Siguenos en:
Jueves
 14 de Noviembre de 2019
Santa Cruz
Editorial
El asunto gremial
Lunes,  14  de Diciembre, 2015

La ejecución anunciada de un censo de gremiales en la capital cruceña viene a ser una buena noticia, especialmente si se han fijado plazos perentorios, lo que significa también que el asunto va en serio. Al amparo de la Reglamentación de la Ley Municipal de Abastecimientos y Servicios, el municipio cruceño ha comenzado el registro de comerciantes afiliados y sin afiliación. Este censo busca, además de poner orden donde hace mucha falta, crear el necesario y correspondiente seguro de salud y la definición de un impuesto al sector, cuyo monto está por determinarse. De esta manera, se están dando los pasos ineludibles para que Santa Cruz dé un salto a la modernidad.

Los comerciantes minoristas o gremiales juegan un importante rol en la dinámica de la economía de las ciudades, además de constituir una fuerza laboral de apreciables efectos en el desarrollo de las urbes. Para que el sector gremial cumpla a cabalidad su función, se hace preciso esté sometido a las normas y leyes locales y nacionales. Esto implica el respeto irrestricto al marco jurídico legal municipal y al principio de autoridad. En otras palabras, el sector gremial que trabaja en las ciudades está obligado a ofrecer productos de interés local, en condiciones de calidad que satisfagan a los usuarios y consumidores y en lugares, tiempo y horario que las autoridades ediles dispongan para tales efectos.
 
Se considera que entre los requisitos básicos para integrarse al sector gremial deben contarse el registro y licencia municipal que certifiquen no solo su función económica sino también su personería jurídica individual, a efectos de control y pago de impuestos, como cualquier agente económico. Asimismo, la necesidad de clasificación de los gremiales por rubro de actividad resulta una obligación de las autoridades ediles para poder planificar la construcción de las correspondientes infraestructuras en los lugares que hagan falta. Tales infraestructuras deben estar dotadas de los servicios básicos necesarios para que comerciantes y consumidores gocen de un mínimo de comodidad.
 
La definición de un tributo impositivo edil para el sector permitiría que los gremiales se integren definitivamente como entes legales y económicos al desarrollo de la capital cruceña a través del Sistema Único Gremial y se conviertan en ciudadanos con todos los derechos y deberes en sus diferentes roles. Por otra parte, se ha previsto el acceso de los miembros del sector gremial a un seguro de salud gratuito en los hospitales de primer y segundo nivel, de suyo un derecho que se ha dejado pasar por lo alto durante mucho tiempo. Todo indica que se marcha en el sentido correcto, de acuerdo a un consenso entre gremiales y autoridades y avalado de manera unánime por el Concejo Municipal.
 
Es de esperar que el censo gremial, bajo estas circunstancias, se realice a plenitud y permita planificar, por ejemplo, un mercado para cada cien mil habitantes, según reza el articulado de la Ley Municipal de Política Integral de Abastecimiento y Servicios. El registro de comerciantes afiliados a un gremio y de los que no cuentan con ninguna afiliación permitiría, en un paso posterior, ordenar los centros populares de expendio de alimentos y productos, y evitaría de manera permanente la ocupación de los espacios públicos que hoy son territorio de nadie y un dolor de cabeza para el Municipio. Corresponde, pues, resaltar una medida dirigida a lograr una ciudad limpia y amigable.

El censo de gremiales permitiría, en adelante, ordenar los principales mercados populares y evitaría, de manera permanente, la ocupación de los espacios públicos que hoy son territorio de nadie y un dolor de cabeza para el Municipio.