Siguenos en:
Lunes
 25 de Enero de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Tecnología
Barlamentos
La Bossa Nova es hoy bosta nova en Brasil
Viernes,  28  de Noviembre, 2014

Soy cultor de la bossa nova. No es gusto reciente la síncopa de esa mezcla de samba brasileña y un poco de jazz, café cortadito con un chorrito de leche. Era 1963 en Houston y todavía recuerdo cuando adquirí el álbum Getz/Gilberto, donde João Gilberto, Stan Getz y Tom Jobim (y cantando en inglés, Astrud Gilberto, brasileña esposa de João), introdujeron con éxito el género musical en Estados Unidos, al ganar dos Grammy y pelear a Los Beatles el primer lugar de los ratings. Desde entonces me solazo con el estilo musical nuevo que impusieron en el mundo.

Jugué con las palabras ‘bossa nova’ y ‘bosta nova’, onda nueva y mierda fresca, así el mataburros defina ‘bossa’ como protuberancia o chichón, más apropiado en el presente caso. Me inspiró el comentario de un lector (“que política de bosta essa nossa…ave!!!”), a la noticia de que el Ministerio Público brasileño ha pedido una auditoría de los 434 millones de dólares adicionales que Petrobras pagó a Bolivia por compensación del gas ‘rico’ que nuestro país exportó a Brasil. Bueno, en todas partes se cuecen habas: dicen que el gigante vecino no había aprovechado los componentes –gasolina natural y otros- que hacían rico nuestro gas.

Ahora sus autoridades cuestionan ¿por qué el acuerdo se hizo entre el padrino Lula y el ahijado Evo en medio de la batahola electoral boliviana? Los 434 millones de dólares, ¿hacen el gas boliviano “económicamente viable” ante alternativas de aprovisionamiento? Si es que las respuestas apuntan a una protuberancia sospechosa, el procurador brasileño investigará “las condiciones de negociación, quién autorizó el pago adicional, qué instancias estatales se manifestaron, y si hubo participación de la Presidencia de la República, de la Casa Civil, del Ministerio de Relaciones Exteriores o del Ministerio de Minas y Energía en el acuerdo”. En caso que se demuestre daño al erario nacional, dicen, se instauraría una toma especial de cuentas para identificar a los responsables y cobrar el débito.

El barullo proviene del escándalo llamado “Lava Jato” (lavadero automático), versión actual del operativo “Mensalão” de 2005. Los dos apuntan a la corrupción: el uno a los congresales que recibían ‘talegazos’ por levantar la mano aprobando lo que viniera del Ejecutivo; el Lava Jato apunta a Petrobras como la ‘chanchita’ de la que venían los millones para ‘aceitar’ contratos que favorecieran a ‘empreiteiras’. Pero hay más. El lavadero automático han metido a la cárcel a casi una veintena de capo di tutti capi y ejecutivos de ‘empreiteiras’ brasileñas. Sí, aquellas de las que advertía mi amigo José María Bakovic como nuevos ‘bandeirantes’ de los que había que cuidarse.

No puedo dejar de mencionar a la ‘empreiteira’ bahiana OAS y al grupo carioca Queiroz Galvão. Son las dos empresas de mayor aporte a la ‘vaquita’ corrupta de más de 70 millones de dólares para la campaña electoral brasileña de 2014, eso sin contar las ‘contribuciones’ a Dilma Rousseff y Aécio Neves, que mejor es dar a los dos adversarios para no ‘pelarle’. La OAS puso más de  20 millones de verdes; la Queiroz Galvão más de  17 millones.   

La primera se convirtió en la adulada del MAS, adjudicándose a dedo la carretera asesina del Tipnis por un monto arriba de 400 millones de dólares, cuando el institucionalizado Bakovic la había presupuestado en menos de la mitad. La Queiroz Galvão, a la que pillaron varios defectos de construcción, quizá pagó el pato de una “noche de copas, una noche loca” de Patricia Ballivián cuando de buenas a primeras rescindió su contrato para construir la carretera Potosí-Tarija, y lo traspasó a la OAS.

Fue meteórico el ascenso de la OAS en el mercado de construcción de caminos en Bolivia, que José María Bakovic en 2001 notó estar parcelado entre las ‘empreiteiras’ vinculadas a ciertos partidos políticos –Andrade Gutiérrez al MNR, Queiroz Galvão al MIR, y la recién llegada OAS a la nueva estrella del firmamento político nacional: el MAS de Evo Morales. Bakovic las tildaba de nuevos ‘bandeirantes’, léase bandidos, que en otros tiempos secuestraban esclavos entre los indígenas bolivianos.

El buen periodismo está hecho de pálpitos. Si mal no recuerdo, la frondosa delegación boliviana  que negoció con la OAS el contrato de la sobrevaluada y asesina del Tipnis, la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, estuvo presidida por el Vicepresidente y su amiga Patricia Ballivián. En Brasil apuntan hoy a correos electrónicos de una cuñada del tesorero nacional y ex coordinadora administrativa del Partido dos Trabalhadores (PT) gobernante, de haber recibido casi  50.000 dólares de la OAS, seria evidencia del esquema corrupto de ‘empreiteiras’ con Petrobras. En Bolivia, ¿cuándo dilucidarán quiénes son Cotapati y sus secuaces en la tenebrosa repartija de miles de dólares mal habidos de los emails? Mientras tanto, la presidente Rousseff declara en Australia que el Lava Jato cambiará Brasil, pero que no demonicen a las empreiteiras brasileñas.

Como en el juego de niños donde orientaban al buscador para hallar al ocultado diciendo ‘frío, frío’, hoy parece que está ‘caliente, caliente’ la identificación de las contrapartes bolivianas, ¿o debería decir cómplices?, del escándalo brasileño que desborda a nuestro país.

Acerca del autor:
Winston--Estremadoiro-
Winston Estremadoiro
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día