Siguenos en:
Martes
 20 de Noviembre de 2018
El dia te recomienda
?buena esposa y buena madre?
?Es usted una buena esposa?. H?gase esa singular pregunta. En otra faceta de la mujer, la maternidad, la psic?loga Mar?a P?a Santelices se?ala que ?no existe la buena madre, sino las buenas habilidades maternas?.
Jueves,  10  de Diciembre, 2009
?buena-esposa--y-buena-madre?

La pregunta parece fuera de los tiempos. En pleno siglo XXI, cuestionar a una mujer bajo los parámetros de la década de los ‘50 puede resultar un acto machista que pocos están dispuestos a soportar. Pero la realidad de los divorcios y las nuevas figuras de esposas que se presentan hoy en día hacen necesario que las mujeres casadas se hagan la preguntan.
Así lo estimó el Times Online (The Sunday Times), quien estimuló a sus lectores a analizar su situación ¿En 2009, quiere una mujer ser buena en su trabajo, buena madre, buen amiga, buena hija, buena para su edad, buena en la cama, pero, por sobre todo, una buena esposa?
El tema es algo que se cuestionan mucho en el mundo al ver la imagen de Michelle Obama, quien pareciera que ha logrado el justo equilibrio entre ser buena esposa y no perder por ello su identidad o individualidad.
En medio de estas divagaciones, Times Online trae a colación la reflexión de una joven ejecutiva de treinta años que afirma: “No me digan que tengo que ser una buena esposa, pero tampoco quiero convertirme en una divorciada”. A lo que sumó el comentario de una joven casada que vio cerca la señal del divorcio y señaló: “yo no sé que es ser una buena esposa, pero tampoco sabía que era ser esposa”.
Es más, plantea que en un mundo liberal, donde las mujeres han entrado a la cancha para defender sus derechos y los hombres han caído notablemente en la escala de las prioridades es mejor repensar la estrategia y cambiarla: hay que dar más besos y hacer menos críticas.
De ahí que la recomendación de los expertos sea poner atención a ciertos puntos vitales:
priorice a su marido
Haga de él una prioridad. Incluso en las mujeres que no son feministas, en estos tiempos los hombres ocupan el últimos lugar de la tabla de prioridades, después de nuestro desarrollo personal, nuestro físico y los niños. Los expertos nos recuerdan que cuando uno desatiende al marido, arriesga su matrimonio, pone en riesgo también a los hijos, así que será mejor cambiar el orden en la lista.

esté siempre lista
Ten sexo (con él): los especialistas apuntan a que las mujeres están locas si creen que el sexo puede caer a los últimos lugares de las preocupaciones y que ellos pueden sobrevivir sin relaciones físicas. Nos hacen ver que es mejor que pasemos listas a nuestras razones, especialmente cuando decimos que estamos cansadas, pero tenemos fuerza para hacer Pilates o yoga.

guÁrsede el resentimiento
Tiene que ver con el hecho de que sentimos estar muy lejos de nuestras expectativas. Pero el tema de fondo se puede resumir en una sola frase: así como uno se cuestiona ¿por qué me casé con él?, la contraparte también se hace la misma pregunta que sería bueno tener presente ¿por qué él se casó conmigo?.

sea buena y dele apoyo
Los especialistas señalan que la amabilidad y el soporte son dos factores cruciales en la felicidad a largo plazo, en cambio, el desprecio, el estar a la defensiva y la crítica permanente son tres destructores garantizados.
La mejor recomendación: “No paren de besarse. La boca es el portal emocional, la conexión entre la emoción y el sexo. Es bastante simple”.

hay habilidades maternas
Freud y el psicoanálisis son, en parte, responsables de que las mujeres se sientan culpables respecto del cuidado y atención de sus hijos, porque su teoría apunta a que los traspiés que una persona tendrá en su vida tienen su origen en la relación que tuvo con la progenitora.
Nuevos estudios apuntan a la ‘psiquis familiar’; es decir, el entorno donde el pequeño se desenvuelve y pasa del esquema de la díada a la tríada, donde el padre es copartícipe.
También resulta liberadora la corriente que postula ser una madre suficientemente buena y no una madre ideal, en donde la progenitora tiene errores y aciertos en la relación con su hijo y éste aprende de los primeros.
María Pía Santelices, psicóloga docente de la Universidad Católica de Chile y doctora en psicología de la Universidad de Lyon, se ha especializado en el tema de apego seguro, aquel que se construye en los primeros 3 años de vida, consciente de lo fundamental que resulta éste para el desarrollo futuro de una persona.
“No existe la buena madre, existen las buenas habilidades maternas” afirma de entrada.
Y aclara: “hay competencias maternas que son necesarias para los niños, pero no todas las tiene que ejercer la mamá. Se ha descrito que la sensibilidad materna o respuesta sensible es la habilidad central que debieran tener todos los adultos que cuidan al niño. En vez de pensar que hay buenas madres y malas madres, se debe pensar que hay competencias y habilidades que uno puede desarrollar, que son necesarias y que en conjunto, todos los adultos debieran entregar para enriquecer la experiencia del niño”.

¿Ser buena madre genera culpa a la mujer?
Sí, y la culpa paraliza, bloquea, no ayuda en absolutamente nada y al contrario, sobre exige y lleva a una conducta de control sobre el niño, porque tú quieres lograr un actuar que se vea, para demostrar que eres buena madre. Esto te lleva más al estrés que a un vínculo seguro y fluido desde el punto de vista afectivo.

¿Esta corriente es absolutista?
Sí, y hay que descartarlo. El niño nace con una capacidad de apego extraordinaria, nace programado para el vínculo y se vincula con el adulto que tenga al frente. Esa es su misión, porque desde un punto de vista evolutivo y de sobrevivencia, ese es su mandato biológico.

El mandato biológico también apunta a que la madre se prepara 9 meses para ese rol...
En parte sí, pero también el padre y todas las personas que rodean a la embarazada. La biología del apego señala que las hormonas que se secretan no sólo se ven en la madre, sino también en el padre, que se prepara para recibir a su hijo. Es verdad que en las madres es más fuerte, pero no hay que olvidar que después del parto ellas quedan muy cansadas y es importante que hayan más figuras de apego para el niño.

¿Cuáles son las desventajas de dejar el apego sólo en manos de la madre?
Es demasiada carga afectiva y de trabajo, un niño requiere mucha energía. En lo afectivo, hace que la madre cumpla todas las funciones y se va a sentir sobre exigida y por eso, es muy favorable que se complementen en los cuidados con el padre u otro adulto.

¿Dejarlo sólo con la madre es una desventaja si ella fallece o tiene depresión post parto?
Obviamente, eso restringe las capacidades vinculares que va a tener el niño. Pero no hay que ser absolutista, porque todo depende del contexto familiar; si la madre tiene depresión post parto y sigue un tratamiento, el padre puede compensar las carencias, o una abuela y el niño no va a tener ninguna secuela, se ha probado. El niño que tiene secuela es aquel que no tiene otras fuentes de apego aparte de esa madre con depresión post parto que no está tratada.

¿Cuáles son las ventajas para un niño al contar con varias fuentes de apego?
Las funciones de apego son dos: explorar el mundo y la seguridad y para eso necesita lograr un equilibrio. El niño puede ser explorador, pero cuando necesita algo o tiene algún grado de estrés, recurre a la base segura. Si un niño tiene padre y madre, se da que, generalmente, la madre otorga seguridad y el padre, sentido explorador, o se complementan estas dos funciones en ambos padres. Si tiene esas dos cosas, el niño se siente cómodo porque puede hacer juegos para desarrollar su mundo cognitivo y motriz y tiene un espacio interno para lo afectivo. Si una mujer está sola tiene que hacer esas dos cosas. Esto se puede, muchas mujeres cuidan solas a sus hijos y son súper “woman”, pero es cansador.

¿Con varios cuidadores, el niño se desorienta?
No, al contrario, se beneficia. Pero estamos hablando de un número restringido, no pueden ser demasiados. Lo conveniente es de 2 a 5 para tener figuras de apego; el resto es para tener vínculos sociales que son muy sanos para los niños, porque aprenden a relacionarse en forma adaptada al mundo y sabemos que eso genera habilidades sociales, autoestima, autonomía. Las figuras de apegos son distintas, porque a ellas recurren en caso de necesidad y los niños eligen, de alguna manera, cuál es el adulto que es más competente para sentirse más seguro.

la relación con la niñera
El niño busca a veces a la niñera antes que a la madre cuando necesita sentirse seguro. María Pía dice que la madre debiera preocuparse de por qué se da ese hecho, pero que lo importante es que el pequeño tenga la figura de apego. Dice que es conveniente que la nana no sea la que cumpla ese rol, porque la figura de apego debe ser estable y ella, parte y genera una separación que va a provocar un duelo difícil de elaborar por el niño.

¿Las guarderías generan apego?
Estamos investigando eso, porque lo que más importa ahí es la calidad en la relación que se da entre el niño y el personal educativo. Lo óptimo es que los niños no entren a una sala cuna muy pequeños, en lo posible no antes del año y para eso, se necesita que el post natal no sea tan breve. La realidad dice que esto no es así y además, hay que tomar en cuenta factores como los de riesgo dentro de una familia. Cuando en una familia se viven situaciones de violencia, drogadicción o alcoholismo, el niño está mucho mejor en la guardería. Los niños están mejor donde los adultos son más sensibles con él.

¿Un niño que construye mal su apego tiene problemas en su adolescencia y adultez?
La forma como uno aprender a relacionarse, determina de alguna manera las relaciones futuras de la adultez, pero eso no significa que sea lineal. Hay una cierta continuidad, pero según las experiencias de vida que se tenga, existe la posibilidad de reelaborar las relaciones y cambiarlas y eso siempre se puede. Cada encuentro interpersonal de calidad afectiva es una oportunidad para generar otro tipo de relación. Toda la vida se puede reparar.

¿Qué tan importante para la generación de apego seguro es el tiempo presente de la madre?
Se dice que es mejor la calidad que la cantidad, pero se requiere cierta cantidad. Para generar sensibilidad hay que observar al niño, reconocer sus señales y eso implica tiempo de calidad e interacción. Hay investigaciones que ven a mujeres trabajan todo el día y le dedican el final del día y los fines de semana, y los niños no tienen problema. Si el vínculo es de calidad, queda intacto.

¿Si la madre trabaja, el niño genera mayor apego con la persona que lo cuida?
No, el niño no se confunde, sabe cuáles son sus figuras de apego primaria y quienes son los secundarios. Esto, obvio, cuando hay un apego sano. No se confunde porque el niño tiene historia, tiene nueve meses de gestación, tiene un parto de por medio y los primeros meses de vinculación, que son muy importantes.

La culpa bloquea, no ayuda, sobre exige, porque la mujer quiere actuar como buena madre y que se vea.

Para generar sensibilidad hay que observar al niño, reconocer sus señales y eso implica tiempo e interacción.
 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día