Siguenos en:
Lunes
 12 de Noviembre de 2018
El dia te recomienda
La locura de Februarius
El tacú de papel
Martes,  22  de Febrero, 2011

Dicen las voces del pueblo que de poetas y locos, todos tenemos un poco. La locura, sin embargo, es algo permanente, y los médicos gustan ponerles nombres que solo ellos entienden. La poesía, por su parte, es un canto a la locura que nos provocan las cosas. Pero cosa rara debe ser que nos comenten que los dioses se ponen locos. ¡Líbrenos el destino de tales desvaríos! Más los que saben nos han señalado que Februarius no es un dios sino el nombre de un mes calificado de loco y no poco. Hasta su nombre nos lleva a caminos confusos. Se afirma que significa purificación, la expiación de los pecados.
 No debe extrañar por ello que Febrero que asocie con las fiestas de la Purificación de la Señora de la Candelaria, en el mundo católico, y que digan que es el mes de los dioses de la lluvia, locos como el mes de su nombre. Tláloc es la lluvia para los aztecas y no su dios, pero los hay como Chaac, dios maya; Paryania,  de los hindúes; Seth, egipcio; Heimdall, nórdico; Chuquilla, antiguo Perú; Ino, iroqués; Iskur, mesopotámico; Anansi, de África Occidental y el Caribe; Freyr, nórdico; Júpiter, romano; Mari, celta. Pero lo cierto es que en febrero loco ningún día se parece a otro. Se dice que sin lluvia de febrero no hay ni buen pan ni buen centeno, porque el agua de febrero llena el granero.
 Las fiestas de la Purificación, que los romanos llamaban las Lupercales, se acompañan de lluvia, unos días más y otros menos, de tal manera que el sol de febrero tan escaso, saca al lagarto de su agujero y al oso de su osero. La locura de febrero pone tristes y alegres a los campesinos, porque si florece antes de tiempo no sirve, porque flor de febrero no ve el frutero. Con todo, se afirma que febrero es el mes dedicado a la limpieza general del año. En este mes se realiza la poda de los árboles, se limpian a fondo los establos y los campos.  Hay mucho de ritual en ello y profundo significado, porque se piensa en la purificación de las cosas y luego, luego que todo sea fiestas.
 Las fiestas de las Lupercales se celebraban con el nombre de ambarvalias. Una procesión se denominaba Februatus Dies o el día de febrero. Tanto lío por un mes loco, que enero a su lado es poco. Más no cabe duda que bienvenida sea esta locura. Hemos fundado Santa Cruz de la Sierra en febrero y tenemos la fiesta de San Valentín, que dicen que es de los enamorados, aun cuando siempre se había celebrado este día el 21 de septiembre. Por eso algunos se ponen a llorar, porque cuando ya tenían las respuestas, les cambiaron las preguntas. En febrero comenzamos a perder nuestro Litoral y recién en marzo nos dimos cuenta, cuando la Guerra estaba en su apogeo.
 En plena época de riesgo de dengue y malaria, febrero se pone a llover. Si es para volverse loco, como el mes que transcurre. Se suman los curichales, los pozos de las calles y los patios anegados de las casas. Pero es febrero, el mes de la purificación y de la limpieza, y ya es hora que la Alcaldía limpie los canales de drenaje para que funcionen bien. Los vecinos deben asumir su responsabilidad de la limpieza de sus hogares, evitando la proliferación de criaderos de mosquitos. Los ciudadanos deberían tener un poco de sangre en la cara para evitar arrojar basura en plena vía pública y le harían un tremendo favor a la ciudad, tan urgida de una purificación y mejor limpieza.

Acerca del autor:
Fernando-Luis--Arancibia-Ulloa-
Fernando Luis Arancibia Ulloa
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día