Siguenos en:
Domingo
 25 de Julio de 2021
Editorial/Opinión
Editorial
¿Con qué soñamos?
Domingo,  7  de Febrero, 2021
¿Con-que-sonamos?

Evo Morales nos hizo soñar con convertir a Bolivia en una segunda Suiza; nos decía que habíamos ingresado al primer mundo, que ya no dependemos de nadie y que nos podíamos dar el lujo de rechazar donaciones, darles una patada en el trasero a los gringos y vender gas hasta en África. ¿se acuerdan?

Su problema es que se gastó todo, soñó más de la cuenta, se creyó lo que le decía García Linera de que era como el sol y la luna, como un dios que debía quedarse para siempre. Afortunadamente la gente soñaba pero no estaba tan dormida y le hizo saber que se había pasado de la raya.

Jeanine Añez también nos hizo soñar. Nos convenció de que se había recuperado la democracia, que los fraudulentos nunca volverían y que se había acabado la persecución. Todo sucedió muy rápido, fue como una breve siesta nada más, muy liviana, pues la gente pudo darse cuenta que la encomienda les quedó muy grande a los que actuaron como niños cuando toca el timbre de recreo, no sabían para dónde ir y todo terminó como cuando alguien se cae de la cama y se da un porrazo.

Luis Arce empezó muy mal. Nos contó que estábamos por vivir una pesadilla como la de la UDP y desde entonces no ha dejado de insistir en relatarnos cuentos de terror que nos hablan de una bruja que vino y destruyó el paraíso que él había construido con sus propias manos y su genialidad. El único que intentó hacernos soñar fue el vicepresidente David Choquehuanca, con esas fábulas que él acostumbra contar y que pretenden convencernos de que Bolivia puede convertirse en un cuento de hadas, donde todos viven felices, comiendo perdices, alucinando con la papalisa, el sexo de las piedras y advenimiento de la tierra prometida. Cuánto no quisiéramos que sea así, pero termina el relato de la leyenda y los policías, fiscales, jueces y demás esbirros del gobierno vuelven a lo suyo.

Arce ni siquiera hace el esfuerzo porque soñemos un poco. Nos dice que nos aguantemos la pandemia y dice que respiremos tranquilos con apenas 20 mil vacunas, que no alcanzan ni para el medio por ciento de la población. Si continuara con ese ritmo terminaremos de vacunar dentro de 58 años, aunque, por suerte, hay quienes no dejaron que todo quede en sueño y se ocuparon de conseguir esas vacunas regaladas que tardarán en llegar más de lo dice el gobierno, que insiste en que creamos en sus fantasías.

Podemos reprochar muchas cosas al cocalero, pero no hay duda que nos hacía soñar y la presidenta transitoria no se quedó atrás, pese a que le tocó el peor año del que tengamos memoria. Arce no se esfuerza, no le sale, no inspira y ojalá lo hiciera porque es un tipo realista, pragmático o sincero, algo que en verdad necesitamos los bolivianos, alguien que nos haga despertar de esta pesadilla populista que nos impide pensar en un país que verdaderamente sea aguantable.

Arce no se esfuerza, no le sale, no inspira y ojalá lo hiciera porque es un tipo realista, pragmático o sincero, algo que en verdad necesitamos los bolivianos, alguien que nos haga despertar de esta pesadilla populista que nos impide pensar en un país que verdaderamente sea aguantable.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día