Siguenos en:
Miércoles
 20 de Enero de 2021
Editorial/Opinión
Tribuna
Nuevo año, mismo aire
Viernes,  28  de Diciembre, 2012

Me doy por vencida. Por más esfuerzos que se realicen para envolverse del "espíritu navideño" y dejar que sean los pensamientos positivos los que primen,  la contundencia de los acontecimientos son los que lastimosamente se empeñan en enrostrarnos con la realidad.

El festejo del solsticio de verano en una demostración más que patente, que la administración de gobierno se ha institucionalizado en una suerte de plurinacional feria ambulante, donde todos los pretextos son útiles para distraer la atención sobre los graves hechos que se suceden cotidianamente. Insultante el derroche de más de un millón de dólares, usado para tapar el sol con un dedo y como escenario para repetir el estribillo agotado de la muerte del capitalismo y otras sandeces por el estilo. El mocochinche, aparentemente cargado de algo más que viejos duraznos a juzgar por las actitudes demostradas en gran transmisión de la televisión gubernamental, llega a extremos inadmisibles. En las carreteras, en una fatal coincidencia, decenas de víctimas de dos accidentes yacían en el asfalto a la espera de auxilio. Cabe preguntarse que de haberse dado socorro inmediato,
cuántas vidas de las dieciséis perdidas se habrían podido salvar. Los famosos helicópteros que hipócritamente se justificaron como adquisiciones necesarias para auxilio y emergencias del pueblo, ante la vista y paciencia de todos, estaban encargados en esas mismas horas,  de hacer un puente aéreo para transportar a viceministras y otras damiselas desde Tiquina hasta la Isla del Sol. Y no hay cómo negarse. Las filmaciones transmitidas así lo acreditan.

Acto seguido, Evo Morales Ayma, a un costo -dicen los que saben- de 900 dólares la hora de vuelo solo en combustibles, parte en uno de sus lujos más ofensivos, a visitar en su lecho de agonía a su mentor y amado caudillo oculto, para resultar que su estado lo hace invisible para todos excepto sus silenciados médicos. Y todo esto, sin el menor asomo de rubor y sin intentar siquiera una disculpa a los bolivianos que con sus impuestos y su trabajo son los financiadores de ésta y todas las extravagancias millonarias a las que se ha acostumbrado. El doble discurso ya es inaceptable. Sus huestes felices, solo saben disfrutar de su momento esperando frenéticamente que la fiesta continúe por un tiempo más.

El escándalo de los calificados "funcionarios de quinta", nos enfrentan a muchas otras inquietantes preguntas. La tan supuesta implacable lucha contra la corrupción, resulta ser solo un verso más. La última interpelación a los ministros demuestra con claridad que eso sería todo, hasta acá llegamos. A los mal pensados como yo, se nos antoja indudable el encubrimiento y la complicidad. Es muy probable que nuevos funcionarios de quinta, hayan tomado la posta de los anteriores y los estén amedrentado con que es conveniente mantener en confidencialidad, quiénes de los de primera y de segunda, impartían las órdenes o se hacían -convenientemente- los de la vista gorda.

La decisión de no avanzar más arriba en las investigaciones como dice su propia Rebeca Delgado, es una clara demostración que no pueden desnudar que nada más lejos que SE sea un ser infalible.  Las demostraciones del superlativo crecimiento del ego presidencial, le hace imposible admitir que puede estar equivocado. Aparentemente, es más importante mantener su  propia imagen en el nivel que cree que está, antes de enfrentar con valentía,  la realidad de lo que sucede en su entorno. Si se considera merecedor de la construcción de todo un complejo para la exhibición de su altísima personalidad en Orinoca, es porque necesita mucho de la pleitesía que lo ayude a mantener los niveles inauditos de mitomanía en la que todo esto se ha convertido.

Las barcazas perdidas en la China o la estafa de Papelbol, por ejemplo, son solo un par de hechos que sin la ayuda de la prensa permanecerían en secuaz silencio con millonarias cifras perdidas. Es inaceptable en un país que carece de elementales medios de asistencia a su vulnerable población. La corrupción no solo se trata de robos, extorsión o uso de influencias en beneficio propio. También es corrupción, poner en manos de ineptos y sinvergüenzas, ingentes sumas de dinero para su discrecional manejo y, de lo que sí se trata, es de encubrir las truculencias de su bochornosa omisión.

Se están invirtiendo cuatro y medio millones de dólares en cámaras de vigilancia para contrarrestar la inseguridad ciudadana. Sería bueno un milloncito más para ampliar esa vigilancia en ciertos despachos, que por su inconmensurable poder,  son el caldo de cultivo de esa otra clase de inseguridad que está  empapando y gangrenando todo: la inseguridad jurídica y la creciente indefensión de todos aquellos que no gozan de la protección oficial.

Qué ganas de tener algo de ilusión y de fe en que el nuevo año le traerá a nuestro país un poco de justicia, verdad y transparencia. Pero vamos a entrar en el octavo año de esta administración y  por los síntomas, no solo tendremos más de lo mismo en un año inconstitucionalmente electoral, sino que en el afán de continuar con la impostura, me temo que continuarán pagando justos por pecadores.

Acerca del autor:
Karen-Arauz-
Karen Arauz
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día