Siguenos en:
Jueves
 15 de Noviembre de 2018
Editorial
Editorial
¿Venezuela, Argentina o Cuba?
Miércoles,  5 de Septiembre, 2018
¿Venezuela,-Argentina-o-Cuba?

Hace mucho que los pronosticadores políticos (que los hay) vienen anunciando la caída del régimen de Nicolás Maduro. La situación de los venezolanos empeora aceleradamente y los entendidos afirman que todavía no hemos visto lo peor, puesto que recién empieza el impresionante éxodo de ciudadanos que ya supera los tres millones. Lo mismo aseguran de Nicaragua y mientras se dice de la nación centroamericana, que va camino a convertirse en otra Venezuela, no hay duda que el destino final de los dos y de todos aquellos que han abrazado el populismo es la “Cubanización”, donde la gente hace mucho se curó de espanto, donde ya no quieren huir, donde han hecho dejación de libertad y donde la dictadura ha perfeccionado los sistemas de control a través de la represión, pero  especialmente por medio de la manipulación del hambre y la escasez, algo con lo que los cubanos vienen lidiando desde hace décadas.

En realidad esa es una estrategia que los socialistas aprendieron  de la Unión Soviética, especialmente de Josef Stalin, que condenó a morir de hambre de millones de disidentes, a través de minuciosas estrategias de racionamiento y dosificación de los alimentos, de tal manera de mantener al pueblo en una situación de mendicidad permanente. De ese modo, el comunismo se quedó en el poder durante más de 70 años, meta que no está lejos de la tiranía castrista, cuyo método ha sido difundido con mucho empeño en los países de la región, incluyendo el nuestro, por supuesto.

La realidad económica venezolana no es tan dramática como para justificar una crisis humanitaria del tamaño de la que están viviendo. El precio del petróleo se ha recuperado notablemente y los niveles en los que se ha mantenido en los últimos años son muy superiores a los valores históricos del crudo, principal fuente de ingresos del país y responsable del clientelismo reinante, utilizado hasta el cansancio por todos los regímenes políticos del pasado. 

Para colmo, no ayuda para nada la situación de Argentina, país que ha girado hacia la normalización, la legalidad y la racionalidad, pero que no consigue ahuyentar los riesgos en los que pusieron al país los doce años del Gobierno cleptómano de los Kirchner, cuyos miembros se sienten con el derecho de afirmar que con ellos las cosas hubieran estado mejor. De hecho, en Bolivia, el vicepresidente García Linera no deja de repetir que nuestro destino es la inflación y la crisis de nuestro vecino del sur, en caso de que el MAS abandone el poder, aunque hasta el mayor de los ingenuos sabe que el camino del “proceso de cambio” nos acerca más a Venezuela o, para no ir muy lejos, a nuestra UDP.

El peor de los enemigos de los cubanos y el virus más letal que puede anidar en las mentes de venezolanos, nicaragüenses y de bolivianos o argentinos, es la resignación y los aventureros del poder justamente están tratando de ganar tiempo hasta lograr que la gente “cubanice” sus mentes y sus esperanzas. De cualquier forma, a estas alturas Bolivia no parece tener opciones y su destino parece inclinarse por el “modelo” argentino, con grave riesgo de caer más hondo todavía.

A estas alturas Bolivia no parece tener opciones y su destino parece inclinarse por el 'modelo' argentino, con grave riesgo de caer más hondo todavía.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día