Siguenos en:
Sábado
 20 de Julio de 2019
Dia 7
Tatuaje, un arte que está globalizado
Urbano. Hace 10 años, las únicas personas que apostaban por ponerse un tatuaje debían enfrentar una injusta discriminación. Ahora la situación ha cambiando en la capital y son cada vez más los que se tatúan.
Domingo,  5 de Mayo, 2019
Tatuaje,-un-arte-que-esta-globalizado

En Santa Cruz se está viviendo lo que viene a ser una globalización de este arte, explicó Will Román, profesional del tattoo (tatuaje) que tiene una vasta trayectoria en este importante campo, al referirse al fenómeno del tatuaje en la capital cruceña. El incremento de estudios de tattoo, de un promedio de 10 subió a más de 100, y el número de personas que buscan realizarse uno es prueba de que ahora existe una mayor aceptación del mismo. Román, que lleva más de 20 años en el rubro, contó que antes a la persona que se iba a realizar el tatuaje tenía que gustarle mucho el diseño que estaba buscando, además que debía enfrentar una "discriminación" solamente por el hecho de estar tatuado. "Venía gente y me decía: 'quiero hacerme un tatuaje de aquí a acá', y yo le preguntaba: ¿estás bien seguro? Porque te vas a tatuar las manos y si querés trabajar de cajero, por ejemplo, no te van a recibir porque vas a estar tatuado". Entonces antes, la gente rebelde, y que buscaba ir en contra del mundo, eran los que se tatuaban, explicó. También dijo que si hace 10 años, hacerse un tatuaje estaba mal visto, ser tatuador tampoco era muy alentador, e incluso había el rechazo de parte de la familia, pero eso ha cambiado. "Ahora, por ejemplo, por todo lo que he logrado; haciéndolo con corazón y alma, es que mi familia me respeta".

El crecimiento del movimiento en Santa Cruz 
Por su parte, Hassam Rabaj, otro artista del tattoo, comentó que efectivamente en los últimos años, se ha visto un incremento de tatuadores en la capital cruceña.

"La gente también tiene un mayor conocimiento sobre el tema y ya maneja mejor lo relacionado a los estilos de tatuaje y las normas de bioseguridad con las que deben contar los estudios", complementó.

Indicó que el ver a más personas tatuadas en las calles, ayuda a bajar el mal estigma que se tenía antes.

Personas que trabajan en bancos, así como también abogados y médicos, entre otros, forman parte de los clientes que pasan por el estudio en el que trabaja Rabaj. "Es una manera de normalizar a la persona que elige hacerse un tatuaje, porque eso no tiene nada que ver con su capacidad humana o profesional, sino que es una elección que cualquiera puede tomar".

También dijo que el tatuaje, hace bastante tiempo, se ha vuelto un objeto de consumo en Santa Cruz de la Sierra. Esto por diversos motivos; como el decorar el cuerpo u homenajear a los familiares, por ejemplo.  

Con referencia al trabajo que realizan los tatuadores, Román también ve una evolución en este campo, porque la temática de los diseños eran muy diferentes a lo que se ve en la actualidad. Antes, continuó, el hacerse un tatuaje significaba colocarse un símbolo sin necesidad de tener un contexto tan artístico, "tenía más relación con lo que vienen a ser las subculturas".

También contó que existen sitios y estudios que ofrecen cursos para ser tatuadores, incluso indicando que esto como profesión puede dar un alto ingreso económico. 

Esto, dijo Román, puede ser algo engañoso porque la verdadera visión del tatuaje es la de decorar el cuerpo haciendo una empatía con "tu público", expresó.

Lo barato puede costar caro 
Una de las problemáticas que han visto los tatuadores tradicionales en la capital cruceña, con referencia al incremento de negocios que se dedican al rubro, es que algunos realizan el trabajo con un fin mercantilista.

Román indicó que se ha intentado, con estos nuevos locales, que exista una conciencia relacionada con lo que es la salud y el arte. "Yo estuve, por lo menos dos años, viendo como se tatuaba para poder entender la lógica de ser tatuador. Ahora, viene alguien con 5.000 dólares, por ejemplo, y dice: 'compramos esto y ponemos lo otro, y la gente viene y se tatúa; 50% para mí y 50 para el tatuador'. Pero ese estudio no tiene alma".

Añadió que el tatuaje es lo más íntimo que hay entre una persona y la moda, por ello si es que existe el interés por tatuarse, el interesado tiene que estar convencido de que el tatuador ha aprendido de oficio y lo hace con experiencia. Y no como otros, añadió, que hacen la diferencia con precios rebajados, "entonces ahora la gente se fija en eso y no como antes, que a uno lo escogían por ser un artista", complementó.

Rabaj, por su parte, ve con cautela el incremento de nuevos tatuadores y estudios, no porque esté relacionado al tema del mercado y la competencia en el rubro, sino más bien por un tema de salud pública y la capacidad profesional y artística que puedan tener. 

"Entonces vemos como consecuencia que se realizan malos tatuajes, que el resultado no tiene calidad estética y que las personas corren riesgo en la salud, si es que van a tatuarse a cualquier estudio que no cuente con las condiciones de salubridad", destacó el experto.

Recordó que hacerse un tatuaje, por ejemplo, no es como ir a comprarse un par de zapatillas o un televisor, sino que viene a ser una intervención quirúrgica en el cuerpo. 

También dijo que debido a estas consecuencias, por un mal tatuaje, ha hecho que este mercado se devalúe. Agregó, por ejemplo, que él ha arreglado varios tatuajes que han sido realizados erróneamente, "vienen casi a diario y por ello a mí me gustaría prevenir todo eso".

Un tattoo puede dar pie a dos o hasta tres tattoos
¿El tatuaje es adictivo?, pese a que no existen estudios que respondan a esta pregunta, los tatuadores tradicionales en Santa Cruz de la Sierra dijeron que la mayoría de las personas que se hace un tatuaje, por primera vez, vuelve por un segundo y así sucesivamente.

Por ejemplo; Will Román contó que cuando uno se hace un tatuaje, a esa persona le parece que lo que se hizo no fue suficiente. "En el mundo del tatuaje, algunos expertos hacen proyectos para distintas zonas del cuerpo, como los brazos, espalda y otros", destacó.

En tanto Hassam Rabaj, refiriéndose a este punto, dijo que lo que a uno le gusta, lo repite. Entonces muchas personas, añadió, pasan de no tener tatuajes a poseer más de uno, "porque ya has dado un gran paso; atravesando esa barrera", dijo el especialista.

Por otro lado; la Convención Internacional de Tattoo - Santa Cruz, que el año pasado cumplió su sexta versión, ha ayudado a que se dé a conocer el movimiento.

Román, uno de los impulsores del evento, dijo que desde hace más de 10 años se comenzó con eventos pequeños y charlas, hasta que en 2012 se animaron a realizar el encuentro, donde participaron varios artistas.

"Vemos que el movimiento del tatuaje, en Santa Cruz, tiene arrastre, entonces eso nos ha permitido, que la gente en vez de hacerse solamente un tatuaje, se anime a realizarse una pieza (tatuaje en una gran zona del cuerpo)".

Rabaj, en tanto, también ve con buenos ojos la realización, en forma anual, de la Convención porque se crean vinculos con tatuadores de otros países, "de esa manera la comunidad local de tatuadores se complementa y la sociedad cruceña se educa porque va aprendiendo sobre el oficio del tatuaje".

Un fenómeno social 
Hoy en día, para el sociólogo Osvaldo Peñafiel, como muchas cosas relacionadas con la globalización, el tatuaje se ha vuelto una moda, porque inclusive deportistas y modelos, de renombre, se han colocado por lo menos uno. "Se ha vuelto un producto cultural, relacionado tanto con los adultos como los jóvenes. También se lo puede ver como algo que ha sido superficializado", complementó el analista.

Recordó, además, acerca de la higiene y los peligros que puede traer un mal tatuaje y por ello está de acuerdo con incrementar lo relacionado con la seguridad.

57 Tatuajes
Se le encontró  a una momia en 1991. Esta estaba dentro de un glaciar.

2008 Año
En el cual la plataforma de la Convención comenzó a trabajar.

 

Acerca del autor:
Juan-Carlos-Fortun-Villagomez
Juan Carlos Fortun Villagomez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día