Siguenos en:
Jueves
 15 de Noviembre de 2018
Universidades
Editorial
Pobreza y tecnología
Lunes,  5 de Mayo, 2014

En los últimos días los titulares de la prensa nacional e internacional han dado cuenta de las proyecciones de crecimiento económico de las naciones de América Latina y el Caribe, en un contexto mundial donde los países desarrollados, en especial Estados Unidos, Corea del Sur, Alemania, Reino Unido y otros de la zona euro han mostrado un interesante repunte económico, con la excepción de la situación peculiar de China continental. El informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) señala que la proyección del crecimiento del producto interno bruto en Bolivia para el año 2014 es de nuevo alentadora, de modo que liderará junto a Perú el crecimiento regional.

Por otra parte, un reciente análisis de la clasificación de la conectividad por la red de redes (internet) ubica al país en el puesto ciento veinte entre ciento cuarenta y ocho países evaluados. En otras palabras, al menos en la región latinoamericana, Bolivia se encuentra en el antepenúltimo lugar, superando en este terreno sólo a Nicaragua y Haití.

Este contraste de crecimiento económico e inaccesibilidad al mundo tecnológico de la realidad virtual se explica con una sola palabra: pobreza. Si bien el país goza de una bonanza económica gracias a puntuales medidas que han mejorado el ingreso de divisas al erario nacional, lo hace siguiendo el mismo modelo extractivista de materias primas.
 
Esto quiere decir que mientras se mantengan las condiciones que permiten buenos precios por las materias primas y recursos no renovables se sostendrá el crecimiento, que de igual manera puede decrecer si los precios caen. En todo caso, y valorando los esfuerzos gubernamentales en su lucha por la pobreza, habrá que concluir que todavía falta mucho para erradicarla. La pobreza en general, perturba los proyectos económicos y sociales, interfiere con la productividad, la salud y la educación. Desde ese ángulo, debería perfilarse un crecimiento económico basado en la diversidad de la producción de bienes, de modo que no se dependa solamente de la extracción de materias primas.
 
Ha sido, es y será justamente esta pobreza del país la que hace que la plena conectividad a internet sea una tremenda dificultad. Si nos atenemos a los datos del Instituto Nacional de Estadística, sólo uno por ciento de las viviendas del área rural, la más castigada por la pobreza, tiene acceso al servicio de internet. En el área urbana, el porcentaje sube a no más del nueve por ciento. Como país, sólo un tercio cuenta con acceso a una computadora. Si bien la cobertura puede mejorar con el satélite Túpac Katari, nos encontramos con el tremendo escollo del analfabetismo digital, sin contar las enormes dificultades que entraña la implementación de un sistema educativo que sirva a todos.
 
Esta situación ilustra lo mucho que falta por hacer en lo social, económico y político. Lo ideal es que el crecimiento económico se sustente en la diversidad de la producción con desarrollo industrial. Ello debe generar nuevos hábitos de consumo, acceso a la tecnología y al buen uso de ella. Pero el crecimiento económico no lo es todo si el país se ubica entre los últimos en la conectividad a internet por la pobreza. El acceso a la tecnología está obstaculizado por la pobreza. El reto radica en reducir la pobreza y el contraste social. Para ello, se hace preciso que se asimile la necesidad de impulsar un vigoroso proceso político sostenible y de consenso, para hacer de Bolivia un país mejor.

La proyección del crecimiento económico del país no lo es todo. Una muestra es ser  los últimos en la conectividad a internet. La tarea fundamental radica en la disminución drástica de la pobreza y contraste social para acceder a la tecnología con calidad.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día