Siguenos en:
Miércoles
 19 de Septiembre de 2018
Editorial
Tribuna
El dilemma del ciudadano
Domingo,  11 de Mayo, 2014

Finalmente se concretó como fecha de realización de elecciones generales en nuestro país el 12 de octubre de este año de acuerdo con la convocatoria hecha por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), o sea que la ciudadanía está llamada a concurrir en esa oportunidad para elegir autoridades del Ejecutivo y Legislativo, con reelección presidencial y todo, gracias a una cuestionada concesión hecha por el Tribunal Constitucional Plurinacional que ha afectado al principio democrático de la alternabilidad en el ejercicio del poder.

Sin embargo, cualquiera que sea la circunstancia especial del proceso, el ciudadano deberá emitir su voto ese día pronunciándose por la opción que considere conveniente al país y compatible con sus preferencias. Está claro que las elecciones son el medio idóneo e irremplazable que identifica a la democracia  y que deben efectuarse periódicamente dentro de un marco de corrección y sin los factores de presión ni desequilibrio que sean promovidos a fin de favorecer al partido gobernante en su intención de retener en sus manos la dirección del Estado aunque sea sin legitimidad alguna.

Resulta entonces que el órgano encargado de dirigir todo el proceso electoral en Bolivia (TSE) hasta su culminación, está obligado a ejercer sus funciones dentro de la más absoluta y clara  independencia para garantizar el correcto desarrollo del proceso electoral por ser éste la expresión propia de la democracia participativa. Lo contrario significaría causar un grave y punible daño a esta contienda electoral que, por su objetivo trascendental,  debe caracterizarse por su limpieza.

Pero al margen de estas consideraciones debemos señalar la participación de agrupaciones y partidos políticos  en la contienda del 12 de octubre, alentada ahora por la convocatoria a elecciones generales. Desde luego que esta participación, aparte de ser legítima, es necesaria  solo que las corrientes alineadas en la oposición están ante la responsabilidad  -como espera gran parte de los sectores ciudadanos- de articular una fuerza política bien cohesionada sobre bases y principios consensuados de manera que la dispersión anárquica de partidos no cause desaliento ni desorientación en el electorado. En otras palabras hablamos de la unidad de estas fuerzas no solo por la unidad misma sino como demostración de madurez política.

Esta posibilidad no lejana por cierto permitiría que el ciudadano, a tiempo de votar, tenga facilitada su decisión ante el dilema electoral de pronunciarse por un régimen que garantice la libertad y los derechos de la persona, ante la otra alternativa populista que en Latinoamérica está resultando ser la antesala del totalitarismo que es contrario a la naturaleza humana.

Acerca del autor:
Rene-Baldivieso-
René Baldivieso
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día