Siguenos en:
Lunes
 14 de Octubre de 2019
Editorial
La derecha chilena puede ganar despu?s de 20 a?os
Despu?s de d?cadas de gobiernos izquierdistas, la derecha tiene la oportunidad de llegar al poder. Pi?era y Frei siguen el mismo modelo.
Sábado,  16  de Enero, 2010

El millonario empresario Sebastián Piñera podría dar este domingo a la derecha su primera victoria en las urnas en 50 años y quebrar dos décadas de gobiernos de centro izquierda en Chile, en una elección de pronóstico incierto por el notable repunte en los últimos días del oficialista Eduardo Frei.
Piñera, de 60 años y quien es candidato por segunda vez, ganó la primera vuelta con 14 puntos de ventaja sobre el ex presidente Frei y ha liderado todas las encuestas, pero la última de ellas, revelada el miércoles pasado, redujo su ventaja a 1,8% (50,9 contra 49,1%), con lo cual se espera una pelea voto a voto este domingo.
Adicionalmente, el político revelación de la campaña, Marco Enríquez Ominami, que obtuvo 20% en la primera vuelta en diciembre, dio su apoyo a Frei, con lo cual agregó un poco más de suspenso. Para la Concertación, una coalición de cuatro partidos de centro izquierda que ha gobernado durante 20 años desde la salida del dictador Augusto Pinochet, esta elección le significa por primera vez un riesgo real de perder el poder.
Lo paradójico es que esto se da cuando la presidenta Michelle Bachelet tiene una cuota de popularidad del 80%, que no ha logrado trasvasar a Frei, un político muy frío y poco carismático que ya gobernó Chile entre 1994 y 2000.
Pero aún así Frei, de 67 años, llega a la elección con posibilidad y es precisamente porque Bachelet se la ha jugado toda en favor de su candidatura, en medio de quejas de Piñera de que la mandataria ha incurrido en un intervencionismo electoral abusivo.
"Es abusivo lo que ha hecho el Gobierno, uso y abuso de los recursos públicos, de las instituciones públicas e incluso de los funcionarios públicos. La campaña de intervención que ha hecho no es justa y no es limpia", dijo Piñera ayer a una radio local.
El mensaje contra Piñera no podía ser más claro: con intereses en varios sectores de la economía, éste no se ha desprendido de sus acciones en varias empresas, en particular las que posee en la línea aérea chilena LAN.
Pero si los adherentes de Frei ven eso como un lastre, varios influyentes analistas perciben el éxito empresarial de Piñera como una de sus fortalezas.
"Para muchos, este factor no lo está afectando sino que lo beneficia. Si Piñera es capaz de crear riqueza para él, muchos pueden pensar que también puede hacerlo para todos", dice la analista Marta Lagos. Piñera también se ha beneficiado de un país que de a poco va dejando atrás el tema de los derechos humanos.
En esta primera elección presidencial tras la muerte de Pinochet, las menciones a ese régimen son escasas y el interés se ha centrado en si Piñera emplearía en un eventual gobierno suyo a colaboradores de la dictadura.
"El haber trabajado para un gobierno, incluyendo el gobierno militar, no es pecado ni es delito; lo que es pecado son los que atropellaron los derechos humanos", dijo recientemente Piñera /AFP

Candidatos con el mismo plan

Sea quien sea el ganador de las elecciones presidenciales chilenas del domingo, el futuro Gobierno mantendrá el sistema que combina la economía de mercado y la protección social, según analistas.
Este modelo económico, que le ha dado a los chilenos estabilidad social y prosperidad económica, es compartido en lo esencial tanto por el candidato de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera, como por el de la Concertación, Eduardo Frei, aseguran los expertos