Siguenos en:
Lunes
 24 de Septiembre de 2018
Editorial
¿La hora de la verdad?
Editorial
Lunes,  4 de Octubre, 2010

Los medios de comunicación han dado cuenta de la preparación para mediados de mes, de un foro para debatir sobre la coca, la cocaína y el narcotráfico en el país. La noticia no tendría mayor repercusión si el foro fuera organizado en otras circunstancias, pero cobra notoriedad en la actual coyuntura caracterizada por la tercera descertificación de Bolivia por Estados Unidos en el tema de la lucha antidroga y la erradicación forzosa de los cultivos excedentarios de hoja de coca. ¿La coca es cocaína? ¿Será necesario modificar la ley 1008? ¿Qué alcances debe tener la erradicación forzosa de los cultivos excedentarios? ¿Cuáles las políticas de prevención? Son preguntas que exigen respuesta.
El hecho que los principales organizadores del foro sean la Central Obrera Departamental, las organizaciones indígenas, las federaciones de juntas vecinales y otras, permite esperar una amplia diversidad de criterios desde la óptica de un importante sector de la base de la sociedad boliviana. También resulta sensato albergar justas expectativas no sólo sobre una desapasionada clarificación conceptual de la problemática de la coca y su evidente inserción en el círculo vicioso de la producción de droga, sino importantes sugerencias sobre las consecuencias para el país de los ingentes pero insuficientes esfuerzos desplegados hasta ahora en la lucha contra el narcotráfico.
A pesar que existe coincidencia y aceptación entre la población sobre el uso tradicional de la hoja de coca en el llamado “acullico” y en los ritos ceremoniales ligados a la cultura andina, para nadie es desconocido que la elaboración de la cocaína está ligada a la creciente expansión de los cultivos excedentarios de coca en el territorio nacional. Tampoco hay discrepancias significativas sobre la necesidad de encarar cuanto antes un mayor despliegue antidroga en el marco de una amplia cooperación internacional, que tanta falta hace, capaz de movilizar mayores recursos humanos, materiales y logísticos.
Un debate sobre la hoja de coca, sin influencias partidistas ni ideológicas, puede arrojar luces orientadoras sobre la utilidad de su simbología en defensa de la cultura nativa, frente a la crucial amenaza de la drogadicción sobre la niñez y la juventud boliviana, a la sazón los grupos más vulnerables e influenciables de la sociedad. Asimismo, permitiría calibrar la validez del tacto político de cara a la apremiante necesidad de mostrar una imagen más positiva del país en el concierto internacional respecto a la lucha contra la producción y el tráfico de drogas. Todavía más, generaría otros enfoques.
Desde esa perspectiva, cabría esperar que el anunciado foro sobre la coca, la cocaína y el narcotráfico se constituya en una invalorable oportunidad para sincerarse con la realidad del país y con la polémica problemática de la drogadicción, que tiene justamente a la hoja de coca como la principal materia prima para la elaboración de cocaína. No se trata de juzgar las bondades de la coca en el terreno cultural y de la medicina tradicional, sino de dar respuestas a las negativas implicancias de su creciente uso ilegal por la industria del narcotráfico y las secuelas socioeconómicas que conlleva.

Se trata de dar respuestas a las implicancias de su creciente uso ilegal por la industria del narcotráfico y las secuelas que conlleva.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día