Siguenos en:
Lunes
 8 de Marzo de 2021
Editorial/Opinión
Editorial
La mano que mueve la silla
Jueves,  17  de Diciembre, 2020
La-mano-que-mueve-la-silla

Cuando el vicepresidente, David Choquehuanca, habla de políticos corruptos que quieren conservar a toda costa el poder y días después le lanzan una silla a la cabeza de Evo Morales, no se puede pensar en otra cosa más que en una pelea que va mucho más allá de una disputa interna dentro del MAS originada en el nombramiento de los candidatos para las próximas elecciones subnacionales.

¿Qué está buscando el cocalero con su excesivo protagonismo, con su angurria por conservar el timón y con su intención de restarle brillo a la gestión de Luis Arce? ¿Qué hay detrás de la obsesión por imponer la tesis de golpe de estado, borrar todo vestigio de fraude y colocar a Morales y a García Linera como víctimas de un complot para sacarlos del poder?

Cuando haya culminado el mandato de Luis Arce, en 2025, cuando Choquehuanca haya terminado de configurar una nueva estructura partidaria y cuando la figura del ex presidente se haya desdibujado por completo, sus posibilidades de recuperar el poder por la vía de las urnas serán prácticamente nulas.

Las ideas locas no serían nada nuevo en el entorno de Evo Morales. Ellos se inventaron un referéndum para reformar la Constitución y hacer posible la cuarta postulación. Ante la negativa ciudadana, recurrieron a la ridícula propuesta de los derechos humanos, que tuvo aprobación de los máximos tribunales y finalmente, armaron un fraude monumental que estaban dispuestos a defender con estrategias desquiciadas como el cerco a las ciudades, actos terroristas y una fuerza represiva que los militares y policías se rehusaron a aplicar.

El triunfo obtenido el pasado 18 de octubre puede haberle dado el impulso a Evo Morales para continuar con sus aventuras. El no respeta las leyes, él le mete nomás, confiado en que lo político es primero y lo único importante. Tiene el respaldo de sus amigos del Foro de Sao Paulo, que seguramente no confían en que Arce y Choquehuanca sean capaces de mantener el proyecto político internacional digitado desde Cuba y Venezuela.

Choquehuanca o quien quiera que esté apuntando las sillas a la cabeza de Morales sabe que la única manera de ganarle al “jefazo” es en la “cancha”, en los ampliados y asambleas, sin importar a quién nombran de candidato, así sea un seguro perdedor, como ha pasado en varias jurisdicciones. El método es la fuerza y las armas son las sillas o cualquier otra que le haga entender al ex presidente que su tiempo de mandamás ya pasó. El otro día en Betanzos, Potosí, la situación de puso muy fea, apalearon a uno de los precandidatos a gobernador y el cocalero tuvo que esconderse durante varias horas en el último piso de la alcaldía local.

Lo más importante de todo es que ninguno de los bandos internos del MAS cree que esta disputa, por más grotesca e indisimulada que parezca, pueda afectar a la unidad del partido y menos aún, incidir en la votación que ellos calculan obtener en las elecciones de marzo. La oposición se limita a festejar los “sillazos”, como hicieron con las “pititas” del año pasado, mientras se incrementa la fragmentación y la dispersión del voto.

Lo más importante de todo es que ninguno de los bandos internos del MAS cree que esta disputa, por más grotesca e indisimulada que parezca, pueda afectar a la unidad del partido y menos aún, incidir en la votación que ellos calculan obtener en las elecciones de marzo. La oposición se limita a festejar los “sillazos”, como hicieron con las “pititas” del año pasado, mientras se incrementa la fragmentación y la dispersión del voto.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día