Siguenos en:
Martes
 19 de Noviembre de 2019
El dia te recomienda
En el Barrio Bermúdez
Profesor muere al quedar atrapado en un pozo ciego
Complicado. El grupo Funsar lo rescató después de cinco horas de permanecer en el pozo donde cayó y fue sepultado por la tierra.
Lunes,  12 de Marzo, 2012
Profesor-muere-al-quedar-atrapado-en-un-pozo-ciego
Ref. Fotografia: SAR. El grupo de rescate cuando encontró el cuerpo tras largas horas de trabajo.

Cada fin de semana, Alfredo Rubén Acho Castro (31), natural de Potosí se trasladaba desde Cuatro Cañadas hasta el barrio Bermudez, zona de la Radial 17 1/2 y octavo anillo, para ayudar a su hermana en la construcción de su vivienda. Pero el infortunio lo acompañó el sábado cuando encontró la muerte al caer a un pozo ciego y desmoronarse la tierra sobre su humanidad, quedando enterrado.

El informe del Modulo Policial indica que Victoria Acho Castro, llegó a las 17.10 del sábado a pedir ayuda porque su hermano había sufrido un accidente, y quedó enterrado en la profundidad de un pozo ciego que estaban construyendo en su casa, ubicada en el barrio Bermudez.

Tragedia. Acho, según relataron los vecinos, se encontraba trabajando en la construcción de su hermana, cuando al momento de pasar por donde se halla el pozo ciego de aproximadamente 2,5 metros de profundidad, resbaló porque la humedad deslizó la tierra y cayó hasta el fondo y sobre él la tierra de las paredes del pozo.

"Cuando cayó llamamos de inmediato a la Policía y a las ambulancias, al Sisme, a los bomberos y no llegaban, pero nosotros ayudamos a cavar para poder sacarlo,  pero fue imposible", dijo Martha Paco, la vecina del frente de la casa de los Acho.

Otra vecina que prefirió no dar su nombre, indicó que "si el grupo Sar hubiera llegado a tiempo, tal vez se habría salvado, pero llegaron después de una hora y media", reclamó, a tiempo de indicar que primero llegó la Policía, pero ninguno hizo nada, "solo miraban y decían que no podían hacer nada, y la ambulancia que llegó no tenía ni oxígeno", manifestó.

Su última morada. Los restos del infortunado hombre fueron traladados hasta Cuatro Cañadas, donde residía junto a su familia.