Siguenos en:
Jueves
 17 de Octubre de 2019
Tecnología
Temas
Recursos naturales, ciencia y tecnología
Miércoles,  2 de Octubre, 2013

La gestión social, económica y científica de los recursos naturales asume un rol fundamental en el proceso civilizatorio de la humanidad y desarrolla diferentes estrategias desde el centro, desde las potencias emergentes y desde los países productores de materias primas, sostiene un artículo de Mónica Bruckmann, que hace parte de la edición 488 de Alainet denominada “Recursos y Desarrollo: Estrategia en la unión suramericana.”

La autora hace un interesante análisis sobre la importancia de los recursos naturales no solo como objeto de exportación y comodities, sino por la cada vez más amplia relación entre estos, la ciencia y la tecnología. En esta línea sostiene que las nuevas ciencias, que han alcanzado enormes avances durante las últimas décadas, produzcan resultados científicos de gran envergadura, capaces, inclusive, de cambiar profundamente la sociedad humana y su civilización.

Según Bruckmann, estaríamos frente a la perspectiva no solo de grandes transformaciones de la naturaleza, sino de la inminente creación de nuevas formas de vida. Sin embargo, aclara que este proceso no puede ser entendido, en su dinámica más compleja, fuera de las estructuras de poder económico y político a nivel mundial, regional y local, asegurando que el desarrollo tecnológico está condicionado por estas estructuras, que politizan la naturaleza en función de sus objetivos.

En este marco, recuerda que el sistema mundial, basado en la división internacional del trabajo entre las zonas industriales y manufactureras y los países productores de materias primas, minerales estratégicos y productos agrícolas, consolidó el poder hegemónico de los países centrales y su dominio en relación a las zonas periféricas y los espacios económicos que ocuparon una posición de semiperiferia.

“Así, la elaboración industrial de las materias primas que exportaban los países periféricos tendió a ser la menor posible, consolidando y ampliando la dependencia económica, pero también la dependencia científica y tecnológica de estas regiones”, precisa Bruckmann, socióloga, Doctora en ciencia política, y profesora del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ-Brasil).

Afirma que: “el proceso de “destrucción creadora” al que se refería Joseph Schumpeter, entendido como la capacidad intrínseca del capitalismo para crear nuevas estructuras tecnológicas y económicas destruyendo las antiguas, al mismo tiempo que produjo avances científicos y tecnológicos sin precedentes, produjo también amenazas sin precedentes de destruir el propio planeta”, y acota que así, la gran capacidad creadora del capitalismo, encuentra sus límites en la amenaza de su propia destrucción.

Bajo estas consideraciones, ella asegura que esto lleva a una necesidad vital de redefinición de la relación hombre-naturaleza, que se expresa en una nueva visión del mundo y del uso y gestión de sus recursos naturales, al mismo tiempo que recupera una visión humanista que coloca como principal objetivo económico y social el pleno desarrollo del hombre.

Para Bruckmann, la cuestión ecológica y la gestión soberana de los recursos naturales asumen un carácter primordial y crean condiciones para una “reapropiación social de la naturaleza”. Indica que los descubrimientos de nuevos yacimientos y grandes reservas de recursos naturales estratégicos, orientarán el desplazamiento de intereses geopolíticos de un país a otro, o de una región a otra, asegurando que, en estas condiciones,  un mapa dinámico, que actualice permanentemente el volumen de reservas y de producción de minerales en América Latina, se convierte en una herramienta muy útil para prever el desplazamiento de intereses geopolíticos en la región y el surgimiento de nuevos territorios de disputa y de conflicto en el continente.

Como parte de su análisis, recomienda crear instrumentos analíticos para la toma de decisiones y elaboración de políticas públicas de los países y regiones productoras de materias primas, con la idea de que estas permitan una gestión económica soberana y más eficiente de sus propios recursos. Considera que los intereses estratégicos de las potencias hegemónicas y emergentes en relación a estos recursos no pueden ser analizados únicamente a partir del consumo y de la producción mundial sino, principalmente, a través de un inventario dinámico de las reservas mundiales.