Siguenos en:
Miércoles
 28 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Autocrítica y golpe de timón
Miércoles,  1 de Abril, 2015

A pesar de ciertas reacciones desafortunadas en relación a los resultados de las elecciones subnacionales del pasado domingo, también se ha podido observar algunos gestos de autocrítica que son saludables, aunque podrían ser totalmente gratuitos en la medida que no se traduzcan en un golpe de timón urgente para nuestra democracia, no solo para el "proceso de cambio".

El presidente Morales ha admitido que la corrupción ha sido uno de las grandes culpables de la sonada derrota electoral sufrida en el departamento de La Paz, la sede de Gobierno y la ciudad de El Alto, bastiones del MAS que en el pasado parecían imbatibles.

No es la primera vez que el primer mandatario reconoce este problema dentro de la administración pública, lo que debería traducirse en un compromiso de luchar contra la impunidad, pues las irregularidades están plenamente demostradas y lo único que resta hacer es dejar actuar a las leyes y a las instituciones responsables de investigar y sancionar a los culpables.

Lamentablemente se ha procedido al revés y la única reacción del oficialismo ha sido tratar de ocultar, disimular y proteger a los sospechosos. Esto genera mucho más malestar en la gente que el propio hecho de corrupción, sobre todo cuando se perpetran acciones descaradas como aquella interpelación a una ministra que fue ovacionada en el Congreso, una instancia que debería cumplir su rol de fiscalizador. El presidente ha dicho que todos los candidatos que fueron acusados en su momento serán procesados, algo que debería cumplirse si es que el Gobierno no pretende seguir perdiendo popularidad en un electorado que comienza a tomar conciencia de las dimensiones que ha adquirido este problema.

El otro aspecto que ha reconocido el presidente  es el "corporativismo" reinante en el país, algo que no es nuevo, pero que se ha acentuado en los últimos años. ¿Quiénes gobiernan el país? Sin tapujos se admite que son los sindicatos y los movimientos sociales, entidades que tienen secuestrada a nuestra democracia, como en el pasado ocurrió con otras instancias elitistas que direccionaron el país hacia sus intereses. El jefe de Estado plantea el problema en función de "quién eligió los candidatos" y obviamente es tan malo actuar con autoritarismo y verticalidad como dejar todo en mano de los grupos de presión que siempre tratarán de apropiarse de las instituciones del Estado para favorecer sus apetitos. El ciudadano siempre será el que termine perdiendo. El vicepresidente García Linera reconoce que el MAS no tiene cuadros dirigenciales y obviamente la forma más fácil de cultivar la crisis de liderazgo en Bolivia es insistir en estos viejos vicios de la política boliviana que impiden el ingreso de la denominada "meritocracia".

Por último, los agentes del gobierno deben reconocer que la población está cansada del discurso. Quiere gestión y no más persecución. Sobre todo, está hastiada de las arengas que incitan a la confrontación, que no hacen más que descalificar al oponente, invocar los errores del pasado para tratar de hacer ver que lo de hoy es una maravilla y mentir cínicamente acerca de los supuestos logros de este proceso político.

No es la primera vez que el primer mandatario reconoce la  corrupción dentro de la administración pública, lo que debería traducirse en un compromiso de luchar contra la impunidad, pues las irregularidades están plenamente demostradas y lo único que resta hacer es dejar actuar a las leyes y a las instituciones responsables de investigar y sancionar a los culpables.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día