Siguenos en:
Miércoles
 12 de Diciembre de 2018
El dia te recomienda
Editorial
Para tener en cuenta
Domingo,  27  de Diciembre, 2015

Hace pocos días se registró un sismo que alcanzó la magnitud de 4,5 grados de la escala Richter, en la comunidad El Salao, del municipio de El Torno. El fenómeno telúrico ha provocado el justificado temor entre las ochenta familias que viven en la zona, porque aparte de los daños que el sismo ha provocado en las viviendas, la intensidad y las réplicas han creado desasosiego y desconcierto. Conviene destacar que el sismo ha tenido lugar a escasos 14 kilómetros del centro de la ciudad. De hecho, en algunos edificios hubo desocupación inmediata ante posibles daños. Sin embargo, todo parece haber pasado casi desapercibido entre la población ante el  escaso impacto mediático.
 
Quizás la cercanía de las fiestas navideñas pudo haber influido en ello, al haberse constituido en un factor de distracción en grado extremo para que tenga la repercusión que ese fenómeno merece. El auxilio prestado a los pobladores afectados por parte de las autoridades si bien ha sido efectivo, ha tenido sus bemoles en la presteza, lo que indica de manera clara que la ciudad de Santa Cruz de la Sierra no está preparada para este tipo de desastres, y quizás para otros de distinta naturaleza, tampoco. Cuando se habla de preparación se toma en cuenta la infraestructura adecuada -edificios y viviendas, entre otros- para resistir los embates. También faltan los recursos de auxilio.
 
En otras palabras, un sismo de proporciones medianas causaría grandes daños en la infraestructura física de ciudad y, con seguridad, lamentables saldos en materia de vidas humanas. En tal caso, los servicios de auxilio disponibles tanto para el rescate oportuno de las víctimas -recordemos el caso del edificio Málaga- resultarían insuficientes e inadecuados, mientras que el sistema de salud se resentiría en extremo. Para colmo de males, el desorden imperante en el tráfico vehicular y el caos que reina en los centros masivos y populares de expendio de productos dificultarían no solo la acción de los bomberos en caso de incendios y el tránsito de ambulancias para cumplir con su tarea.
 
Lo acontecido en El Salao debe servir de lección para tomar medidas preventivas hasta donde sea posible. Por ejemplo, el Colegio de Arquitectos y el de Ingenieros podrían pronunciarse al respecto, sugiriendo modelos de viviendas, puentes, edificios antisísmicos, además de discurrir acerca de las zonas de mayor riesgo, que a todos nos interesa. De igual manera, su participación en las comisiones técnicas de control de construcciones urbanas resulta decisiva junto a los técnicos y expertos ediles, no solo en lo que concierne al cumplimiento de normas, sino también en lo que respecta a la sugerencia de prevención de daños frente a desastres como los sismos en las escuelas.
 
Conviene recordar que el paso de Santa Cruz de la Sierra, de una precaria e incipiente zona urbana a una densamente poblada y nutrida de una cantidad enorme de edificios ha sido prácticamente sin planificación estratégica, salvo el Plan Techint, y éste quedó rápidamente desfasado en los años ochenta. Ello significa que de alguna manera no se han tomado medidas previsoras para encarar desastres naturales. No debe olvidarse la riada del Piraí, que hizo desaparecer el antiguo Jardín Botánico y estuvo a punto de causar una tragedia en barrios residenciales. Hace falta poco esfuerzo de imaginación para pensar en lo que ocurriría si el epicentro de un sismo afecta el corazón de la ciudad.

En su momento la riada del Piraí hizo desaparecer el antiguo Jardín Botánico y estuvo a punto de causar una tragedia en barrios residenciales. Imaginemos lo que ocurriría si el epicentro de un sismo llega a afectar el corazón de la ciudad.

 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día