Siguenos en:
Miércoles
 21 de Noviembre de 2018
Editorial
Temas
¿Ralentización de las renovables?
Miércoles,  14  de Noviembre, 2012

El hecho de que más del 80% de la matriz energética mundial continúe dependiendo de los combustibles fósiles y que se mantengan importantes niveles de consumo, pese a que la crisis económica ha producido un estancamiento de la demanda eléctrica en países del OECD, da cuenta que la tendencia está muy lejos de alcanzar la tan mentada eficiencia energética y, muy distante también de pensar que otro mundo es posible a partir de las energías renovables.

Ni siquiera los conflictos como la caída del gobierno de Túnez en  2009, las protestas en Argelia ese mismo año, y las de Egipto y Arabia Saudí el 2010 -generando  volatilidad en los precios del petróleo e impactando negativamente en las economías que lo importan- han modificado este escenario.

Es más, la crisis financiera ha limitado la inversión en renovables y, países como España, han debido levantar el subsidio a estas energías pese a reconocer que la significativa dependencia de las no renovables es el factor principal para el déficit comercial que aqueja a ese país de la Comunidad Europea.

Por otra parte, los recientes descubrimientos del shale gas en países como Estados Unidos -dependiente de la importación del gas natural convencional-, y el furor que está suponiendo su exploración y explotación, confirma que la tendencia continúa del lado de los carburantes fósiles.

Hay, en efecto, una preferencia casi natural a prolongar el actual modelo energético depredador y altamente contaminante. Con todo, el incremento previsto por la Energy Information Administration de hasta un 57% en la demanda energética mundial para el 2030 y la “precariedad del abastecimiento seguro”, está haciendo que no desaparezca el compromiso frente a las renovables.

En este marco, existe un mayor reconocimiento público a la transversalidad del sector energético en el equilibrio económico, especialmente si lo hace vinculado a las renovables, aunque por el momento los esfuerzos están dirigidos fundamentalmente a remarcar la seguridad de suministro que estas significarían y su condición de ser altamente “amigables” con el medio ambiente.

Al mismo tiempo, el discurso oficial ya incorpora el concepto de que el modelo energético no puede continuar hipotecando los recursos futuros, y es audible el reclamo por la explotación indiscriminada de recursos no renovables en todo el mundo y, en particular, en aquellos países formalmente exportadores de materia prima.

Habrá que decir que la teoría sobre la explotación irracional de los recursos naturales no renovables “ha salido del closet” y que está radicando en los medios con beneficios aún exiguos en materia de cambios al modelo energético mundial. En relación al país, los nuevos postulados de la Constitución devuelven el dominio y la propiedad de los recursos al Estado y el gobierno se ha obligado a poner en práctica las premisas del Modelo de Gestión de los Recursos Naturales, en el marco del “vivir bien”.

Consecuentemente y como resorte para un mundo mejor, es de esperar que sea la gestión eficiente de cada uno de los gobiernos, más allá del simple enunciado, la que construya un escenario de cambio respecto a cómo manejar los recursos naturales renovables y no renovables, bajo la idea de consolidar un modelo energético que sustente al hombre y no viceversa. Difícil ¿no?

Acerca del autor:
Vesna-Marinkovic-U.-
Vesna Marinkovic U.
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día