Siguenos en:
Viernes
 14 de Agosto de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Dia 7/Revistas
Amazonía: atacada por la fiebre del oro
Dilema. Lo escandaloso sigue siendo Perú. La minería ilegal ha contaminado ríos y la pérdida de 50.000 hectáreas de bosque. En Bolivia, los ríos están invadidos de balsas
Domingo,  22 de Septiembre, 2019
Amazonia:-atacada-por-la-fiebre-del-oro
Ref. Fotografia: Bolivia. A diferencia de Perú, en el país, el río Madre de Dios esta intervenidas por ASOBAL.

En la Amazonía, el río suena y la selva gime. No porque piedras traen y menos por los avatares propios de la naturaleza; sino agravados por la fiebre del oro. El extenso río Madre de Dios, que cruza Perú y Bolivia hasta dar con el Madera, está inundada de balsas y maquinarias que, mediante la utilización del mercurio, hacen lo imposible por separar el metal precioso de los sedimentos bajo el agua. En el vecino país, como pudo establecer El Día, la situación es más crítica, la propia amazonía está impactada por la actividad minera ilegal del oro.    

Lo más preocupante, según expertos, que dicha práctica es totalmente rústica y artesanal, que con la utilización del mercurio deja una secuela interminable de contaminación de los afluentes  y la propia salubridad humana. Como siempre, los directos afectados y  los más damnificados son los pueblos indígenas o nativos del lugar, precisa el biólogo Eddy Peña de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA). 

"Son ilegales y en sumayoría pequeños mineros, que se aventuran con dos o tres motores y también otros hacen grandes invasiones, así a la mala", describe Peña.

Panorama de los países. En el lado de Bolivia, sobre la cuenca del Madre de Dios, la explotación del oro aluvial es  también elocuente. Las balsas están a la luz del día desplazadas en el río, entre Puerto Pérez de la Comunidad Tacana II (norte La Paz), pasando por el departamento de Pando, hasta llegar a Riberalta (Beni). En dicha actividad están inmeros incluso los mismos habitantes de los pueblos indígenas como sucede con los Tacana II, que sobrellevan su actividad de castañeros, también con el rescate,  de al menos de un gramo de oro en cada jornada. 

Para Teodocia Castellón, indígena Tacana y cooperativista de ASOBAL (Asociación de Balseros) del río de Madre de Dios, la contaminación de los ríos se han hecho desde muchos años atrás, sobre todo en el lado del Perú. "Ahora estamos tratando de reducir los efectos, con la utilización 'tachones'(fuentes), evitando soltar mercurio en el río y creando pozas en sitios especiales para depositar el mercurio, 100 metros lejos del río", confiesa.

En la misma línea, Benito Pereira, también cooperativista de ASOBAL e indígena Tacana, relata que él desde hace muchos años trabaja con 'Carancheras' y ahora posee una balsa de nueve metros de largo y por cinco de ancho. "Esta actividad es solo para el sustento de la familia, más aún cuando la producción ha bajado notoriamente. Cada 20 horas de trabajo apenas logramos entre dos a tres gramos, con una utilización de 40 litros de combustible promedio, de un motor chino", relata.

Al igual que Pereira y Castellón, otros dedicados a la minería aurífera, desconocen la magnitud de los efectos negativos mercurio. ASOBAL, una cooperativa reconocida por el Estado, aglutina a 400 balseros desplazados a lo largo del Madre de Dios. "Hace un mes hemos tenido un taller en Riberalta sobre el mercurio. Nos explicaron los peligros y los niveles actuales, nos dijeron que no estamos con niveles altos", señala Pereira.

Lo insalvable es en el Perú. Pero el problema es aún más elocuente en Perú. La actividad minera de oro ilegal  de La Pampa, ubicada en zona del area de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata, del departamento Madre de Dios, sigue siendo motivo de preocupación. 

El Día al visitar la zona nueva Arequipa de La Pampa, constató que la actividad entre legal e ilegal sigue imparable, con señales despiadada tala de bosque, alteración explícita de la vida natural de la selva y contaminación de los ríos, tanto que los habitantes de la zona están cohibidos de la pezca. "Es posible extraer peces de estos ríos, porque tienen un alto grado de mercurio. Todo lo que se consume es de piscigranjas, cuyo proyecto productivo se ha puesto en marcha", argumenta, Adela Sherly Ajahuana Aguirre, indígena Amahuaca de la comunidad Boca Pariamanu.

Según Juan Carlos Navarro, responsable de Caritas de la ciudad de Puerto Maldonado, detalla que inevitablemente para la explotación del oro aluvial se utiliza el mercurio, el mismo que data del año 2007. "Tenemos dos contextos, en la zona de amortiguamiento no se puede hacer actividad minera, en cambio en todo esto (La Pampa),  hay ilegales y otros que tienen derechos otorgados por el Estado", informa. 

Pero el otro hecho preocupante es la actividad aurífera ilegal en las entrañas de la selva, ahí al lado de  las riberas de otros afluentes del Madre de Dios como los ríos Inambari y por el otro lado Las Piedras y el propio río Tambopata. En todo ese ámbito, los gemidos de los motores no tienen atenuantes: es una muestra que lo más rico y biodiverso de la casi única reserva natural del mundo, como la Amazonía ha sido atacada por la explotación del oro 'aluvial', como citan los expertos.

Julio Cesar Rolin Pacaya, líder de la comunidad de Boca Pairamanu, relata que la presencia de mineros ilegales sucede casi por invitación de los mismos concesionarios de la producción de castaña como sucede en la zona de Leticia. En el sitio, las maquinarias y los desmontes, operan de manera invisibilizada al lado del río, cubierto por la cortina del bosque amazónico. "No podemos hacer nada, dado que la autoridad competente (referente a varias instancias de control del Estado), sencillamente brilla por su ausencia y si es que interviene, lo hace una vez y luego desaparece", denunció.

Rolín Pacaya, reafirma que para los pueblos indígenas y el medio ambiente es una amenaza muy seria. Peña, añade que ese contexto ha convertido a la actividad aurífera del departamento del Madre de Dios del Perú, en una amenaza al territorio, a los pueblos indígenas y sobre la salud. Al mismo tiempo, el auge del oro, en los últimos 20 años trajo consigo migración, asentamientos y problemas sociales y culturales como: sicariato, trata de personas, prostitución infantil, explotación sexual e inseguridad ciudadana.

"El Estado, en los últimos seis meses con esta gobierno, ha implementado una estrategia de erradicación de toda minería ilegal y en zonas no permitidas con la 'Operación Mercurio' que militarizó la zona. Sumado a ese plan de contingencia, el gobierno está acompañando con programas alternativos, para familias involucradas en esta actividad. La Pampa ha sido la parte más escandalosa del Perú, con pérdidas de 50 mil hectáreas de bosque. Soy optimista que eso cambie", finalizó.      

Lo que se evidencia en la zona del oro 

Impacto: Los primeros damnificados de la contaminación ambiental en los ríos son los pueblos indígenas que en su mayoría ignoran la magnitud del daño. Como ocurre en el río Boca Pairamanu del Perú, los niños, ante el incesante calor se bañan sin siquiera sospechar que sus aguas están marcadas por altos niveles de mercurio. 

Asentamientos: Uno de los asentamiento como efecto de la fiebre o auge del oro es La Pampa, cuya ubicación en la carretera interoceánica entre Cusco y Puerto Maldonado que se une con  la frenteriza población de Iñapari (Brasil y Bolivia), se evidencian varios asentamientos humanos, con urbanizaciones improvisadas.

Desmonte: La actividad minera, tiene alto impacto en la selva aún mejor conservada. Es notoria la desforestación y tala de arboles de bosques maderables y de castaña. En medio de la espesa forestación, como sucede en Boca Pairamanu sobre el río del mismo nombre y Las Piedras, se encuentran desplazadas maquinarias haciendo la actividad ilegal.

Punto de vista

César Ascorra Guanira
Director del centro de innovación científica amazónica

 

"El objetivo es parar con el uso del mercurio en el oro"

"La problemática de la explotación del oro aluvial es una realidad preocupante y el uso del mercurio también es un efecto letal. En ese contexto se ha creado en el Perú, aquí en el departamento de Madre de Dios de la ciudad de Puerto Maldonado, un centro de estudios que es CINCIA.

El centro de investigación fue creado en abril de 2016 por personas que buscamos erradicar la actividad aurifera ilegal en la zona, con dos objetivos: investigar en forma básica y aplicada soluciones a los impactos generados por la minería ilegal y luego buscar soluciones recuperando el área degradada y también viendo la afectación del mercurio.

Con estos dos pilares queremos poner a disposición de la gente en dos contextos la deforestación y en el problema del mercurio. Tenemos el experimento más grande de Sudamérica en 43 hectáreas de area de reforestación, previo cierre de minas. Los resultados son relevantes como 1.100 arboles por hectáreas. 

En el tema del mercurio, que es invisible, cuyo impacto es fuerte, donde más de la mitad de la población minera y habitantes de la zona, tienen los niveles más altos del mercurio. Todo como efecto del consumo de pescado extraído de los ríos donde operan la minería aurífera".

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día