Siguenos en:
Viernes
 18 de Octubre de 2019
El dia te recomienda
El método científico para encontrar la felicidad
Jueves,  28 de Marzo, 2019
El-metodo-cientifico-para-encontrar-la-felicidad

La búsqueda de la felicidad es una recurrente y constante ocupación del hombre desde el inicio de su historia, cada comunidad o individuo emprende este viaje de la manera que mejor entiende este fenómeno.

Maneras de vivir la felicidad. Para algunos, la felicidad habita en el interior y solo puede ser provocada por uno mismo, para otros está en la equilibrada relación del sujeto con la naturaleza, otros la asocian con hechos placenteros o momentos compartidos con sus seres más cercanos, hay para quienes la felicidad es el sufrimiento ajeno. Lo cierto es que ninguna definición consigue que la totalidad de las personas la tome como propia y absoluta, hay muchas maneras de sentir o vivir la felicidad, entonces habrá muchas formas de buscarla. La ciencia, según su definición, es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente. El método científico es la manera de llegar, mediante la observación y experimentación sistematizada a una conclusión o validación por inducción o deducción una hipótesis. Las etapas del método científico son: definición del problema, formulación de hipótesis, recogida y análisis de datos, confirmación o rechazo de hipótesis, resultados y conclusiones.

Entre la necesidad y la apatía. Entonces, ¿será posible que la felicidad pueda encontrarse con este método?, ¿es cierto que lo más importante y de mayor valor para el hombre es el conocimiento formal de todos los fenómenos?, ¿es la felicidad un estado al que se llega siguiendo unas etapas definibles y comprobables? Creo que la ciencia se abre cada vez más a otros espectros de posibilidades, donde no todo es absoluto y rígido, por el contrario, el movimiento y transformación constante de los elementos sobre la tierra, de la energía y por qué no, de los propios valores y formas de ver, han ido cambiando. Por esto, el ejercicio de buscar la felicidad es muy complejo ya que algunos se detienen en el primer paso, en definir que necesitan encontrar la felicidad y no saltan al siguiente, no se formulan los supuestos para llegar a ella y se pasan la vida caminando entre la necesidad y la apatía.

Muchas maneras de vivirla. Séneca decía que la felicidad vivía dentro de uno mismo, asimismo afirmaba Kant diciendo que el destino no tenía intervención alguna, en cambio Ortega y Gasset sostenía que estaba ahí en el oficio del hombre. Algunos salen a buscarla, otros hacen un acto introspectivo para encontrarla y también hay quienes prefieren gastar el tiempo diciendo que no la tienen. Dado que hay tantas maneras de definirla, hay muchas maneras de vivirla, de encontrarse con ella o de descubrirla. Podríamos escribir cada uno un método personal de pasos obligatorios para no perderla de vista y que sea de alguna manera nuestro plan de vuelo constante, un protocolo ineludible para preservar la cordura y no vivir haciendo hipótesis y enfocarnos no solo en los resultados si no más bien en este proceso. Algo así como decía Buda, la felicidad es el camino. 

Vivir en un estado feliz. En este momento, donde se ha perdido la calma, donde los procesos no tienen tanta importancia porque es mejor pasar al siguiente paso inmediatamente sin reflexionar ni un poco, la conquista de la felicidad se ha convertido en otro producto de consumo que poco tiene que ver con caminos personales. Creo que no existe un método único e infalible, ni una fórmula rígida, pero sí creo que es necesario recordar diariamente que podemos establecer espacios, situaciones, redes, encuentros para vivir en un estado feliz, podemos transitar estos pasos convenidos personalmente para vivir en armonía que tanta falta nos hace.

Roxana Hartmann Artista visual