Siguenos en:
Martes
 20 de Noviembre de 2018
Editorial
Editorial
Venezuela, Trump, el Papa y la OEA
Miércoles,  10 de Mayo, 2017

El papa Francisco ha comenzado a ser blanco de críticas porque hasta el momento no ha condenado la represión que ejecuta el gobierno de Nicolás Maduro contra las multitudes que se manifiestan todos los días en Venezuela, exigiendo la convocatoria a elecciones como solución a la crítica situación que vive el país, sumido en la escasez, el hambre y la violencia.

Tal vez el Papa sabe que no hay forma de intervenir desde afuera para aplacar un conflicto que tiende a agravarse y causar más muertes. El Pontífice se arriesga a agudizar la polarización y no lograr más que fortalecer a Maduro, pues hace mucho que líderes de talla mundial, algunos organismos internacionales y últimamente la Organización de Estados Americanos (OEA) están tratando de influir para conseguir el diálogo y la pacificación y no han conseguido más que atrincherar al chavismo, que cada vez se aísla y quema las naves de la salida concertada.

Para algunos observadores y analistas, Maduro no tiene cómo negociar con la oposición una salida honrosa, un escape o un exilio dorado, pues están de por medio graves acusaciones de narcotráfico contra numerosos jerarcas chavistas y obviamente, hay agencias antidrogas que se relamen por echarle el guante a estos individuos, que harán hasta lo imposible por no terminar en una cárcel estadounidense.

Hay quienes comienzan a pensar que la única alternativa de solución a la crisis venezolana es una intervención al estilo de Panamá, en 1989, cuando Estados Unidos recurrió a la invasión armada que desmontó el aparato militar del ex dictador Manuel Antonio Noriega, quien permaneció durante 22 años preso en una cárcel norteamericana y todavía se mantiene en arresto domiciliario en su país natal.

El afamado columnista argentino radicado en Miami, Andrés Oppenheimer, se ha atrevido a proponer que sea el presidente Donald Trump el que tome las riendas del asunto y que ordene a su Departamento de Justicia revelar detalles de la implicación de los principales exponentes del Chavismo y el entorno de Nicolás Maduro en el lavado de dinero y la prueba estaría en cientos de millones de dólares de estos jerarcas localizados en el sistema financiero estadounidense. El periodista opina que Washington no debería esperar a una etapa posterior para entablar una demanda legal, pues debido a las circunstancias especiales tendría que “nombrar y exponer públicamente a los corruptos que han secuestrado la democracia venezolana, para ayudar a la oposición a mantener la presión en las calles y restaurar las garantías”.

Oppenheimer cree que en Washington existe el apoyo para que Trump suspenda las compras de petróleo venezolano, la mayor fuente de ingresos del país caribeño, además de imponer sanciones a empresas de Venezuela con presencia en Estados Unidos; reforzar el veto a funcionarios, la suspensión de visas y otras medidas, que ya fueron aplicadas y que están en estudio, pero que no hacen más que victimizar a Maduro, como se hizo con el castrismo cubano. Tal vez haya que esperar 60 años o buscar una solución más rápida.

Hay quienes comienzan a pensar que la única alternativa de solución a la crisis venezolana es una intervención al estilo de Panamá, en 1989, cuando Estados Unidos recurrió a la invasión armada que desmontó el aparato militar del ex dictador Manuel Antonio Noriega, que también estaba implicado en el narcotráfico.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día