Siguenos en:
Sábado
 24 de Agosto de 2019
El dia te recomienda
Bisturí
El MAS y las redes sociales
Lunes,  29 de Octubre, 2012

Alguien dijo que en las llamadas redes sociales (ojo: no solo feisbuk) se insulta al presidente de la nación multi pluri y de los cocaleros, y que se toma nota de quiénes lo hacen. Por eso, probablemente estuvieron buscando la forma de “sentar la mano” a quienes insultan. Entendí que se “sentaría la mano” a quienes insulten a su excelencia y a su séquito; pero no a los opositores ni a los “escribidores” a quienes les dicen de todo.

Ni a quienes insultaron a actuales o pasados dignatarios de estado de otros países (como a Alan García, solo para dar un ejemplo) o a quienes insultan a otros países en general (¿no son las relaciones con Estados Unidos una caca?). ¡Pobres los mortales que reciben una afrenta de los poderosos! Esos, simplemente merecen los insultos que reciben (¿o deberían sentirse orgullosos de que el monarca y su séquito los insulte?).

Una “Ley antirredes sociales”, eso se gestaba. Hasta que se dieron cuenta que tal emprendimiento no era posible. Porque hay, por ejemplo, feisbuckeros que envían sus insultos desde Nueva Zelanda, Australia, Asia, Europa... que probablemente seguirán insultando y agrediendo verbalmente e impunemente... (no importa a quién)¿o los harían extraditar? A propósito, desde que se tocó el tema, los insultos y agresiones verbales aumentaron en las mismas redes sociales, donde las burlas y sarcasmos tomaron un lugar preponderante. En todo caso, la verdad es que no se puede censurar ni legislar las llamadas redes sociales sin vulnerar el derecho humano a la intimidad y privacidad de las personas.

Y fuera de todo esto, el impacto político, no solo nacional, sino –y fundamentalmente- internacional, hubiese mostrado una figura antidemocrática del gobierno muy difícil de disimular.  La cadena internacional CNN el día jueves 25 de octubre hizo una encuesta preguntando si sus televidentes estaban de acuerdo con tal determinación (la de censurar o castigar a los “insultadores”). El resultado es lo de menos (adivine quiénes ganaron). El hecho es lo que importa. Obviamente las sonrisas no se podían disimular (hay quienes dicen que leyeron un millón de libros y no se dieron cuenta del impacto de semejante desatino).

Pero bueno. El extremo era prohibir o cerrar por medios técnicos las redes sociales que llegan al país, pero el impacto sería peor, en un gobierno que todavía dice que es democrático. A no ser que finalmente ya no importe la opinión de nadie. ¿Por qué los multi pluris son tan sensibles a hechos que se dan en cualquier democracia todos los días? ¿Complejos? Ojo: son preguntas nada más. Varias veces dijimos que todos, sean lo que sean, de color amarillo, verde o rojo, altos, flacos, grandes, gordos, indios, latinos, mongoles, pieles rojas, etc., deberían estar orgullosos de lo que son.
Por otra parte, ser ignorante o muy sabido no es un delito. Como no lo es hablar bien o mal. O hablar una lengua u otra ¿Insultar? Claro que está mal. No se debe insultar. Pero también hay términos y adjetivos que pueden no ser insultos pero que parecen si se los emplea o recibe como tales (¿Conoce el dicho? “No hay palabra mal dicha sino mal interpretada”).

El hecho es que el receptor no lo tome como tal. Así, como decimos en Bolivia, “le resbala” a quien lo recibe. Pero de ahí, a “elaborar” una ley para que no lo insulten a uno... ¡caramba! Mejor no digo a qué suena. O finalmente, habrá que preguntarse por qué lo insultan a uno, ¿no? ¿Será de envidia?

¡Ah! Dadas las circunstancias, todo lo dicho es ficción. Cualquier semejanza con la vida real, es pura coincidencia.
 

Acerca del autor:
Franklin-E.-Alcaraz-Del-C.-
Franklin E. Alcaraz Del C.
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día