Siguenos en:
Lunes
 19 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Un juego peligroso
Sábado,  31 de Agosto, 2013

Ha salido a la luz que la rentabilidad de los aportes depositados en las Administradoras de Fondos de Pensiones sigue mostrando una peligrosa tendencia a la baja. Esto quiere decir que se pone en riesgo las inversiones que puede generar el dinero de los futuros jubilados. El ministro de Economía, Luis Arce, ha explicado que tal desfavorable fenómeno se está dando por la demora en elaborar y aprobar un reglamento de inversión de aportes que permita lograr ingresos adicionales para mejorar la rentabilidad de los aportes de los trabajadores. La autoridad gubernamental ha señalado a la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) de tal situación por negarse a participar en el proceso.
 
Los dirigentes sindicales pretenden que la COB forme parte del directorio de la futura Gestora Pública de los fondos de pensiones, mientras que el Gobierno no lo considera pertinente. La postura del ente que aglutina a los trabajadores se enmarca en la creencia de ser una fuerza social de tal peso que tiene el derecho de exigir protagonismo en el manejo del dinero de los aportes de los asalariados, en tanto que el Gobierno replica que al representar la COB tan sólo a un tercio de los asalariados, mal puede pretender manejar el dinero de todos. Este tira y afloje no puede ser más pernicioso, porque al final los únicos perjudicados serán los trabajadores que aportan para su jubilación.
 
El peligroso juego en el que se ha embarcado la COB, al manifestar su negativa a participar en la aprobación del nuevo reglamento de inversiones, puede tener negativas consecuencias para los propios trabajadores a quienes se dice representar. Si nos atenemos al contenido del boletín del Sistema Integrado de Pensiones, la rentabilidad de los aportes ha ido en descenso justamente porque no existe la normativa de inversiones. Si la COB se mantiene en una postura obstruccionista y más apegada al problema que a la solución, los trabajadores tendrán que trabajar más años para lograr el setenta por ciento de la pensión solidaria. Resultaría muy penoso que se llegue a ese extremo.
 
Esto significa que la reglamentación de inversiones debe aprobarse cuanto antes, sin condicionantes que dan la impresión de responder más a intereses subalternos y menos al interés colectivo. Para ello, existe una imperiosa necesidad de un giro en la postura de la cúpula dirigente del ente sindical, que debe asumir que los tiempos del cogobierno han pasado a la historia y que son otros los tiempos que corren. Por otra parte, si se ha criticado la gestión de las AFPs por su naturaleza privada, puede ser un gran error irse al otro extremo, especialmente si algunos dirigentes sindicales han sido puestos en evidencia al comprobar que reciben jugosos emolumentos por desempeñar funciones.
 
Conviene advertir que mientras más se demore en aprobar el reglamento de inversiones, mayor será el perjuicio ocasionado. La rentabilidad de los aportes bajará hasta el grado que los asalariados necesitarán trabajar más años, o se verán obligados a realizar aportes adicionales, no siempre factibles ni deseables, para recibir una renta digna. Ante tal situación, el juego del tira y el afloje, o peor, el de la testarudez, conlleva negras perspectivas que los asalariados no se pueden permitir, al menos sin ver mermadas sus expectativas de jubilación “para vivir bien”. Resulta lamentable para los trabajadores, que la postura de su propia central sindical sea generadora de tan malos augurios.

El juego del tira y el afloje, o peor, el de la testarudez, conlleva negras perspectivas que los asalariados no se pueden permitir, al menos sin ver mermadas sus expectativas de una jubilación “para vivir bien”, como tanto se proclama.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día