Siguenos en:
Viernes
 16 de Noviembre de 2018
+VIDA
Expertos ven degradación de valores y falta de respeto
Caso Escalante devela la cultura de los excesos
Tras la muerte del joven siguió el jolgorio en Las Cruces. ¿Cómo llegó la sociedad a este extremo? ¿Cómo se puede solucionar este drama?
Sábado,  12 de Octubre, 2013
Caso-Escalante-devela-la-cultura-de-los-excesos
Ref. Fotografia: La población cruceña salió a las calles para reclamar el fin de tanta violencia.

La noche había caído completamente en la localidad de Las Cruces, un sitio preferido para la excursión de los amantes de las cuadratrack. Parecía que terminaba una jornada más como cualquier otra en medio de la música, el rugir de los motores y la "alegría". En ese ambiente festivo, el joven Hardy Gómez (28) saca una pistola y le dispara a quemarropa a Álvaro Escalante (18), quien luego del hecho se desangra debajo de una cabaña de jatata y  horas después muere en la clínica Niño Jesús.

Mientras el cuerpo sin vida de Álvaro yacía en la morgue, su sangre derramada en la escena del crimen es tapada con tierra por otros jóvenes, quienes continuaron la fiesta  al calor del alcohol.  La violenta muerte de Álvaro no solamente generó conmoción y repudio de la sociedad, sino que dejó en evidencia la degradación de los valores en los jóvenes, debido a fallas en el seno del hogar y en el sistema educativo. A ello, se suma control en el expendio y consumo de bebidas alcohólicas y sustancias controladas, según advierten especialistas consultados por El Día.

La familia todavía no sale de la consternación. La familia Escalante Soliz está de luto. Todavía cobijan el deseo de que "Alvarito", quien fue asesinado en Las Cruces, regrese un buen día a casa y les diga que su ausencia no fue más que un mal sueño. Ayer se cumplió una semana de su muerte y aún les cuesta asimilarlo: “Mi hijo era una persona muy buena, un gran hijo, un joven ejemplar, sano y que no le hacía daño a nadie”, dice repetidamente en los canales de televisión, don Arturo Escalante. El duelo apenas comienza para él. Las imágenes de aquel día vuelven a su cabeza como una película incontrolable. Estaba en la quinta con el resto de sus familiares,  cuando recibió la llamada con la noticia de que al muchacho le habían disparado en Las Cruces, por razones que se investigan. Don Arturo, un hombre que ha demostrado mucha fortaleza y aplomo para ver a su hijo muerto y cuatro días después a su asesino, no quiere que el homicidio se convierta en uno más, aunque está consciente de que su drama se repite con miles de familias cada año a las que la inseguridad convierte sin previo aviso en padres sin hijos, en esposas sin esposos y en hijas sin padres.

Ven fallas en la educación y en el control de alcohol y drogas.
Pero ¿Cuáles serían las causas de los hechos de violencia, como el ocurrido recientemente? Expertos en psicología, pedagogía y religiosos consultados por El Día coinciden en señalar que, una de las causas de la gran mayoría de hechos de violencia en Santa Cruz es el excesivo consumo de alcohol y, hoy en día, la distancia entre consumo de alcohol y droga se ha reducido peligrosamente. De hecho, cada vez se adquiere droga con más facilidad en nuestras calles y ambientes.

“La violencia no se genera sola. Es aprehendida como conducta de vida desde la familia, donde se nos enseña los valores que deben guiarnos a lo largo de toda la vida. Es necesario que los padres concentren más atención en sus hijos y conozcan verdaderamente la conducta de sus hijos fuera de casa, dónde van, con quiénes salen, qué hacen y cuál es su comportamiento”, comenta Erwin Bazán, vocero del Arzobispado de Santa Cruz de la Sierra cuando se le consulta sobre las posibles causas de la violencia, como la ocurrida con Álvaro Escalante. El pedagogo Álvaro Puente y la hermana Micaela Princiotto, por separado, son de la idea de que para frenar la violencia, se debe trabajar en un sistema educativo de altura y eficiencia en el país.

Después eso, dice Puente, se puede hablar de controles permanentes entre las partes, de una justicia decente y de un cuerpo represivo de calidad, pero antes, tiene que haber una base de un trato a la gente y a la educación de los jóvenes. Luis Fernando Rivero, representante de la familia del fallecido, exteriorizó su preocupación no solo por la muerte de Álvaro sino “por la constante inseguridad que estamos viviendo y estos hechos de violencia que no tienen explicación. Es un asesinato a sangre fría que se suma al asesinato del joven Christian Pinto. Estamos llegando a un punto insostenible donde lo normal es que te maten...”, decía Rivero.

Punto de vista

"Hay una falta total de respeto a la vida y a la norma"

Marcelo Martínez
Piscopedagogo e investigador

'En los últimos años los actos de violencia son cometidos por jóvenes de la misma edad de sus víctimas.  Esto debido a que estamos perdiendo el control de manera social sobre el tipo de conductas y comportamientos que deben regir la convivencia de nuestra sociedad. A esto me voy a que todos los organismos sociales en los que un niño o una adolescente forma parte, no está siendo formado para poder regirse bajo esta norma. Los centros educativos no cuentan con reglamentos internos no cuentan con reglamentos internos que puedan controlar los comportamientos y conductas. En su gran mayoría muchos de los jóvenes sobrepasan la autoridad del docente. En el hogar tenemos lo propio, la familia no está logrando controlar y normar las conductas y comportamientos de sus hijos. Y más aún la sociedad en general, a través de las autoridades no hacemos prevalecer las normas de convivencia social. Hay una falta total de respeto hacia el otro (la vida), una falta de temor a las normas y a las consecuencias que puedan llegar a tener una norma de convivencia básica. Estamos viviendo una etapa donde la sociedad no se rige bajo normas y bajo valores y principios humanos'.

Acerca del autor:
Alexander-Terrazas-
Alexander Terrazas
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día