Siguenos en:
Lunes
 21 de Junio de 2021
Editorial/Opinión
Editorial
Violencia e inseguridad
Sábado,  15 de Octubre, 2011

Santa Cruz de la Sierra es considerada una de las ciudades más inseguras y violentas del país junto a la de La Paz y El Alto. Desde hace más de una década que los índices de criminalidad urbana se han ido reflejando en una curva ascendente y preocupante que no parece tener solución en el plazo inmediato. Por una parte porque la capital cruceña continúa con un crecimiento demográfico que ha superado las expectativas más optimistas, mientras que ese caudal poblacional se enfrenta a una cruda insatisfacción de sus más elementales necesidades, como son la vivienda, el agua, la energía eléctrica, el acceso al empleo seguro, a la salud y la educación, por citar los factores más álgidos.

En ese contexto, de suyo complejo y de alto riesgo para el bienestar colectivo, se hace menester tomar en cuenta los efectos perniciosos de la crónica lucha política partidaria entre la oposición y el oficialismo, que en los últimos años se ha vuelto encarnizada y ha arrojado por la borda las buenas intenciones de las autoridades locales, departamentales y las propias policiales, porque de una u otra manera se han saboteado los objetivos propuestos. Tampoco se puede pasar por alto la imperiosa necesidad de disponer de recursos materiales, infraestructurales, económicos y humanos suficientes para encarar una lucha digna contra el delito no solo en Santa Cruz sino en todo el país.
 
Hoy por hoy los titulares de la prensa escrita dan cuenta a diario de hechos delictivos y criminales que comparativamente solo tienen parangón con las más violentas ciudades del continente americano. De hecho, desde la propia cárcel de Palmasola de Santa Cruz se planifican las más diversas y audaces operaciones delictivas en contra de las instituciones financieras, productivas y comerciales de la ciudad. En las calles la inseguridad ciudadana se manifiesta en la proliferación de delitos menores por parte de “palomillos”, drogadictos, carteristas y rateros que tienen a la gente en vilo. Los atracos a negocios y asaltos, a veces con saldos trágicos, se ha convertido en el pan de cada día.
 
Caminar de noche por los barrios populosos, y en el propio centro de la ciudad, viene a ser un auténtico desafío a la desgracia y a la muerte. Es noticia recurrente el ataque de pandilleros a los establecimientos educativos y a los propios estudiantes y maestros. Los vecinos de algunos barrios están denunciando con cada vez más frecuencia el amedrentamiento persistente por parte de jóvenes que han caído en las garras de las pandillas urbanas, con todos los efectos negativos que ello implica. Ante esta angustiosa situación conviene aunar esfuerzos contra la delincuencia y violencia desde el enfoque de “tolerancia cero”. Esto es, partir de una estrategia conjunta con recursos y decisión.
 
Para ello, la Policía nacional debería poblar de manera permanente las calles de la ciudad con efectivos dotados de equipamiento y apoyo logístico. Este acto de presencia policial, disuasoria por efecto propio, dirigido a la lucha intransigente y sin cuartel contra los delitos menores como el pintado de graffitis, vagabundeo, raterismo y otros, tiene por fuerza que ir aumentando de intensidad hacia los delitos mayores para dar frutos. Además, incrementar las tareas preventivas contra el delito a todo nivel, con apoyo organizado y militante de la ciudadanía, se supone responsabilidad ineludible que los gobiernos nacional y departamental deben asumir antes que sea demasiado tarde, porque de ellos depende la estrategia conjunta y, también, los recursos que se necesitan.
 


Los gobiernos nacional y departamental deben asumir su responsabilidad antes que sea demasiado tarde, porque de ellos depende la estrategia conjunta y los recursos que se necesitan.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día