Siguenos en:
Martes
 21 de Mayo de 2019
El dia te recomienda
Economía en línea
Recursos Naturales: una vez más ¿maldición o bendición?
Domingo,  12 de Junio, 2011

Comienzo con una pregunta directo a la yugular: ¿Estamos manejando adecuadamente la bonanza económica que se origina en el aumento extraordinario de los ingresos por la exportación de nuestros recursos naturales?

Esta fue una de las interrogantes que guió una interesante Conferencia en la que par ticipé en Johannesburgo en Sudáfrica: “Managing Natural Resource Wealth: Sharing of South – South Experiences”. El evento estuvo organizado por el Banco Mundial. Como referencia también ver el libro: “Los Recursos Naturales en América Latina y el Caribe. ¿Más allá de bonanzas y crisis?”, de E. Sinnott, J. Nash y A. De la Torre.

La pregunta con la que comienza el artículo es antigua en América Latina y vuelve al debate toda vez que se da un boom en los precios de las materias primas en el mercado internacional, pero para África el tema de la dependencia es relativamente nuevo, aunque muy relevante, dado que la próxima década será el continente con más dinamismo los sectores de recursos naturales.

La economía boliviana a lo largo de toda su historia ha dependido de la explotación de los recursos naturales. Tuvimos el ciclo de la plata, el estaño y el gas natural. A futuro podría iniciarse el ciclo del litio.

A estas alturas de la historia, los bolivianos deberíamos ser expertos en cómo convertir la riqueza de los recursos naturales en crecimiento económico sostenible, empleo y bienestar social. Lamentablemente, este no es el caso. África debería verse en el espejo de Bolivia, y elaborar un compendio de las cosas que no habría que hacer en materia de manejo de recursos naturales.

Pero no todo está perdido, desde el 2005, se abrió una nueva ventana de oportunidad para los países exportadores de recursos naturales, como Bolivia. Volvió otra vieja pregunta. ¿estamos frente a una maldición o bendición de los minerales?

El boom de los precios de la materias primas en el mercado internacional no será eterno, esto lo saben todos los políticos pero nunca lo reconocen. Más temprano que tarde los precios tenderán a la baja, así lo confirma la historia del capitalismo contemporáneo. Los precios de las commodities suben y bajan y esta volatilidad se transmite a los ingresos del gobierno y a toda la economía. Este es un hecho conocido y medido. Uno de los mecanismos para anular la volatilidad no está en los libros de economía, sino en la Biblia. El Antiguo Testamento, capítulo 41 del Génesis, sugiere ahorrar en los años de abundancia, en el período de las vacas gordas, para sobrevivir para los años de escasez y de hambre; es decir, la etapa de las vacas flacas. Creo no equivocarme en afirmar que José fue el primer macroeconomista en proponer un fondo de estabilización para una economía que dependía de recursos naturales. De una manera más técnica, reglas fiscales claras para el manejo  de los ingresos extraordinarios y la creación de fondos de estabilización macroeconómicas.  Chile es el mejor ejemplo en el manejo de los ciclos de los precios de las materias primas.

Otro problema que surge cuando la economía depende demasiado de los recursos naturales es la enfermedad holandesa, dolencia económica que se manifiesta a través de la apreciación el tipo de cambio real debido al exceso de dólares y aumento de los precios de los no transables. Piense en lo caros que están bienes inmuebles en Bolivia. Resultado: sobre-concentración de la economía en la producción de recursos naturales, desindustrialización local por la competencia de las importaciones baratas, o en casos como el boliviano, inhibición la diversificación productiva. Al final del espejismo cambiario se tiene crecimiento sin creación de riqueza. En nuestro caso, un día el gas se hace gas y nos quedamos con una mano adelante y otra atrás. ¿Cómo evitar esta enfermedad? La vacuna es conocida: Agresivas políticas industriales y de desarrollo productivo. Creación un fondo desarrollo, con las ganancias extraordinarias provenientes de la explotación y exportación de los recursos naturales, para apoyar al sector público y privado. Además tomar acciones que lleven a la reducción de costos, vía aumento de la productividad, de todos los sectores de la economía. Nada del otro mundo, el problema es tener la voluntad política para hacerlo.

Economías que registran una fuerte dependencia de la explotación de recursos naturales también carecen de instituciones para mediar los conflictos que se dan sobre la gestión de estos recursos. Además, tienden a generar comportamientos rentistas tanto en la sociedad y como en el gobierno. Este último tiende a embarcarse en prácticas clientelistas y acciones populistas. Bolivia no es ajena a este diagnóstico, que se presenta también en varios países de África y América Latina. ¿Cómo evitar este comportamiento? Más democracia, participación social institucionalizada de la sociedad civil organizada en el proceso decisorio sobre el destino de los ingresos de los recursos naturales e incentivos para desarrollar el talento creativo y emprendedor de los actores productivos con el apoyo del Estado. Estas ideas están hace rato en la mesa del debate. Nuevamente, el desafío es implementarlas.

Otro elemento clave de un manejo de la economía de los recursos naturales es la protección y sostenibilidad del medio ambiente. Al respecto reglas claras para las empresa estatales y transnacionales y una sociedad activa con Estado fuerte. La recomendación también es conocida pero no existe la fortaleza institucional para llevarla adelante. En Bolivia se conoce muy bien sobre los problemas y desafíos que enfrenta las economías basadas en recursos naturales. Pero hemos hecho muy poco para que este sector se convierta en una bendición y no en una maldición.

Acerca del autor:
Gonzalo-Chavez-
Gonzalo Chavez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día