Siguenos en:
Viernes
 18 de Octubre de 2019
El dia te recomienda
Barlamentos
Cómo funciona el mundo
Viernes,  28 de Agosto, 2015

No es que se acaben las saetas al gobierno, que hoy son tomatazos que las más de las veces ni importan a un futbolista al que le calzan los ‘cachos’ y le atan las trenzas –‘huatos’ dicen por acá. ¡Qué le vas a hacer, así funciona el país!, me consolé, luego de anoticiarme del endiosamiento de la dupla Morales-García en lo que en el palabrerío al que es tan afecto el Vice, ya no es reelección, sino re-postulación, a otros cinco años del ‘gobierno del cambio’. Relevo de rateros fue y es, más aún al enterarme del buraco fétido de originarias y originarios (me atengo a redundancia común, que no reduce el índice de feminicidios) del Fondo Indígena (Fondioc).

No había sido solo el país, sino todo el mundo. Al respecto, me intrigaba la promoción de un nuevo programa del National Geographic Channel, que antes era revista con hermosas fotos tratando aspectos de la realidad del planeta, sus gentes y sus costumbres. Hoy, quizá bajo ribete más “corporativo”, es ‘Nat Geo’ y maneja media docena de canales en el servicio de cable al que suscribo. Inducía a curiosidad el avisito, que comparaba cual si fueran rascacielos, los ingresos económicos de todas las actividades ilícitas bajo el ribete de ‘Crimen Inc.’ El rascacielos de tal construcción superaba la suma de los edificios más altos del planeta. Los ingresos de las prácticas criminosas ilegales superan con mucho los de las 50 empresas más lucrativas del mundo.

Es asunto que trasciende fronteras nacionales e ideologías políticas. Yo quizá perdía el tiempo con la dicotomía capitalismo salvaje y socialismo trucho; ahora encuentro que la mitad de la población mundial está metida en actividades relacionadas con el mercado negro. Italia, Rusia, Japón y China tienen mafias que recaudan más dinero que las 500 corporaciones líderes de la revista Forbes.  

En EEUU, uno de cada dos dólares es para comprar droga, dicen. Aparte de la primera economía del mundo, el inmenso país es centro del crimen farmacéutico, ‘pildorómano’, le llamo. Comprar píldoras de acceso restringido es más fácil que conseguir yerba, relata un granjero en Vermont, estado infestado de drogas: metanfetaminas, cocaína, heroína, marihuana; estando en el puesto 49 en población, es el número uno en abuso de drogas. En toda la nación, desde el año 2000 la demanda de drogas ha aumentado 800 por ciento. Hoy en día, las pandillas urbanas son sus nuevos intermediarios. 

¿Será que el número de policías es la variable gravitante? Dudoso. La ciudad de Nueva York tiene 34.000 oficiales y el condado de Franklin, Vermont, solo 97 y en ambos pululan los narcotraficantes. ¿Será que la solución está en meter a los infractores a la cárcel? Pues bien, aparte de centenares de recintos del gobierno, la cárcel privada es una de las inversiones de mayor crecimiento. Hay condados donde optaron por prisiones en vez de universidades, y no se equivocaron, dicen. En Colorado ¿quién sospecharía que la ciudad de Canyon alberga siete prisiones, y que 20 por ciento de sus habitantes son reclusos? Por preso a 60 céntimos de dólar/día, son base económica produciendo placas de autos, cascos y chalecos anti-balas.    

Resaltan los negocios de productos falsos, el tráfico de mujeres y niños, y el imperio de las drogas. Tal vez somos beneficiarios, no productores, de cosas falsas. Todo es trucho, hasta la belleza; todo es mentiroso, hasta los políticos. En Bolivia, destaca el matuteo de frutas y hortalizas chilenas y peruanas, para no hablar del contrabando de automotores y ropa usados; hoy preocupa a industriales la inundación de productos argentinos y brasileños. Del comercio de mujeres y niños, habría que preguntarse cuántos desaparecidos tienen que ver con la prostitución y cuántos con la venta de órganos. Nuestro país es un actorcillo de reparto en la tragedia de las drogas: tercero en producción de coca, aunque los inhaladores gringos, ignorantes de la hoja chapareña de trópico bajo, la ensalcen como “coca (cocaína) de altura”, como nuestros vinos.

Sostengo que la corrupción es la madre del cordero. Acierta Montaner indicando que Latinoamérica por fin toma cuenta de que en las naciones exitosas, algunos gobiernos son liberales que renunciaron al absolutismo de tiempos oscuros, otros son socialdemócratas despojados de supercherías marxistas. Algo que los medios y los periodistas están develando de a poco. La corrupción es el gran tema político en 2015. Afecta gobiernos reputados de “izquierdistas” en Venezuela, Brasil, Ecuador, Bolivia, Chile, Nicaragua y Argentina; gobiernos de “centro”: México y Perú; gobiernos “derechistas” en Honduras y Guatemala, dice Rogelio Núñez. El buen gobierno y la guerra contra la corrupción van juntos, recuérdenlo. 

Siendo Crimen Inc. la empresa más rica del mundo, ¿eso nos hace compañeros en el crimen?, pregunta Kal Penn, productor y presentador del programa. Azorado, me refugié en Joaquín Sabina, “cada noche me invento, todavía me emborracho, tan joven y tan viejo, like a rolling stone”. No es a los roqueros ingleses a los que se refiere, sino a la humilde piedrecilla que somos y se va redondeando, canto rodado que es, a fuerza de golpes en su decurso por el tumultuoso río de la vida.