues según el entendimiento popular, reforzado constantemente por nuestros líderes, Bolivia es pobre porque no tiene acceso a la costa. Habría que buscar alguna explicación paranormal o alienígena sobre el desarrollo de Suiza, un país que alguna vez se asumió como modelo a imitar. Lamentablemente ya se venció el plazo que nos dieron y seguimos lamentándonos.

No es el propósito liberar a los chilenos de su deuda histórica con Bolivia y tampoco claudicar en el reclamo marítimo que debe ser constante, vehemente y canalizado en todos los ámbitos posibles. Sin embargo, es necesario liberarnos de la excusa y por supuesto, de la comodidad de no hacer nada mientras no tengamos un acceso soberano al litoral que nos arrebataron los invasores en 1879.

Por más reclamos que se expresen ante las autoridades chilenas en relación a los constantes paros y problemas en los puertos, nuestros vecinos jamás pondrán su interés para solucionar las cosas, pues saben muy bien que Bolivia no tiene otra alternativa más que esperar, aguantar y tragarse las dificultades. Todos saben que más del 80 por ciento del comercio exterior de nuestro país utiliza los puertos de Chile y nuestras autoridades no han hecho absolutamente nada para liberar al país de ese monopolio, que significa perder una y otra vez, cada día, la injusta guerra del Pacífico. No cabe duda que el boicot existe, pero los culpables están de este lado y cuando menos pecan por omisión.

Si Bolivia realmente le pusiera un genuino interés al proyecto de Ilo, se ganaría fuerza de negociación, mejores condiciones tanto en Chile como en Perú, y con seguridad, los paros no serían tan frecuentes en los puertos que actualmente se utilizan. Hasta los costos de operación podrían bajar y más allá de los intereses geopolíticos que tiene Lima respecto de Bolivia, la alternativa ayudaría en la causa marítima. 

¿Qué hay del puerto que tiene nuestro país en Rosario, Argentina? ¿Por qué no se aprovecha la buena voluntad que nos ha ofrecido Uruguay o Paraguay en su momento? Por último ¿qué estamos esperando para desarrollar como se debe nuestra salida al Atlántico por la hidrovía Paraguay-Paraná? Esa es una negligencia que no nos deja lugar para la queja.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día