Siguenos en:
Martes
 18 de Septiembre de 2018
Editorial
Ojo Centinela
En Bolivia nos devoramos como el Catoblepas
Lunes,  17  de Diciembre, 2012

Termina devorándose a sí mismo. Esa es la principal característica del catoblepas (del griego (katablép), “mirar hacia abajo”). Es una criatura legendaria de Etiopía, descrita por primera vez por Plinio el Viejo y más tarde por Claudio Eliano.

Lo dibujan con un cuerpo de búfalo y cabeza de cerdo. Su espalda está cubierta de escamas que lo protegen y su cabeza mira siempre hacia abajo. Su mirada o su respiración podían convertir a la gente en piedra o matarlas por su aliento venenoso porque se alimentan de plantas con esas características.

El nombre del mítico animal fue divulgado hace poco por el abogado constitucionalista Juan Carlos Urenda, a propósito del título de un libro en el que compara al Estado de Bolivia con el Catoblepas, y vaticina que el gobierno del presidente Evo Morales terminará devorándose a sí mismo.

Si analizamos la realidad vemos que, aunque en cifras económicas tengamos estabilidad, existen problemas internos que nos carcomen el ama como Estado.

Es la corrupción, el narcotráfico y la violación a Derechos Humanos. En el primer tema hemos visto cómo ahora el descubrimiento de una presunta red de extorsión y chantaje que operaba en las mismas oficinas del Ministerio de Gobierno y la Presidencia y que tenía un aliado en el Ministerio de Transparencia y lucha contra la Corrupción ha sacudido las fibras más íntimas de los bolivianos.

Pero no solo eso, los funcionarios cuestionados trabajan hace cinco años y lo más extraño del caso es que no fueron descubiertos.

Antiyanqui a morir, el actual gobierno tuvo que aceptar que sea el actor norteamericano, Sean Penn, que vino recomendado por el venezolano Hugo Chávez, el que divulgue el caso al mundo a propósito de la extorsión que pretendían hacerle a su compatriota, el judío norteamericano Jacob Ostreicher.

Y a partir de ahí, han aparecido en la danza los fiscales que sirvieron como instrumentos del Chapare y los jueces que se sometieron a las presiones políticas y funcionarios subalternos que se prestaron a cobrar fuertes sumas a cambio de dejar en libertad a personas a las que en algunos casos, les fabricaban juicios y decían que se trataba de “asuntos de Estado”.

Pero al Gobierno solamente le interesaba los resultados políticos, es decir, mantener a raya, preocupados, perseguidos o detenidos principalmente a adversarios políticos, tal vez sin saber que quienes ejecutaban esas órdenes lucraban con ese poder ilimitado que les confirieron.

Eso ha provocado conflictos internos en el MAS y el alejamiento de la presidente de la Cámara de Diputados Rebeca Delgado.

Y el caso Ostreicher marcará un antes y un después porque ahora la justicia ya no querrá dejarse presionar y están apareciendo, vaya suerte, algunos fallos como el de Joaquino al que anularon su sentencia. Pero en el Gobierno nos estamos devorando como el Catoblepas.

El autor es periodista

Acerca del autor:
Roberto-Mendez-
Roberto Mendez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día