Siguenos en:
Jueves
 20 de Septiembre de 2018
Editorial
Editorial
¿Cambio de modelo?
Martes,  14 de Agosto, 2018
¿Cambio-de-modelo?

Hace poco, acusaron al presidente Morales de intentar replicar en el resto del país el “modelo cruceño”. Utilizar el término “acusar” parece un exceso, pero en realidad es el enfoque que le dio esa voz crítica, como si imitar a Santa Cruz fuera una equivocación, un pecado ideológico o una traición a la Patria.

Hay mucho de confusión cuando se habla de “modelo”, porque en honor a la verdad Santa Cruz no tiene un modelo plenamente definido y ni siquiera sus líderes, ya sea políticos, empresariales, o de cualquier tipo, tienen clara la fórmula que le ha permitido a esta región convertirse en la locomotora del país, la de mayor dinamismo, con la economía más diversificada y productiva.

El Gobierno tampoco tiene su modelo. Lo que hace en materia de economía es una combinación de capitalismo de estado mezclado con “keynesianismo criollo” y desarrollismo, adosado con algunas salpicaduras de socialismo y “comunitarismo”, que no es otra cosas que repartir plata sin control, criterio ni fiscalización entre los “amigotes”, con el pretexto de desarrollo rural, con resultados catastróficos, como sucedió con el Fondo Indígena, por citar solo una de las calamidades de “planificación económica” que han ocurrido en estos doce años.  En el fondo, aquel crítico del presidente tiene razón y la verdad es que no es nueva la intención de construir nuevos polos de desarrollo al estilo cruceño en diferentes partes del país. 

El ejemplo más claro es el Chapare, donde el régimen ha hecho una inversión descomunal en infraestructura, equipamiento productivo, fábricas, aeropuertos, servicios, estadios, carreteras, etc, etc. La instalación de la planta de Urea en Bulo Bulo, la mayor inversión pública de la historia del país, se hizo en ese lugar más que todo por ayudar a los chapareños a lograr su gran sueño, que por perjudicar a Santa Cruz, algo que en realidad siempre ha estado en la ecuación del centralismo y no es patrimonio de los actuales dueños del Estado nacional.

Hay que reconocer, sin embargo, que el masismo ha sido especialmente agresivo con el “modelo cruceño” al que ha sobrecargado con prohibiciones y restricciones, con el objetivo de inhibir el florecimiento de cualquier superestructura política a partir de la estructura económica, hecho natural en cualquier sociedad y que a la larga ocurrirá indefectiblemente.

Si fuera verdad (ojalá así sea) que el Gobierno quiere reproducir las virtudes que han concurrido en el éxito relativo generado en Santa Cruz y que lo hacen patente miles de migrantes que surgen y progresan todos los días en esta tierra, los artífices de semejante plan deberían asegurarse de generar las dos únicas condiciones que son capaces de transformar una sociedad y volverla próspera: propiedad y libertad, valores imposibles de conseguir en el Chapare, donde la dictadura sindical es la que decide sobre la vida y el futuro de la gente. 

Hay solo dos condiciones que son capaces de transformar una sociedad y volverla próspera: propiedad y libertad, valores imposibles de conseguir en el Chapare, donde la dictadura sindical es la que decide sobre la vida y el futuro de la gente.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día