Siguenos en:
Martes
 18 de Septiembre de 2018
Santa Cruz
Mirando de abajo
El acullico del Papa
Martes,  30 de Junio, 2015

Pésima noticia, si es que fuera cierta. El señor Bergoglio debiera quedarse callado al respecto, porque aunque a él le gusta jugar a ser el adalid de los pobres, masticar coca en su llegada a Bolivia demostraría lo contrario. El juego se lo haría a jerarcas, a oscuras fuerzas bastante visibles en la tierra de la coca. Por supuesto, aparte de un sopor en las encías no sentirá nada. Tendría que declarar que la hoja no es droga, y quizá acceder a declararla sagrada. Morales, que despotrica contra reyes pero se agacha con gran servilismo ante ellos, habrá obtenido otra victoria gracias al líder espiritual de los cristianos, una que el país no necesita cuando cocaleros y oportunistas quieren lanzarse como bestias contra parques protegidos y tierras indias, por el progreso según...

Habría que proponer al Vaticano que ya que el pontífice habría pedido acullicar que piense bien lo que hace, porque el objetivo expreso de la expansión de la coca es el narcotráfico, algo que no puede ser desmentido con una tonta movida política. Supongo que los servicios secretos del papado, ilustrados con siglos de práctica, habrá informado a Francisco que “el presidente indígena” no existe, que el individuo en el trono no representa a los desposeídos sino a una burocracia corrupta de “deregentes” y cosas mucho peores. Que juega a originario cuando es un cúmulo de ambiciones que emulan más a los financistas de la Bolsa que al campesino todavía olvidado de Bolivia, aquel cuya pobreza le impide participar en la repartija del crimen o que debe someterse como pongo en la reedición de esta monarquía asiática o africana que nos toca vivir.

Debiera pedir, ya que supuestamente lo ha hecho, masticar coca chapareña. Tal vez amargándose la boca piense que las delicias sagradas de esta cosa no deben ser tales si su sabor es insufrible. Digresiones que no impedirán que los poderosos hagan lo que les dé la gana y obtengan beneficio, que a por ello van.

Recuerdo una magnífica película uruguaya, “El baño del Papa” (César Charlone & Enrique Fernández, 2007). Melo, ciudad fronteriza con Brasil, se prepara para recibir la visita de Juan Pablo II. Se dice que asomarán cincuenta mil visitantes, multitud. Un bagayero, contrabandista local, tiene la idea de construir un baño público para la ocasión y cobrar por su uso; con tal objeto se mete en gastos y problemas que son el argumento del filme. Al final nada resulta: el papa cruza Melo y la multitud se desvanece. Los vecinos se quedan con empanadas, choripanes, papel higiénico, barridos por el polvo. Nuestro personaje, con una desazón que lo hace dudar de su espíritu cristiano. La visita papa polaco queda como mala anécdota, una tromba que en lugar de producir ha deshecho.

No arguyo que suceda lo mismo ahora en Bolivia. Otras las características. Lo que será igual es que al ciudadano de a pie, el que vive de esperanzas y carece de poder, le daría lo mismo que el argentino pase o no pase por allí. Quienes lucran con eventos semejantes viven arriba y los besos que el prelado mande solo se guardarán como anécdotas.

Nada mejor para “el presidente Evo”, como lo llama embelesado el segundo del escalafón, que tamaña presencia en su terreno. Su quid está en mostrarse en cualquier lugar que lo promocione. Si la FIFA cae en conflicto, ahí está con su sapiencia futbolera, su habilidad con la rodilla en condiciones de ventaja. Habrá que admitir que tienen razón los nuevos sociólogos cuando comparan todo con el fútbol. Esta visita de Bergoglio suena a goleada. Pero detrás, ya que estamos en el oficio, Bolivia arrastra un bolsón con diez goles que les metieron sus peores enemigos en la última Copa América. Lo que se ve es, no es, o tal vez sea, o no. Al vozarrón de las tribunas se lo lleva el viento. En Melo, los choripanes terminaron en las fauces de perros vagabundos. Veremos entonces.

Acerca del autor:
Claudio-Ferrufino-
Claudio Ferrufino
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día