Siguenos en:
Jueves
 5 de Diciembre de 2019
Motores
Anuncia alguna infección
La fiebre, sepa cómo bajarla
Cuidado. Los niños son más propensos a sufrir de temperatura, lo ideal es controlarla lo más antes posible.
Miércoles,  8 de Agosto, 2018
La-fiebre,-sepa-como-bajarla

La fiebre es una temperatura elevada. La fiebre no es una enfermedad en sí; por lo general, es provocada por una infección bacteriana o viral. La fiebre se considera parte de la respuesta natural del cuerpo ante una infección.  Este mal es común en niños pequeños. Por lo general, son provocadas por infecciones virales y desaparecen sin tratamiento. Sin embargo, en ocasiones, la fiebre puede ser señal de una enfermedad más grave, tal como una infección bacteriana grave de la sangre (septicemia), infección del tracto urinario, neumonía o meningitis.

Lo que provoca la fiebre. Además de tener temperatura alta, también el niño puede padecer cansancio, que luzca pálido, que tenga poco apetito, se muestre irritable, tenga dolor de cabeza u otros dolores y molestias. En algunos niños, un aumento repentino de la temperatura corporal pudiera provocarles ataques espasmódicos que se denominan convulsiones febriles. Durante una convulsión febril, el cuerpo de su hijo (parcial o totalmente) podría agitarse o contraerse, y los ojos pudieran ponérsele en blanco.

La comida
Algunos niños tampoco quieren comer mucho si tienen fiebre y pueden aceptar mejor una dieta líquida, que nos ayudará a rehidratarles. Se aconsejan  zumos, agua o caldos y, en caso de los bebés, suero oral o leche materna (artificial si no toma materna).

Quite la ropa
Cuando un niño tiene fiebre lo ideal es que no esté abrigado para evitar todo ello. Tampoco desnudo, pues podría llegar a encontrarse peor, pero sí con ropa liviana y cómoda.

Mucha agua
Si su hijo tiene dificultades para beber, esto ayudará a tratar de reducirle la temperatura. Esto es importante para evitar que el niño se deshidrate, lo que pudiera provocarle problemas más graves.

Los Medicamentos
Paracetamol o ibuprofeno es ideal para reducir la temperatura del niño, si este se siente muy mal. No le dé a su hijo estos medicamentos para reducir la temperatura si se siente bien en general, ni para prevenir una convulsión febril.