Siguenos en:
Viernes
 15 de Enero de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Dia 7/Revistas
Susto, mucho susto
Domingo,  13  de Febrero, 2011

Tremendos sustos los que ha tenido que pasar el presidente Morales en poco más de un mes. Todavía no se ha recuperado del julepe de la última semana del año pasado, que lo obligó a semejante “reculazo” y cuando parecía que en su tierra natal, Oruro, todo estaba preparado para las guirnaldas, la mixtura y las medallitas, tuvo que salir escapando de los silbidos, los dinamitazos y los insultos. No hay caso, las encuestas parecen estar en lo cierto. Ese 30 por ciento de popularidad tan desmentido por el Gobierno, está comenzando a aparecer como un cuco en las calles y en los actos públicos.

No hay día en que el Presidente no se declare sorprendido o asustado por algo, pero siempre ha hablado de aquello con ironía, como tomándolo a la ligera. Así fue una vez con el tema de las drogas, cuando dijo que no sabía que los narcotraficantes tuvieran tanto poder. También dijo haberse asustado con los vehículos en los que andan sus compañeros cocaleros y no hace mucho se declaró pasmado por el tremendo daño que habían provocado al país los paros y los bloqueos.

Ni siquiera la crisis alimentaria parecía haber asustado en serio al Gobierno. Pese a que las colas, la falta de azúcar y el aumento de precios, no son para hacer chistes, el Presidente y algunos ministros se atrevían hasta no hace mucho a bellaquear con eso de la miel, los pollos criollos y la yuca. Incluso la inflación había sido tomada a la chacota, haciendo jueguitos de números y otras triquiñuelas. Pero con ese 1,29 por ciento de enero, que pese a todos los trucos estadísticos, sigue siendo alto, los economistas del gabinete no tuvieron más que reajustar sus previsiones inflacionarias para el 2011, del 4,5 al 6 por ciento. Y esto recién empieza.

El otro día, cuando sucedió lo de Oruro, el vocero presidencial se rasgaba las vestiduras por el uso de dinamita (forma de protestar deleznable desde cualquier punto de vista). Esta herramienta de “expresión” tantas veces utilizada por gente afín al MAS, antes y después de ser Gobierno, ahora los pone susceptibles, pero no parece ser por el ruido o por el peligro que ocasionan, sino porque a un asustadizo, hasta un cohetillo lo espanta.

Lamentablemente todavía hay mucho susto por delante. Los transportistas siguen presionando por el aumento de sus tarifas y como se ve, el Gobierno ya no tiene el mismo poder de convencimiento y sobre todo la capacidad de amenaza de otros tiempos para impedirlo, menos cuando ha sido precisamente el Gobierno el que ordenó el aumento de más de 40 por ciento en el precio del azúcar. Paralelamente los trabajadores fabriles y otros sectores laborales han perdido la docilidad acostumbrada y también exigen con urgencia que las autoridades definan de una vez el porcentaje de aumento salarial para este año. Se trata sin duda alguna de dos nuevos factores que incidirán en la inflación y por supuesto también en la escasez de productos.

Huir no siempre es señal de cobardía y hasta el más valiente también puede asustarse, no hay por qué juzgar apresuradamente al Presidente y al Gobierno por estas reacciones. Lo ideal sería que tanto susto le ayuden a corregir de una vez el rumbo del país. Evo Morales, por ejemplo, acaba de admitir algunos errores cometidos por ese mamarracho llamado Emapa y su incapacidad del Estado para vender azúcar. La ciudadanía espera que el paso siguiente sea la rectificación. ¿podrá?

Los trabajadores fabriles y otros sectores laborales han perdido la docilidad acostumbrada y también exigen con urgencia que las autoridades definan de una vez el porcentaje de aumento salarial para este año. Se trata sin duda alguna de dos nuevos factores que incidirán en la inflación.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día