Siguenos en:
Miércoles
 27 de Enero de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Excusas y falta de prevención
Jueves,  7  de Febrero, 2019
Excusas-y-falta-de-prevencion

El Gobierno actual, con trece años en el poder, ha tenido que enfrentar dos grandes eventos climáticos desde que asumió la conducción del país en enero de 2006. El primero fue precisamente ese año y las autoridades pudieron argumentar su falta de previsión porque recién se estaban organizando, haciendo planes y acomodando todo el “desastre” que habían dejado los “sucios neoliberales”.

Para resumirlo, la reacción gubernamental fue tardía, insuficiente e ineficaz, pese a que en esos tiempos ya se hablaba de las acciones de mitigación contra el cambio climático, de políticas de prevención de desastres y de atención de las emergencias que suelen dejar miles de damnificados y millonadas en pérdidas.

El otro episodio de grandes dimensiones de produjo entre 2014 y 2015, cuando estaba en su auge la mayor bonanza económica que le ha tocado vivir al país en su historia. El Gobierno ya había comprado decenas de aviones y helicópteros, había equipado cuarteles militares en todas direcciones y había “volanteado” dinero por doquier para proyectos de toda índole, incluidos muchos relacionados con los desastres. Para ese entonces ya se habían robado todo el dinero del Fondo Indígena y comenzaban a aparecer como hongos los “elefantes blancos”, las obras de mala calidad y cientos de edificaciones inconclusas. Es probable que todo lo que supuestamente se invirtió en la prevención se lo llevaron las aguas de la corrupción y prueba de ello es que Bolivia sigue siendo uno de los países más vulnerables del continente frente al cambio climático.

Esa vez, el departamento más afectado fue el Beni. Recordemos la situación calamitosa de cientos de miles de hectáreas de pasturas bajo el agua; millones de reses muriendo ahogadas o buscando el mínimo espacio para refugiarse y, por supuesto, tantas comunidades arrasadas y familias evacuadas que lo perdieron todo.

El Gobierno no solo pecó en aquella ocasión porque no actuó a tiempo en la anticipación de los desastres que provocaría la construcción de varias represas ejecutadas por Brasil en el Río Madera y que afectaron nuestro territorio, sino por la insensibilidad demostrada con los benianos, por un acto de venganza política en represalia por haberle cerrado el paso al oficialismo en las elecciones subnacionales. El centralismo se negó sistemáticamente a declarar zona de desastre al Beni, con lo que retrasó la ayuda y el desembolso de recursos para atender las necesidades de la gente.

¿Cuál es la excusa esta vez? No hay duda que estamos frente a otra gran amenaza y así lo evidencia lo ocurrido en Caranavi y los graves problemas que enfrentan en el norte de La Paz y una vasta zona del Beni. Lo de Los Yungas ameritaba una reacción inmediata y la puesta en marcha de un operativo que involucre movimiento de maquinarias, aviones y helicópteros, pero la realidad ha sido otra. La ciudadanía espera que estos problemas iniciales se solucionen cuanto antes y especialmente el estado boliviano pueda contar de una vez por todas con una política más seria contra los desastres naturales.

Estamos frente a otra gran amenaza y así lo evidencia lo ocurrido en Caranavi y los graves problemas que enfrentan en el norte de La Paz y una vasta zona del Beni. Lo de los Yungas ameritaba una reacción inmediata y la puesta en marcha de un operativo que involucre movimiento de maquinarias, aviones y helicópteros, pero la realidad ha sido otra.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día