Siguenos en:
Viernes
 15 de Febrero de 2019
Editorial
Editorial
La adicción al populismo
Jueves,  13 de Septiembre, 2018
La-adiccion-al-populismo

Para un país, salir del populismo es equivalente al trabajo que necesita hacer un drogadicto para dejar el hábito que lo está conduciendo a la muerte. En primer lugar, debe reconocer su problema, admitir que los periodos de placer que le da la droga son muy breves y efímeros y sus beneficios, ínfimos en comparación con las consecuencias que le ocasiona el vicio. Las crisis son cada vez más fuertes y frecuentes, el deterioro se acelera, al punto de que cada vez se van achicando las posibilidades de recuperación. Este mal, es decir, mantener a la población bajo el efecto de las “drogas” de los subsidios, el gasto público, el déficit fiscal y la impresión de moneda sin respaldo, es el denominador común en todos los países latinoamericanos, pero entre ellos, el peor de todos, el que gasta más de lo que recauda y el que lleva más tiempo (más que Cuba) en esta adicción al falso bienestar que provoca el populismo, es Argentina. Por eso mismo es que en este país costará más que en ningún otro volver a la normalidad, si es que algún día lo consiguen y no terminan quebrados como Venezuela.

En Argentina tienen una adicción incorregible al gasto público, al mantenimiento de un aparato estatal elefantiásico, a la dependencia extrema del empleo gubernamental, al beneficio social extremo, que en algún tiempo permitía a miles de trabajadores jubilarse con menos de 40 años, solo para darle espacio a otros miles, cuya mayor aspiración era (y sigue siendo), trabajar en las instituciones públicas, donde no se hace nada y los supernumerarios ni siquiera se toman el trabajo de asistir a sus oficinas y simplemente se presentan cada fin de mes a cobrar su cheque. En algunas provincias argentinas, donde existen dinastías peronistas que llevan décadas en el poder, existen más empleados públicos que trabajadores de empresas privadas. 

Todo esto empezó en los años 40, con Juan Domingo Perón, quien montó una dictadura que combina el militarismo con el sindicalismo y desde entonces el país, que fue una potencia mundial equivalente a Australia o a Canadá, vive un proceso de decadencia que la población solo nota en épocas de escasez de dinero para seguir “drogando” a las masas. Precisamente la recaída que está viviendo Argentina puede ser una de las peores de la historia, porque entre 2003 y 2015, periodo en el que gobernaron los esposos Kirchner, el gasto público tuvo uno de los mayores incrementos que se haya registrado en el país. En ese lapso, el porcentaje del PIB destinado al funcionamiento del Estado subió del 23 al 40 por ciento, lo que provoca el déficit fiscal más alto del continente latinoamericano.

Macri propuso como remedio un proceso de “desintoxicación” gradual y en menos de tres años que lleva en el poder ha reducido el gasto en solo dos por ciento, cifra que, sin embargo, ha provocado malestar social, protestas y amenazas de derrocamiento que vienen de las fuerzas peronistas que se niegan a dejar la adicción. En estas circunstancias la debacle parece inevitable.

En el periodo gobernado por los esposos Kirchner, el gasto público tuvo uno de los mayores incrementos que se haya registrado en el país. El porcentaje del PIB destinado al funcionamiento del Estado subió del 23 al 40 por ciento.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día