Siguenos en:
Miércoles
 21 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Transporte peligroso
Jueves,  23 de Octubre, 2014

Un accidente de tránsito ocurrido el pasado martes en la ciudad de La Paz nos hace pensar que podemos estar rodeados de bombas. Sí, bombas a punto de explotar y que circulan en las calles sin ningún control, que trasladan cientos de pasajeros diariamente, en peligro de morir o quedar con graves lesiones porque no saben en realidad dónde están pisando.

Nos estamos refiriendo a los vehículos de transporte público, cuyo estado de funcionamiento deja mucho que desear, porque existen controles, porque la famosa inspección que hace la Policía es una estafa y porque los sindicatos de transportistas imponen sus reglas a la ciudadanía gracias a la connivencia con las entidades públicas que deberían defender al usuario de los inescrupulosos que lucran con el caos.

El caso ocurrido en La Paz representa la precariedad del sistema de transporte de pasajeros en todo el país. Un microbús con más de 50 años de antigüedad ocasionó un quíntuple choque que terminó en un incendio y con más de treinta heridos y dos personas fallecidas.

El accidente se produjo porque al vehículo le fallaron los frenos y encima de eso, las llantas estaban en pésimo estado, de tal forma que patinaron y el vehículo se deslizó contra otros automóviles hasta impactar contra un edificio en construcción y posteriormente contra una vivienda. Para colmo de males, el bus funcionaba con garrafas de gas licuado de petróleo, un combustible altamente peligroso para el uso vehicular y el siniestro terminó en un grave incendio, que obligó a los pasajeros a saltar por las ventanillas, aunque no los libró de respirar gases tóxicos. Muy cerca del lugar del hecho había un colegio y los estudiantes debieron ser evacuados por el peligro del fuego y la contaminación.

El conductor del micro pertenece a uno de los tantos sindicatos de transportistas que forman parte del gobierno de este país, dominado por corporaciones que hacen de las suyas con la complicidad del sistema político que no solo les permite hacer y deshacer, sino que hasta los designa como autoridades y como candidatos, con la potestad de convertir en ley todo ese sistema de abuso que ellos tanto defienden.

La Policía tortura todos los años al ciudadano de a pie con inspecciones, largas filas para adquirir una viñeta y todo el tiempo hace batidas para pescar a los infractores. ¿Qué pasa con los transportistas? ¿Alguna vez ha visto a los micros haciendo cola para que les revisen los frenos, les chequeen las luces o verifiquen que tengan puertas y que el piso de los vehículos impida que algún pasajero termine entre las ruedas?

El Estado boliviano, tanto en su instancia nacional como municipal, dispone de los mecanismos y la burocracia, que cobra sueldo y llena las oficinas públicas para controlar desde la venta de combustible hasta el aliento de los conductores, muy afectos a la coca y al alcohol. Sin embargo, solo hace falta observar las calles para comprobar el estado calamitoso en el que se encuentran los micros, los taxis, trufis, mototaxis, minibuses y tantos otros medios de transporte que se inventan todos los días en el marco de la más absoluta informalidad. ¿Quién responde por esos muertos y heridos? ¿Quién se hace cargo de las víctimas que ocasiona todos los días este sistema tan perverso en el que se mueven los ciudadanos más pobres, que supuestamente son el centro de la preocupación gubernamental?

El Estado boliviano, tanto en su instancia nacional como municipal, dispone de los mecanismos y la burocracia, que cobra sueldo y llena las oficinas públicas para controlar desde la venta de combustible hasta el aliento de los conductores, muy afectos a la coca y al alcohol. Sin embargo, solo hace falta observar las calles para comprobar el estado calamitoso en el que se encuentran los micros, los taxis, trufis, mototaxis, minibuses y tantos otros medios de transporte que se inventan todos los días en el marco de la más absoluta informalidad.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día