Siguenos en:
Sábado
 28 de Noviembre de 2020
Editorial/Opinión
¡Execrable impunidad! 
Tribuna
Sábado,  3 de Julio, 2010

Rodolfo Andrés Landívar Monje •  Abogado - ¡Es la Era de la violencia contra la violencia!. La criminalidad ha rebasado toda tolerancia. Empero, la ola delincuencial no es novedad en una sociedad como la nuestra, máxime, cuando vemos al señor Estado, convertirse en cómplice de comisión por omisión de variados y múltiples delitos que van desde la permisión de actos corruptos de meros militantes partidarios, pasando por funcionarios públicos medios, hasta altos dignatarios de Estado, que por el solo hecho de ser “correligionarios” se los perdona y se les permite campearse impunes; inclusive, son premiados con cargos folklóricos y rimbombantes como los de ‘comisarios de las fronteras’, otorgándoles ‘carta blanca’ para innumerables fechorías futuras.
Es el caso, del “ministro de los 33 camiones”; el ‘chacal de Porvenir’, el ‘comisario’ de Pando; ¡Sí!, Es el caso de Quintana Taborga, oscuro personaje de un no menos oscuro régimen que agobia y amedrenta al país con métodos inquisitivos para con la ‘oposición’, y permisible hasta el cinismo con los delincuentes que se camuflan como ‘sectores sociales’.
Al siniestro personaje, el cargo le ha caído como anillo al dedo; la dirección en la ADEMAF, que no es otra cosa que una ‘Gestapo’ a la boliviana, cuyo organigrama cuasi similar al de la Policía Secreta del Estado Fascista Plurinacional, que desempeñará una labor diabólica de infundir miedo, pánico en opositores al régimen. La designación de ‘delegados’ regionales a lo largo y ancho de la Zona Oriental y Amazónica, es parte del inmenso engranaje de la maquinaria represora que dirige el amanerado Vicepresidente del Estado Plurinacional que al mejor estilo del dominico español inquisidor Tomás Torquemada  (que en 1842, redactara severas Instrucciones de los Inquisidores desempeñando funciones y actividades con fanatismo inexorables),
La impunidad es una norma de derecho consuetudinario de inobjetable vigencia absoluta; la maquinaria gubernamental ha desplegado sus tentáculos (Asamblea Plurinacional: Senado, Diputados, Poder Judicial y Electoral), la prueba está en que por un lado, la maratónica aprobación de ‘leyes fundamentales’ absolutistas y totalitaria, y por la otra, la del amedrentamiento y chantaje velado y cuasi directo a autoridades opositoras (caso particular de Santa Cruz).
Leyes al margen del marco real y legal, legisladas por sombies humanos; ebrios de odio, alcohol y coca; incapaces de razonar, que no pueden denominarse ciudadanos. Tumulto de lumpe, cuyos preceptos, son imposiciones directas que van desde ‘leyes’ del Órgano Judicial; reformas a los códigos penales y procedimentales, leyes electorales con un solo director Ejecutivo, a capricho e interés coyuntural, impondrá a sus miembros en las 9 Cortes Departamentales,  amen, de engullirse a la Nacional.
Defenestración de Alcaldes y ‘Gobernadores’, bajo presuntas acusaciones formales, puestos a disposición de fiscales y jueces funcionales al gobierno y por ende, pésimos y corruptos operadores de justicia, que requerirán por apertura de proceso y enjuiciamiento con una celeridad supra procesal.
Permisibilidad de la ola delincuencial, narcotráfico, la ley del “Linch” puesta en vigencia sólo para los buitres con ascendencia andinocentrista; declaratorias de “territorios” libres en el Altiplano y en aquellos lugares donde las hienas jueguen a cómplices de la bestia que gobierna.
El maridaje incestuoso de la corrupción con la impunidad, es la aberrante connivencia de lo racional con lo irracional; destrucción de la interdependencia de los Órganos de Poder, mal engendrado por una diabólica mente extraviada por el odio ancestral, que ha malparido raros especímenes que por un sarcasmo de la naturaleza, los vemos como humanos.
Existe una Constitución que literalmente es una compilación de principios inaplicables en la práctica gubernamental; es una suerte de manual para la lectura, deleita y hasta provoca esperanza; empero, aplicar sus normas, implica un desatino aparejado al riesgo de ser procesado inquisitorialmente bajo la pérfida imputación de ser ‘sedicioso’, ‘separatista’, ‘terrorista’, y hasta ‘homofóbico’.
¿Hasta cuándo? ¿Cuánto durará la impunidad? ¿Habrá sido superada la racionalidad y el instinto de conservación? ¿Habremos tornado al tiempo de las cavernas o allá de ella? ¿Hasta dónde la permisibilidad de la gente de bien?
¡No temáis lo que matan la carne; Temed a los que matan al espíritu!    
* ralandivar_Abogado
@hotmail.com

autor : Rodolfo-Andrés-Landívar-Monje-•--Abogado
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día