Siguenos en:
Martes
 25 de Septiembre de 2018
Editorial
Editorial
El calvario de la educación
Martes,  14  de Enero, 2014

El ministro de Economía Luis Arce ha reconocido que en pleno Siglo XXI en algunos lugares del país se produce alimentos con la misma “tecnología” del Incario, lo que es verdad pues todo se hace con fuerza muscular y se usan oraciones en lugar de agroquímicos. Habrá que rezar para que mejoren las cosas, no solo en este aspecto, en el que se necesita mucha inversión, sino también en otros, en los que solo hace falta un poco de idea, voluntad de servicio y sentido común. Lamentablemente ocho años parecen muy pocos para exigir cambios elementales en nuestro país.

Y precisamente uno de los campos en los que se observa mayor atraso es en la educación, única herramienta que nos podría sacar del estancamiento. Desde hace semanas algunas escuelas públicas han sido prácticamente tomadas por los padres de familia, hermanos, tíos y hasta por los mismos escolares, que hacen largas filas para conseguir un cupo para la gestión que se avecina. Eso lo venimos observando desde siempre; la gente duerme, lleva sus sillas y sus camas hasta los colegios para poder asegurar un espacio. Una vergüenza que debería conmovernos, pero hay poca creatividad y los recursos se destinan primero a las superficialidades antes que a un asunto tan crucial para la sociedad y su futuro.

Primer día de inscripciones, mucha pompa, acto público, transmisión en vivo, pero resulta que no hay el personal para atender a los padres que se agolpan con los documentos de sus hijos y terminar así con el largo calvario que han estado sufriendo. Ese es el reporte que se hace en algunos establecimientos de Santa Cruz, mientras que el centro de Yacuiba se produce una batalla campal en un colegio donde ni bien comenzaron a anotar, se terminaron las vacancias.

Como siempre hay alguien más “ingenioso” que otro, en Cochabamba no tuvieron mejor idea que sugerir el sorteo, una especie de lotería educativa para determinar a qué colegio mandar a un niño. Si es nuevo, antiguo, aplazado o faltón, que importa...adentro. Son las cosas del azar, de la improvisación y cuando todo el sistema educativo se maneja de esa manera, qué puede importar este bingo estudiantil. Menos mal que la propuesta fue suspendida pues las madres y los padres cochabambinos se pusieron en pie de guerra para mantener el criterio de privilegiar la trayectoria de un estudiante dentro de cada establecimiento.

En Oruro también inventaron su propio método, aunque algo más racional que el anterior y consiste en darle prioridad a los hermanos de los estudiantes que ya estuvieron matriculados en la escuela. De todas formas, todo parece abandonado al libre albedrío, no hay una norma que respetar y las cosas se manejan de acuerdo al tire y afloje entre directores y padres, en tanto que las autoridades reducen su responsabilidad a amenazar con sanciones y hacer de gendarmes, cuando la solución pasa por la planificación.

Es obvio que los padres son los más preocupados por la educación de sus hijos y ellos mejor que nadie conocen cuáles son las opciones más adecuadas. Lo triste es que muchos de los colegios públicos no brindan la menor garantía de calidad educativa y naturalmente las aglomeraciones se producen en las escuelas manejadas por la Iglesia Católica y otras que gozan de cierto prestigio mientras que las escuelas alejadas no presentan la misma demanda.

Está bien que Bolivia pretenda estar en las primeras filas de los reflectores mundiales con eventos que emocionan a todos. Pero antes hay que ver el país atrasado que debemos atender con mayor urgencia.

Está bien que Bolivia pretenda estar en las primeras filas de los reflectores mundiales con eventos que emocionan a todos. Pero antes hay que ver el país atrasado que debemos atender con mayor urgencia.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día