Siguenos en:
Miércoles
 2 de Diciembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Bolivia, el Último refugio
Miércoles,  16  de Enero, 2019
Bolivia,-el-Último-refugio

La detención y la entrega del terrorista italiano Cesare Battisti han sido dignas de elogio, sin embargo, no deja de ser motivo para que se enciendan las alarmas de advertencia por lo que podría pasar en un futuro no muy lejano, aunque es posible que ya estemos frente a un fenómeno preocupante.

Battisti, representante de una ideología y de una época que los “necrófilos” del socialismo suelen admirar y que intentan revivir, fue durante mucho tiempo el trofeo más preciado de Lula Da Silva, quien se negó a entregarlo a Italia, donde había sido condenado a cadena perpetua por varios asesinatos.

Tal como se ha podido percibir a raíz de las críticas internas que han surgido en el MAS, la protección de Battisti no era considerado un acto de complicidad de Lula, sino una acción de rebeldía, coherente con los principios “revolucionarios” que enarbolan y que, según ellos, el Gobierno de Evo Morales debía honrar a cualquier costo.

El Gobierno optó por el pragmatismo para eludir la presión no solo de Italia, sino del vecino Jair Bolsonaro, quien se ha atribuido el mérito de la entrega de Battisti, aunque ha cumplido con agradecer a las autoridades nacionales.

Pero esto no siempre ha sido así, pues son numerosos los casos en los que el régimen boliviano decidió jugárselas por individuos extranjeros con cuentas pendientes en sus países por terrorismo, secuestro y otros delitos. Hubo el caso en el que una alta autoridad de Gobierno ayudó a escapar a dos paraguayos involucrados en el plagio y muerte de la hija de un exmandatario.

Precisamente, durante el auge del Socialismo del Siglo XXI, los países que adscribieron a este esquema se convirtieron en el refugio una cantidad considerable de sujetos implicados en actos de terrorismo.

Venezuela, especialmente, acogió miembros de la ETA que se convirtieron en asesores del Gobierno; a prominentes líderes huidos del Medio Oriente que han ocupado altos cargos en el régimen y también dio refugio a guerrilleros de las FARC de Colombia, que también obtuvieron cabida en Ecuador.

Durante ese periodo Bolivia le rindió honores a un ministro iraní implicado en el atentado de la AMIA en Buenos Aires (1992) que reportó 22 muertos y más de 200 heridos, episodio que no provocó ninguna protesta del Gobierno argentino, pues ellos también andaban en trámites con Irán y con elementos envueltos en terrorismo.

Lo preocupante de hoy es que, tal como se puede inferir de la decisión de Battisti de elegir Bolivia para esconderse, es que nuestro país puede convertirse en el último refugio de los denominados “revolucionarios”, entre los que también existen personajes ligados al narcotráfico, delito que no ha merecido la atención que demanda la comunidad internacional. La presión hacia Venezuela, Cuba y Nicaragua se está incrementando y no hay duda que el rebalse puede inundarnos... de problemas.

Tal como se puede inferir de la decisión de Battisti de elegir Bolivia para esconderse, es que nuestro país puede convertirse en el último refugio de los denominados 'revolucionarios', entre los que también existen personajes ligados al narcotráfico.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día