Siguenos en:
Miércoles
 21 de Octubre de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
Doble aguinaldo y la historia que se repite
Miércoles,  28  de Noviembre, 2018
Doble-aguinaldo-y-la-historia-que-se-repite

Si el Gobierno estuviese seguro de los datos que divulgó para justificar el doble aguinaldo, no se estuviera desgastando en reuniones interminables con los empresarios, con quienes regatea la modalidad del pago. 

Se ha llegado al extremo del cinismo de confirmar el beneficio para calmar a las organizaciones sindicales, pero “hay que esperar -dijo el vicepresidente García Linera- que los dueños de las empresas reúnan el dinero en tres o cuatro meses para pagarles a sus trabajadores”. 

Se suponía que el INE tenía los datos exactos de la realidad de la economía, de la situación de las unidades productivas y que no habría ninguna dificultad para afrontar este compromiso, que fue suspendido por dos años debido a la desaceleración. Resulta obvio que todo fue un invento, que se fraguaron las cifras y lo peor de todo es que la dilación y las ambigüedades no hacen más que confirmar que hasta el propio gobierno se ha puesto nervioso con los indicadores de la crisis y con las consecuencias que puede acarrear una medida tan descabellada como el doble aguinaldo, que a estas alturas ha perdido por completo el impacto electoralista que se pretendía.

Hace mal el régimen en aferrarse al apoyo que le da la COB al reeleccionismo y a las arengas agresivas que expresa para demandar el denominado “esfuerzo por Bolivia”. Se ha visto  a lo largo de su existencia, que la organización obrera no tiene un mínimo de racionalidad. Ellos han sido cómplices de la destrucción de la industria minera, han sido coautores del impresionante derroche que se ha perpetrado durante el “proceso de cambio” en empresas estatales que solo aportan pérdidas al erario público y se han comportado complacientes frente a la nacionalización que está conduciendo a la quiebra a la industria petrolera y que ha sumido en la improductividad a inmensos complejos mineros en manos de la Comibol, donde se multiplican los supernumerarios y los sueldos estrafalarios a los dirigentes sindicales.

A la COB no le importará que el Gobierno corra el mismo destino que tuvo la tristemente célebre UDP, tampoco le hace mella que el país se suma en la hiperinflación como ocurrió a principio de los años 80, y lo peor de todo es que ni siquiera persiguen el interés de los trabajadores, pues a este paso podría ocurrir lo mismo que pasó en 1985, cuando se tuvo que cerrar las mineras y dejar en la calle a decenas de miles de obreros que se volvieron cuentapropistas, informales, cocaleros y contrabandistas. Los únicos beneficiados de todo esto fueron los dirigentes que cobraron jugosas sumas de compensación a cambio del silencio frente a los rígidos ajustes que se tuvieron que aplicar.

Paradójicamente, esos mismos profesionales de la política se volvieron los acérrimos críticos del neoliberalismo, del decreto 21060 y hoy son los mejores laderos de la destrucción de la economía que indefectiblemente nos está llevando a repetir tristes historias.

A la COB no le importará que el Gobierno corra el mismo destino que tuvo la tristemente célebre UDP, tampoco le hace mella que el país se suma en la hiperinflación como ocurrió a principio de los años 80, y lo peor de todo es que ni siquiera persiguen el interés de los trabajadores.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día