Siguenos en:
Martes
 14 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Delincuentes de la información
Domingo,  17 de Mayo, 2020
Delincuentes-de--la-informacion

No podemos menos que celebrar que el gobierno haya retrocedido en la promulgación de un decreto que le otorgaba prerrogativas para limitar la libertad de expresión. Y no es que esta garantía constitucional sea irrestricta, sino que sus fronteras deben estar marcadas por el derecho de los demás y no por las decisiones que pueda tomar un burócrata, a quien jamás hay que darle la oportunidad de decidir qué es mentira y qué es verdad, pues tarde o temprano se convertirá en un dictador.

La mejor prueba es Evo Morales, que durante todo su mandato se dedicó a cercenar las libertades, menoscabar el derecho a la información y a edificar una dictadura comunicacional destinada a edificar un gran mito llamado “proceso de cambio”, que no era más que una confabulación criminal, que tuvo gran apoyo interno y externo gracias al gran despliegue propagandístico.

Durante las últimas semanas hemos sido testigos del inmenso derroche perpetrado en propaganda. En tres años, el régimen del cocalero invirtió decenas de millones de dólares en medios de comunicación, muchos de ellos desconocidos, con la clara intención de acallarlos, sumarlos a su discurso de mentiras y también se puede inferir que hubo delitos de corrupción, pues no se explica con qué criterio se invierte en un periódico barrial que no tiene la más mínima incidencia en la opinión pública. 

Estos datos vienen a sumarse a otras investigaciones relacionadas con el presupuesto del Ministerio de Comunicación que gastaba más en la difusión de la imagen de Evo Morales que lo invertido en salud y educación. Esta cartera financiaba transmisiones en vivo de los partidos de fútbol del cocalero, pagaba a medios extranjeros por la cobertura, compraba espacios a precios astronómicos en diarios de Nueva York y Londres y mantuvo prácticamente asalariados a periodistas, presentadores y productores de canales de televisión que robaron a manos llenas por alabar al gobierno y hacer la vista gorda frente a sus patrañas.

La misión de la actual administración es esclarecer todo lo que ocurrió en este campo, cuánto se gastó en la construcción de este gran engaño, quiénes fueron los cómplices del impresionante despliegue informativo y cómo actuaron en la adquisición fraudulenta de medios de comunicación, en la cooptación de sindicatos de periodistas, el control de órganos icónicos y el copamiento de espacios en programas y en cada rincón donde se hacía prensa.

Si bien es importante desnudar toda la corrupción de los pasados 14 años, poner el énfasis en los “delitos de comunicación” y en los autores de toda esta maquinación, es esencial, pues estaremos dando con uno de los pilares de la dictadura del cocalero, la base sobre la cual construyó su gobierno y, que nadie lo dude, este aparato sigue funcionando de manera subrepticia y camuflada para lograr el retorno. Esa será la mejor prueba y el compromiso más firme del actual gobierno para combatir la desinformación.

Si bien es importante desnudar toda la corrupción de los pasados 14 años, poner el énfasis en los “delitos de comunicación” y en los autores de toda esta maquinación, es esencial, pues estaremos dando con uno de los pilares de la dictadura del cocalero, la base sobre la cual construyó su gobierno y, que nadie lo dude, .este aparato sigue funcionando de manera subrepticia y camuflada para lograr el retorno.