Siguenos en:
Domingo
 17 de Noviembre de 2019
Dia 7
Todas unidas, jamas serán vencidas
Por y para ellas. La Casa de la Mujer brinda apoyo a las mujeres que sufren violencia machista, y luchan por la igualdad de género.
Domingo,  29 de Septiembre, 2019
Todas-unidas,-jamas-seran-vencidas

Tuvimos la oportunidad de hablar con Miriam Suárez Vargas, cofundadora de la Casa de la Mujer, por allá por 1990, por lo que llevan una lucha de casi 30 años, por la igualdad de derechos para las mujeres, donde solo buscan resguardar la seguridad de cada una de ellas, y tratar de erradicar la violencia 'machista', como también  hacia niños y adolescentes, no solo en el departamento de Santa Cruz, sino también en todo el territorio nacional, ya que tienen conexiones con todos los departamentos de Bolivia.

Surgimiento. La Casa de la Mujer "nace en un momento de transición, donde acababa una etapa dictatorial en Bolivia, un momento totalmente autoritaria, negadora de derechos, y la democracia, que debo decirlo, fue reconquistada, inicialmente por las mujeres", comenzó diciendo la licenciada Suárez, quien prefiere que se le dirijan solo como Miriam. Luego agregó que "esa etapa de transición, fue una etapa de oro, para la sociedad civil, la cual había estado completamente amordazada, clandestina. De pronto (con el fin de la dictadura), las organizaciones emergieron de todos lados, y las mujeres fueron, en parte para mi, el estandarte de todas las organizaciones".

Si bien antes ya habían los clubes de madres, después se pasaron a comité escolares, luego a comité por la salud, comité de agua. Entonces eran diferentes formas de organización, que de alguna manera demandaban la satisfacción de alguna necesidad, pero todas estas organizaciones, liderizadas por mujeres, tenían algo en común, todas ellas era sobrevivientes de situaciones de violencia. "Entonces se empieza a hablar de los derechos más estratégicos de las mujeres, el derecho a asociarse, a pensar, el derecho de libertad de expresión, a poder salir sin tener que pedirle permiso a su marido", menciona Suárez, para luego agregar que "llega un momento en que todas las organizaciones nos juntamos, y decidimos abrir un centro, donde dijimos que este centro va a ser el lugar de reunión de todas las mujeres, para poder crear una corriente masiva'". Pero no lograron su cometido, no porque no se quiera, y porque no siga siendo un sueño, pero la vida, la necesidad y las condiciones en las cuales se relacionan las mujeres, determinaban algunas acciones de ellas y las organizaciones. "Las mujeres vivían situaciones de violencia, eran golpeadas, amenazadas, insultadas, expulsadas de sus casas, y muchos feminicidios, que nunca siquiera formaron parte de lista de crímenes, de crímenes graves, o de crímenes de lesa humanidad, o de crímenes agravados. No, el que un hombre maté a una mujer, era un 'delito de bagatela', era un delito entre privados", recordó la activista. 

Todo eso las llevó a plantearse, como trabajar, porque la Casa de la Mujer y todos los que estaban allí provenían de movimientos políticos, por lo que entendieron que no podían trasformar la sociedad de la noche a la mañana. "Por lo tanto decidimos entrar por la violencia, abordando los temas de violencia cometidos contra las mujeres, y de ahí seguimos trabajando asumiendo la representación legal, asumiendo la defensa ante los tribunales, orientando, asesorando a tantas mujeres", acotó.

Otras labores. La Casa de la Mujer también trabaja con el fortalecimiento ciudadano, que es la capacitación, entrega de información, debatir, el abrir espacios de debate, de deliberaciones de diferentes temas. Miriam menciona que en la actualidad "hemos abierto un tema de debate, con las actuales candidatas mujeres de las nuevas fuerza políticas. Más allá de los colores políticos, nos interesa capacitar a las mujeres para que tengan una participación efectivas y de calidad en la Asamblea Legislativa Plurinacional", comentó la directora del centro.

"También estamos trabajando, en todo lo que tiene que ver con los derechos sexuales, derechos reproductivos, de las niñas, adolescentes y mujeres, sobre todo evitando los embarazos no deseados. Es decir, como prevenimos, que niñas de 10 u 11 años no queden embarazadas. Una niña de esa edad que está embarazada es porque ha sido víctima de una violación sexual criminal, y que la 'hayan seducido', que le hayan dicho vas a ser mamá, eso nos parece tremendamente agresivo y violento a sus derechos, una niña de esa edad tiene derecho a seguir siendo una niña, y debe seguir yendo a la escuela, y nadie, ni el Estado, ni la iglesia, ni nadie en el mundo puede obligarla a dejar de ser niña y hacerse cargo de otro niño", concluyó.

Consultoría virtual para una mejor atención

La Casa de la Mujer, cuenta con una culsultoría virtual, la misma se encuentra en la página web del  centro (www.casadelamujer.org.bo). Ahí mismo se ve una ventanilla que dice 'consultoría en línea', donde las mujeres pueden ingresar a esta plataforma, crearse un usuario, (el cual es para mantener el anonimato de las mismas). El 80% de las personas que escribe sufren violencia dentro de su hogar y para pedir auxilio, tiene que ser también de manera privada para que el agresor no se de cuenta, y mediante el consultorio virtual se responden todos los mensajes, y según el caso, también se da una orientación. Además trabajan de manera coordinada con la Defensoría de la Niñez, la FELCV o la FELCC.

Pablo Peralta eldia@eldia.com.bo