Siguenos en:
Jueves
 24 de Octubre de 2019
Editorial
La otra necesidad
Editorial
Lunes,  5 de Octubre, 2009

La Corte Nacional Electoral, a través de su presidente Antonio Costas, ha puesto en evidencia la importancia y la proyección del padrón biométrico electoral al obligar a los ciudadanos renuentes e indecisos a su pronto registro antes que venza el plazo fatal. De hecho, no contar con el certificado del padrón significará imposibilidad de acceso a los trámites y transacciones bancarias, además de la respectiva multa por no participar de las elecciones generales. Resulta pues, a todas luces, necesario registrarse para que la vida civil prosiga su curso sin contratiempos. Las restricciones devienen en todo caso, en advertencia.
También fluyen hacia una medida preventiva para disminuir el crónico absentismo electoral que ha ido caracterizando al país en las tres últimas justas para elegir presidente y vicepresidente de Bolivia. Considerando la importancia de las elecciones generales para definir el futuro del país, los esfuerzos de la Corte Nacional  Electoral resultan saludables para asegurar una población electoral masivamente participativa en diciembre. Por una parte se trata de fortalecer la democracia al potenciar la participación de la población votante, mientras que por otra parte se acelera la consolidación de un sistema de registro que tiene todas las características para ser considerado no sólo histórico, sino transparente.
Y es justamente sobre la base de un sistema de registro ciudadano libre de sospechas es que se pretende edificar el fortalecimiento de la democracia boliviana. Siendo una tarea de todos, se explica que se pretenda obligar a quienes con su renuencia se convierten en la rémora del proceso. Conviene señalar, asimismo, que la otra necesidad de asegurar el registro en el nuevo padrón biométrico es la de poner sobre la mesa la vigencia plena de los derechos y deberes de la ciudadanía. Sin el goce de esas garantías constitucionales, todo proceso que se realiza en nombre de la democracia peca de insuficiente y engañoso.
Hay que recordar que la Corte Nacional Electoral se ha fijado un mínimo posible de 3 millones y medio de ciudadanos registrados como potencialmente electores. Hasta la fecha ese límite ha sido sobrepasado ampliamente y se bordea cifras históricas cercanas a los 4 millones y medio. Consolidar, expresar y transformar este universo de ciudadanos registrados en electores válidos para diciembre deviene en necesidad imperiosa para la salud democrática y política del país. Porque cualquiera que sea el resultado, el triunfo en esas justas significará, un sólido sustento legal y legítimo para los eventuales vencedores.
Las restricciones para realizar trámites que se han puesto en vigencia para los renuentes al registro en el padrón biométrico electoral evidencian una necesidad visible que es la ampliación del universo electoral con vistas a diciembre. Mientras que la otra necesidad pasa por la consolidación del sistema democrático, tantas veces aquejado de la falta de representatividad de los candidatos y de asegurar la vigencia plena de los derechos y deberes de los ciudadanos. Y esta necesidad, oculta a los ojos simples de la ciudadanía, se erige en el mayor desafío de los últimos tiempos de la historia democrática de Bolivia.

Esta necesidad, oculta a los ojos de la ciudadanía, se erige en el mayor desafío de los últimos tiempos de la historia democrática de Bolivia.