Siguenos en:
Lunes
 14 de Octubre de 2019
Editorial
Editorial
El camino del Aislamiento
Martes,  24 de Abril, 2018
El-camino-del-Aislamiento

El cambio de mando en Cuba ha transcurrido sin pena ni gloria, pues pese a que supuestamente se trataba de un hecho histórico, el nuevo mandamás de la isla, Miguel Díaz-Canel ha dicho que someterá estrictamente a la tradición, el legado y los métodos de los hermanos Castro.

Los únicos que se hicieron eco del acontecimiento fueron los presidentes de Bolivia y de Venezuela, Evo Morales y Nicolás Maduro, quienes se convirtieron en los primeros en hacerle una visita oficial a Díaz-Canel en La Habana, donde acudieron para “visualizar el futuro”, que a juzgar por lo que se ha dicho y por el control que seguirá manteniendo la familia Castro en la isla, vendrá cargado de más de lo mismo, sin esperanzas de democratización ni de apertura. 

Para Venezuela esa es una pésima noticia, pues se mantendrá indefinidamente el sistema de cooperación con Cuba, que le ha permitido al régimen chavista contar con el apoyo de los operadores políticos y militares de la dictadura más longeva y eficaz del continente. El hecho de que Bolivia también aparezca en la foto, no hace más que generar preocupación por el aislamiento al que nos está llevando el Gobierno, por la tozudez de seguir los pasos de dictaduras que cada día suman el rechazo en todo el mundo.

El nuevo líder de Cuba no es un Castro; su presencia no está cargada de ese halo de romanticismo revolucionarios que acompañó a Fidel y a Raúl durante 60 años y que le ayudó a la dictadura a sobrevivir en medio del bloqueo estadounidense. Díaz-Canel es un simple burócrata comunista que hará lo que le dicte el partido y quedará como un vulgar dictador (como sucede con Maduro) en caso de que mantenga la mano dura en la isla. 

En otras palabras, Cuba ya no es un “buen palo” para arrimarse y tanto Bolivia como Venezuela deben tomar en cuenta el cerco que los países de la región han comenzado a tenderle. El Mercosur decidió expulsar a Venezuela como miembro activo y recientemente le quitaron la invitación a participar en la Cumbre de las Américas de Lima, donde el rechazo a la dictadura madurista fue prácticamente unánime.

El gobierno boliviano, cuyo presidente Evo Morales se trasladó inmediatamente a Caracas a brindarle un informe a Maduro sobre lo sucedido en Perú, acaba de recibir un baldazo de agua fría, justo cuando asume la secretaria pro tempore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Seis países, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay han decidido abandonar esa instancia de integración y han anunciado que no participarán en los eventos que sean convocados. El canciller Fernando Huanacuni, no solo minimiza esta determinación, sino que prefiere no darse por enterado y convoca a una reunión de cancilleres para el mes de mayo, arriesgándose de esa manera a incurrir en un papelón diplomático de grandes proporciones.

Venezuela ya está jugado y la situación del régimen gobernante no podría ser peor ante la mirada internacional. Lamentablemente Bolivia está haciendo todo para seguir el mismo camino.

Venezuela ya está jugado y la situación del régimen gobernante no podría ser peor ante la mirada internacional. Lamentablemente Bolivia está haciendo todo para seguir el mismo camino.