Siguenos en:
Viernes
 30 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Golpe de timón en el BID
Martes,  15 de Septiembre, 2020
Golpe-de-timon-en-el-BID

La izquierda de América Latina, a la cabeza de cubanos y argentinos, está de luto por la reciente elección del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un evento que tuvo características insólitas ya que por primera vez en 61 años se produjeron fuertes campañas de uno y otro lado, lobbies, denuncias de ilegalidad y solicitudes de aplazar el nombramiento, como ocurre frecuentemente en los procesos electorales en nuestros países.

La gran molestia es porque el presidente norteamericano Donald Trump decidió romper una vieja tradición, un pacto no escrito, que estipulaba que el presidente del BID debe ser un latinoamericano, hecho que ha marcado desde 1959 el perfil de la política, el manejo económico y la visión de desarrollo en el continente. Para resumir este concepto diremos que el más preocupado por la designación es Argentina, cuyo modelo está basado en el sobreendeudamiento y el denominado “bicicleteo financiero” para alimentar una economía fundamentada en el prebendalismo, el déficit fiscal crónico y el derroche de fondos públicos con fines netamente políticos.

Los organismos internacionales siempre han sido cómplices del esquema de desarrollo de corte estatista que durante las últimas décadas giró abiertamente hacia el socialismo. Argentina hizo una campaña feroz en contra de la elección de Mauricio Claver-Carone, un cubano-americano miembro del equipo de Trump, de reconocida trayectoria anticastrista. Teme que su influencia en el BID (el 30 por ciento de los funcionarios del banco son argentinos) pueda disminuir y especialmente, al cambio de rol que pueda asumir la entidad financiera hacia otra orientación en el mercado de capitales, que sin duda alguna, afectará la conducta de los demás entes financieros globales.

Pese a todas las críticas previas, el postulante de Trump ganó la elección, lo que también es una pésima noticia para la izquierda, pues refleja que detrás de todo el movimiento internacional contrario al mandatario estadounidense, existe una fuerte corriente que apoya sus políticas económicas, cuyos resultados positivos están a la vista y que están permitiendo la recuperación en plena pandemia. Haberse inclinado por un candidato del republicano, que tendrá un mandato de cinco años, en lugar de haber diferido el nombramiento para después de las elecciones de noviembre, no deja de dejar sentada la confianza que existe en la región por la reelección del magnate a la cabeza de la Casa Blanca.

La mala racha de la izquierda latinoamericana empezó con la reelección del uruguayo Luis Almagro en la secretaría general de la OEA, cuyo papel en la denuncia de las dictaduras de Venezuela y Nicaragua ha sido fundamental, sin mencionar el rol que cumplió al enfrentar al fraude cometido por Evo Morales en Bolivia. El otro revés fue la salida del Paulo Abrao de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), uno de los mejores socios que tuvo el castro-chavismo en las tropelías cometidas a lo largo y ancho del continente.

Los organismos internacionales siempre han sido cómplices del esquema de desarrollo de corte estatista que durante las últimas décadas giró abiertamente hacia el socialismo.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día