Siguenos en:
Domingo
 18 de Noviembre de 2018
Editorial
Editorial
Resistencia injustificada
Domingo,  7 de Mayo, 2017

La inminencia del control de las infracciones de tránsito, mediante cámaras fotográficas digitales colocadas en puntos estratégicos de las principales avenidas y rotondas de la ciudad, ha despertado la susceptibilidad del sector transportista del servicio público. De hecho, los representantes del sector han manifestado que no acatarán de ningún modo la medida edil de las foto-multas que evidencian las infracciones, olvidando que con ello incurren en desacato legal y se tornan en sujetos pasibles a sanciones penales. De algún modo tratan de pasar por alto que con tal control se quiere prevenir accidentes, frenar el caos del flujo vehicular, controlar el buen uso de las vías, respetar las señales de tránsito.
 
Las foto-multas pretenden ser la prueba de las infracciones. El control busca, también, que se respete y proteja el ornato público, una vez que la invasión de jardineras y otros espacios públicos para estacionamientos de obvia prohibición, se ha convertido en fea, reprochable e impune costumbre. Si se considera que los conductores de vehículos del transporte público son los que vulneran de manera cotidiana y frecuente las normas de tránsito, saltándose señales de semáforos, imprimiendo altas y prohibitivas velocidades en las diferentes arterias de la ciudad, entre otras infracciones, la declaración de resistencia a las medidas ediles evidencia no solo culpabilidad, sino irresponsabilidad.
 
Conviene señalar que las foto-multas no son novedad en el control del tráfico vehicular mundial. Por el contrario, su aplicación de larga data ha demostrado su efectividad ante las infracciones como medida disuasiva. Su aplicación en el municipio cruceño resulta, sin duda, amenazante para el conjunto de los conductores de vehículos, tanto del transporte público como del privado, justamente porque significa una suerte de fin de fiesta. El hecho que toque el bolsillo de los potenciales infractores convierte a la medida de control en un detonante de resistencia, injustificada por cierto, pero muy conveniente para frenar los actuales excesos, que hace mucho tiempo han alcanzado su buen tamaño.
 
Lo lamentable del anuncio del desacato a las medidas ediles del control del tráfico, es que pretende efectivizarse detrás de un reclamo legítimo: el incremento al precio de los pasajes. Este último asunto requiere ser atendido en otro escenario, porque se trata de justificar la demanda frente a aspectos técnicos y económicos, en un contexto diferente que tiene que ver con el alza salarial, la macroeconomía y los convenios del sector con las instancias gubernamentales nacionales y locales. En fin, se trata de dos asuntos distintos, que solo intenciones veladas pretenden reunir para eludir la responsabilidad y el compromiso por mayor seguridad en las vías urbanas y acorde con la ciudad amable.
 
El elevado monto de las multas por infracciones de tránsito, comprobadas mediante fotografías obtenidas mediante cámaras estratégicamente instaladas, persigue un efecto disuasivo en los potenciales infractores. El municipio, a través de su repartición pertinente, había anunciado con suficiente antelación que el programa se está desarrollando en su fase de pruebas, de manera que los conductores de vehículos vayan adoptando comportamientos prudentes en apego a las normas viales. Por ello, conviene impulsar con fuerza la responsabilidad y seguridad en la conducción de vehículos. Así, resulta poco sensato pronunciarse por un desacato, cuando se busca mejorar las cosas. 

El elevado monto de las multas por infracciones de tránsito, comprobadas mediante fotografías obtenidas mediante cámaras estratégicamente instaladas, persigue un duro, pero eficaz efecto disuasivo en los potenciales infractores.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día